A un año de su asunción: el presidente Biden de EEUU, en la encrucijada

El 20 de enero, el presidente Joe Biden cumplió un año desde que ingresó a la Casa Blanca.

Joe Biden Foto: Laura Buchta vía Ejército de EE. UU.

Por Eldad Shavit

En una conferencia de prensa especial ofrecida en esa fecha para señalar el cierre del año, el presidente de EE. UU. se otorgó a sí mismo y a su administración una alta calificación, destacando las medidas que tomó en asuntos internos y en respuesta a la crisis de COVID-19.

Biden no ignoró los muchos desafíos y dificultades, pero trató de dar una impresión de acción y confianza sobre la capacidad de la administración para abordar los problemas con una agenda sólida.

La administración de EE. UU. es consciente de las críticas muy publicitadas a su conducta, que también se reflejan en las encuestas con un apoyo relativamente bajo para el desempeño del presidente.

La amplia posición que ocuparon los asuntos internos en los comentarios de Biden durante la conferencia de prensa ilustra el entendimiento de la administración de que tendrá que dedicar la mayor parte de su atención a avanzar en sus políticas sobre asuntos internos, particularmente dadas las elecciones legislativas intermedias que se llevarán a cabo en noviembre de 2022.

El presidente Biden también es consciente de que su conducta en el próximo año y su capacidad para demostrar sus habilidades políticas, diplomáticas y de gestión definirán en gran medida su presidencia.

La pérdida de la mayoría demócrata en las elecciones de mitad de período en el Congreso podría hacer que su administración se enfrente a un gran desafío en sus esfuerzos por avanzar en metas que ya enfrentan muchas dificultades.

Sumándose a los muchos problemas que tendrá que enfrentar la administración en el ámbito interno -aumento de la inflación, propagación de la variante ómicron, polarización política y más-, el año 2022 arranca con una gravísima crisis en el ámbito internacional.

En la conferencia de prensa, el presidente Biden reiteró las evaluaciones estadounidenses de los últimos días de que el presidente ruso Putin está buscando una movida militar en Ucrania: «Supongo que entrará; tiene que hacer algo», enfatizó Biden.

La administración, junto con los europeos, ha prometido «graves consecuencias», en un esfuerzo por disuadir a Putin.

El liderazgo de Biden también será examinado a la luz del manejo de la crisis con Rusia, particularmente dado que muchos comentaristas sostienen que la reciente conducta agresiva de Rusia, China e Irán se deriva de su creencia de que el presidente estadounidense es débil y su administración carece de motivación para desviar recursos militares para hacer frente a los desafíos internacionales.

El Medio Oriente e Israel no fueron mencionados en absoluto durante la conferencia de prensa, excepto por una breve referencia a las negociaciones con Irán sobre el regreso al acuerdo nuclear.

En este contexto, Biden, con un estilo optimista, subrayó que «no es momento de rendirse» y «se están logrando algunos avances», pero «habrá que esperar y ver».

Sus comentarios se producen en medio de mensajes de la administración de que Estados Unidos está muy cerca de la encrucijada en la que tendrá que examinar el progreso en las conversaciones frente al avance del programa nuclear de Irán y decidir si es posible volver al acuerdo de 2015.

Fuente: INSS The Institute for National Security Studies

Compartir

#, #, #

Subscribirse
Notificarme de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Telegram Aurora

Más sobre Medio Oriente