Una mirada al interior de la política de seguridad israelí

2
1606

Moshe Yaalón –
“El terremoto en curso en el mundo árabe en los últimos cinco años ha reorientado el panorama político y ha contribuido a la inestabilidad profunda que es probable que persista en un futuro previsible. Este reajuste se debe al colapso del sistema de Estado-nación impuesto por las potencias colonialistas, con los estados construidos artificialmente como Siria, Irak, Libia, que han colapsado y creado vacíos de poder peligrosos. Es muy poco probable que estos estados fallidos se compongan de nuevo tal como estaban antes; en cambio, es probable que se reconstituyan en cantones étnicamente homogéneos o en confederaciones dispersas.
Israel debe ser sobrio y realista para hacer frente a su vecindario peligroso y su respuesta debe seguir unos principios claros. En primer lugar, no debe participar en la expresión de deseos o en el comportamiento paternalista al tratar de imponer la democracia o un marco de Estado-nación en los países que no están dispuestos a aceptar este tipo de arreglos. La verdadera democracia significa algo más que la celebración de las elecciones – lo que requiere un largo proceso de educación y socialización, que estos países todavía tienen que realizar.
En segundo lugar, Israel no desea intervenir en conflictos internos árabes, a pesar de que va a actuar con decisión cuando vea amenazados sus intereses y tomará represalias en formas claras y predecibles. Se aprendió esta lección en parte de los acontecimientos que siguieron a su apoyo al presidente libanés, Bashir Gemayel, durante la guerra de 1982. Hoy en día, el gobierno israelí ha adoptado deliberadamente una posición neutral al no tomar una posición pública sobre si Bashar al-Assad debe permanecer o no en el poder en Siria. Al mismo tiempo, no va a permitir violaciones de su soberanía en los Altos del Golán, la entrega de armas avanzadas a sus enemigos, o la entrega de las armas químicas; las Fuerzas de Defensa de Israel ya han demostrado que van a responder con firmeza a tales acciones. A la par de esta estrategia, Israel también proporciona ayuda humanitaria en Siria, en especial la alimentación, el tratamiento médico, y el combustible, con el fin de mejorar las condiciones difíciles para las víctimas de la violencia y evitar que el problema de los refugiados empeore.
Israel ha empleado un enfoque similar con Hamás: tomar represalias después de que los cohetes son disparados, pero por lo demás trata de evitar una escalada y proporciona ayuda humanitaria a la población de Gaza, incluyendo el agua y la electricidad. Por otra parte, la cooperación estratégica sin precedentes de Israel con Egipto y Jordania contribuye a su seguridad general en la región.
En total, esta estrategia ha llevado a una situación bastante tranquila de seguridad a pesar de la turbulencia regional. Hezbollah ha sido reacio a perseguir un conflicto con Israel, y no ha habido un solo ataque transfronterizo por los jihadistas sunitas en Siria, incluido el Estado Islámico. Por otra parte, desde que Israel ha hecho a Hamás responsable de todo el lanzamiento de cohetes desde Gaza, este tipo de ataques son ahora poco frecuentes; y la ola de apuñalamientos que comenzó hace un año se ha disipado en gran medida también.
La amenaza más grande de Israel viene de más lejos, de Irán. Aunque el acuerdo nuclear alarga la hora de Teherán para la construcción de una bomba, viene también con una serie de consecuencias negativas. Los iraníes retienen parte de su infraestructura nuclear, y por lo tanto la capacidad de construir un arma en los próximos diez a quince años. También siguen realizando entregas regulares de armas convencionales a los grupos terroristas en todo el Oriente Medio, incluyendo a Hezbollah, las milicias radicales chiítas en Irak y Siria, y los huthíes en Yemen. En total, Irán ha ayudado a establecer la infraestructura terrorista en los cinco continentes – un hecho que contradice su interpretación como moderado, bajo la dirección del presidente Hassan Rouhani. Algunos ven a Teherán como parte de la solución a los conflictos regionales turbulentos debido a su voluntad de luchar contra el Estado Islámico. Sin embargo, su oposición a ese grupo yihadista suní no debe ser visto como algo más que una estratagema para eliminar un rival ideológico y obtener una mayor presencia en la región.
A pesar de estas amenazas, el terremoto geopolítico ha creado oportunidades para Israel. En la actualidad, el Oriente Medio se divide en cuatro grandes campos: eje chií de Irán, incluyendo el régimen de Assad, Hezbollah y huthíes de Yemen; el campo de los Hermanos Musulmanes, dirigido por el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, que también abarca elementos en Egipto y Hamás; el campo yihadista global, incluyendo el Estado Islámico y Al Qaeda; y el campo sunita, que comprende Arabia Saudita, Egipto, Jordania, Qatar, los Emiratos Árabes Unidos, y otros. Israel y este último bloque comparten varios adversarios comunes, y mientras su cooperación es ya sólida (aunque tranquila), está en su interés mutuo para incrementarla aún más.
Los Estados Unidos deben unirse a Israel en la alineación pública con el campo sunita. Un paso reciente en este sentido fue la firma de un Memorando de acuerdo bilateral en el que Washington va a conceder a Israel 38 mil millones de dólares en ayuda militar durante la próxima década.
Los estados sunitas se han hecho eco de la frustración de Israel con la administración de Obama por no abordar sus preocupaciones sobre el acuerdo nuclear, por permitir que los proxies iraníes provoquen problemas en la región, y por vacilar en su compromiso con los líderes sunitas, incluyendo Hosni Mubarak y Abdul Fattah al -Sisi a raíz de las revoluciones de Egipto.
Sin duda, estos estados no están pidiendo a los Estados Unidos desplegar tropas de tierra para la región – sólo quieren que Washington participe más mediante el apoyo a los asociados sobre el terreno con ataques aéreos y de inteligencia y haciendo públicas sus alianzas más abiertamente.
Por último, mientras que la atención del mundo se ha desplazado en gran parte hacia las cuestiones árabes más amplias en los últimos años, la cuestión palestina sigue ocupando una buena parte de la atención.
La solución del conflicto sería ideal, pero no tiene solución en este momento. Contrariamente a la sabiduría convencional, el núcleo del conflicto no se deriva de los territorios en disputa capturados por Israel en la guerra de 1967, sino a partir del hecho de que los palestinos no están dispuestos a aceptar la presencia de Israel como el Estado-nación del pueblo judío. Mientras no están dispuestos a reconocer la legitimidad de Israel, no hay ningún valor en hacer concesiones territoriales. Esta línea de razonamiento también disipa la idea de que las retiradas unilaterales de Israel crearían el impulso político para un plan de paz.
Dado que las diferencias son demasiado grandes para tender un puente en este momento, Israel debería gestionar el conflicto en lugar de tratar de resolverlo. Para avanzar hacia una solución política, Israel debería centrarse en la construcción de la sociedad palestina desde abajo hacia arriba mediante la mejora de la economía, la infraestructura, la aplicación de la ley, y el gobierno de la Autoridad Palestina. En última instancia, los palestinos también tendrán que hacer cambios radicales en su sistema educativo, dejar de demonizar a los judíos, y reconocer que Israel tiene derecho a por lo menos algunas de las tierras. En otras palabras, no pueden avanzar la causa de la paz y al mismo tiempo afirmar que Tel Aviv es un asentamiento. Estos grandes cambios en la sociedad palestina son un requisito previo para las negociaciones reales.”
Este resumen fue preparado por Aryeh Mellman.
Fuente: Washington Institute

2 Comentarios

  1. Moshe Yaalón no deja de sorprender al hacernos ver su comprensión del mundo. Tan solo discrepo algo en cuanto a la neutralidad de Israel en la política interna de otros estados, siempre habrá quien encuentre escusas para encontrar intromisiones o de aliados, eso vende y mucho, como los Protocolos de los sabios de Sion. Tampoco olvidaría el papel de los líderes religiosos, el terrorismo suicida se da por la interpretación que dan a su religión, y difícilmente la población cambiará si no ven una alternativa, no es imposible, los gitanos de España, los más discriminados desde siempre, aunque probablemente fuesen más católicos que ningún otro español han cambiado en los últimos años al cristianismo evangélico. En hispanoamérica también está en auge, después de tantos siglos de abusos y connivencia con el poder corrupto por parte de la Iglesia Católica.

Dejar respuesta