Una solución pragmática al conflicto entre israelíes y palestinos

11
1973
Micah Goodman. Foto: Wikipedia

Sugerida por el nuevo libro del pensador Micah Goodman
Peter Berkowitz
El gobierno del presidente Trump está redactando un documento que describe los principios para guiar las negociaciones entre israelíes y palestinos. El objetivo loable es poner fin a su prolongado conflicto.
Trump ha llamado a esto el “acuerdo final”. Después de haber prometido ser un presidente disruptivo que dejaría de lado los enfoques gastados de Washington y políticas falladas, parece haber puesto sus miras en la gran ballena blanca del establishment de la política exterior de Estados Unidos y de la comunidad internacional.
Pero en cambio, Trump debería romper realmente con sus predecesores al abandonar la ambición de lograr una paz final y global. Pero no debe abandonar a los israelíes y los palestinos. Si, en contraste con los presidentes Bill Clinton, George W. Bush y Barack Obama, buscase un acuerdo parcial e incompleto, aumentaría considerablemente las perspectivas de hacer avanzar los intereses tanto de los israelíes como de los palestinos, restaurando el prestigio y la influencia estadounidense en la región.
Al recalibrar sus ambiciones, el equipo de Trump se beneficiaría, al igual que los israelíes de todo el espectro político, de un nuevo libro de Micah Goodman. Al escuchar atentamente a ambos lados, ofrece una guía sorprendentemente sucinta y penetrante de las complejidades del debate interno israelí. Goodman, director de la Academia de Ein Prat e investigador del Instituto Shalom Hartman en Jerusalén, expone el debilitamiento que producen las ideologías absolutas en ambas partes y la superioridad moral y política de un enfoque pragmático del conflicto.
Publicado en hebreo el mes pasado, “Catch 67: Las ideas detrás de la controversia que está desgarrando a Israel” lo convirtió en un best seller. Recibió los elogios del ex jefe de Estado Mayor Gabi Ashkenazi y de Rut Gavison, una distinguida profesora de derecho, ambos asociados con el centro-izquierda, así como del retirado general Yaakov Amidror, quien sirvió como consejero de seguridad nacional del primer ministro Biniamín Netanyahu, asociado con el centroderecha. El ex primer ministro Ehud Barak ha hecho una larga crítica del libro, a la que efectivamente Goodman respondió. Esperemos que “Catch (captura) 67” se traduzca rápidamente al inglés.
Goodman explora el abrumador debate público israelí -que raramente se aleja de las urgentes preguntas sobre la supervivencia del estado y los principios a los que se consagra, sobre los territorios de Cisjordania capturados por el país para defenderse del ataque de Jordania hace 50 años en la Guerra de los Seis Días.
El “Catch 67” de Israel, según Goodman, surge de la desconcertante comprensión de que Israel tiene buenas razones para retener Cisjordania y buenas razones para retirarse. “Ha quedado claro”, Goodman escribe, “que la derecha es correcta, pero también ha quedado claro que la izquierda es correcta”.
La izquierda argumenta que Israel no puede seguir siendo un estado judío y democrático mientras gobierna sobre los aproximadamente 2,5 millones de palestinos de Cisjordania. A menos que se retire, Israel destruirá su carácter democrático al negarles la ciudadanía o, al concederles la ciudadanía, subvertirá su carácter judío. La derecha responde que la retirada de la Ribera Occidental dejaría a Israel con fronteras indefendibles. Tanto la izquierda como la derecha son persuasivas, concluye Goodman: “La retirada que salva a Israel de una amenaza existencial produce otra amenaza existencial”.
La izquierda afirma que la conquista de Cisjordania corrompió y continúa corrompiendo la moral israelí. La derecha responde que los territorios no son conquistados sino más bien disputados: los palestinos nunca tuvieron un Estado; Jordania conquistó ilegalmente el territorio en 1948-1949 durante la Guerra de Independencia de Israel; y cuando Israel trató de devolver los territorios inmediatamente después de la Guerra de los Seis Días, Jordania se unió a otros estados árabes líderes para emitir en Jartum los famosos “Tres No”, no a la paz, no al reconocimiento, no a las negociaciones con Israel. Goodman destila la verdad importante en cada postura: los palestinos que viven bajo el gobierno israelí fueron conquistados pero la tierra en la que viven no lo es.
La identidad judía también argumenta poderosamente a favor y en contra de la retirada de los territorios. Por un lado, los profetas bíblicos exigen una ley para todos e igualdad de justicia para las minorías y los extraños. Por otro lado, la retirada de los territorios – tradicionalmente conocida como Judea y Samaria y abarcando el núcleo del Israel bíblico – sacrifica una parte clave de la identidad judía.
Por último, el sionismo da lugar a demandas contradictorias, las cuales son convincentes. El movimiento sionista se inspiró en el principio universal de que cada pueblo tiene derecho a una patria, que para los judíos significa la tierra de Israel y en particular Judea y Samaria. Sin embargo, ¿cómo puede el movimiento de liberación nacional judío, fundado en el principio universal de autodeterminación nacional, justificar la subyugación de millones de palestinos de Cisjordania? La presencia de Israel en los territorios, sostiene Goodman, contradice la visión sionista. Lo mismo sucede con la retirada de ellos.
Las paradojas y las trampas no terminan ahí. Los palestinos, observa Goodman, están atrapados en las garras de un “Catch 67” propio. El acuerdo israelí para el establecimiento de un estado palestino descansa sobre el rechazo de la demanda de los palestinos de Cisjordania de que unos 5 millones de sus hermanos alrededor del mundo tienen el derecho a regresar a Israel y el reconocer a Israel como el estado nación del pueblo judío.
Ambas concesiones violarían la definición de los compromisos palestinos. Las aspiraciones nacionales palestinas están vinculadas no sólo con gobernar en el territorio que Israel capturó desde Jordania en 1967, sino a adquirir el control sobre todo Israel. La ley religiosa musulmana, además, prohíbe la regla de la autoridad de los no musulmanes sobre la tierra, como todos las tierras de antes de 1967, que los musulmanes gobernaron una vez. “Una declaración palestina del fin del conflicto y una cesación de las demandas, por lo tanto, es una traición a los refugiados y una violación de la ley religiosa islámica”, escribe Goodman. “Para hacer la paz, los palestinos tendrían que cometer un pecado religioso y un pecado contra sus aspiraciones nacionales”.
Goodman bosqueja dos opciones pragmáticas. Ambas se derivan del reconocimiento de que actualmente no existe ninguna fórmula para reconciliar plenamente y por fin las reivindicaciones morales, políticas y de seguridad fundamentales de ambas partes y, por lo tanto, se deben formular medidas que reduzcan las tensiones sin negar los compromisos más profundos de cada parte. Su idea central es que Israel debe tomar medidas calibradas para reducir su control sobre los centros de población palestinos en Cisjordania, mientras que para fines de defensa debe mantener el control sobre el valle del río Jordán, así como los principales bloques de asentamientos israelíes.
Aligerar el conflicto entre Israel y los palestinos depende de que los israelíes de izquierda y derecha superen sus inclinaciones mesiánicas. También requiere que los palestinos superen las suyos. Y que los presidentes estadounidenses superen la suya.
Fuente: Peterberkowitz.com

11 Comentarios

  1. No es serio este comentario cuando se parte de la base de que hay 2,5 millones de arabaes en Judea y Samaria.En los debates al respecto en el canal del parlamento la cifra mas o menos estaba en !,5 millones o menos.Igual es un numero imoortante para una region de 7000 km2.

  2. Pero cuando la izquierda Progresista dice que tambien hay 3 millones o mas,se descubre en su intencionalidad e hipocresia.Como?medio millon de personas no es una diferencia importante.Es casi la totalidad de judios que hay en Latinoamerica.Para mi fin de la discucion.Solucion de unestado ya de manera progresiva a medida que aumente la poblacion judia y no arabe.

  3. Esta poblacion no judia esta creciendo a un ritmo del 2% anual.Una de las tasas de crecimiento mas altas del mundo.Y por lo que leimos en Aurora.Los arabes estan escapando de las garras del Fatah y del Hamas, de a miles.Sumado a la inmigracion los antisemitas enemigos del judaismo y de Israel cunden en la desesperacion y los brotes de ira.Sablanut (paciencia en hebreo).

  4. Quise escribir que la poblacion no judia pero no arbe tiene un ritmo de crecimiento del2% anual.Y si hablamos de la poblacion judia y sobre to la jaredi y la de origen etiope (tambien con jaredies) superan a la poblacion arabe en crecimiento anual.Esto vuelve loco al sector antisemita del mundo.

  5. Es decir que pronto los diputados de la Lista Arabe Unida van a pedir que se habra la importacion de arabes,para compensar, ya que estos estarian en vias de extincion.

  6. Siendo la region de Espania con mayor numero y crecimiento de musulmanes.Enviara el reino tanques para sofocar la escision como dicen??Y el rey de Espania renunciara a ser rey de Jerusalem tambien??Israel se independizara de Espania??

  7. Yo veo que la izquierda logró lo que quería devolviendo Gaza, y estos son los resultados. Mas vale estatus quo, los que se perjudican son los arabes, que ya a nadie le interesa los palestinos salvo a los antisemitas, ahora hay otros problemas; invasion de europa por musulmanes, ISIS y siria, y otros conflictos mas imoportantes. Ni los arabes hablan ya de los fakestinian. Debemos enviarlos a todos a Jordania, de donde vinieron.

Responder a luis Cancelar respuesta