Un palestino es sentenciado a 35 años de prisión por apuñalar a dos policías israelíes en el 2016

0
317
Foto Wikipedia

Terrorista palestino fue condenado por el Tribunal de Distrito de Jerusalén, a 35 años de cárcel y una multa de 330.000 shékels por apuñalar a dos agentes de policía en Jerusalén.

Ayman Kurd, de 21 años, con residencia en Jerusalén Este, apuñaló a dos oficiales de la policía de Israel, cerca de la entrada de la Puerta de Herodes en la Ciudad Vieja de Jerusalén, el 19 de septiembre del 2016, hiriendo de gravedad a una mujer policía de 38 años y a su colega masculino de 47 años con heridas moderadas.

El policía logró disparar y herir al terrorista. Kurd fue acusado de dos cargos de intento de asesinato y un cargo por llevar un arma proscrita.

Según la acusación, Kurd llegó a la Puerta de Damasco a las 7:15 a.m. en el día en cuestión y se colocó en un banco, escuchando versos del Corán y buscando un objetivo ligeramente probable.

En su fallo, los jueces dijeron que la sentencia era severa y excepcional, pero “necesaria, dadas las circunstancias las acciones y sus graves consecuencias”. Los jueces dictaron la sentencia diciendo “La ideología del deseo de ser considerado ‘mártir’ por el hecho de asesinar personas, lo que convierte a la muerte en una meta y al asesino en un santo y héroe, es una ideología asesina”.

Los jueces agregaron que el ataque fue claramente premeditado y, por lo tanto, merecía el máximo castigo. “Planeó el ataque por adelantado y se equipó con un cuchillo para usar como arma homicida de antemano”, escribieron en su veredicto, “mostró determinación y crueldad en su intento de asesinar. El agresor siguió a los policías, los atacó por la espalda y los apuñaló… hasta que el cuchillo se rompió por la fuerza del ataque”.

Según la acusación formal, antes de llevar a cabo el ataque, Kurd escribió varios mensajes en su celular: “Mi madre, mi corazón, por favor no llores y no te enojes, ruega para que muera como mártir. Quiero que usted y su hermana organicen una fiesta para mí”, y continuó “Ten la seguridad de que no hice esto por alguien, sino simplemente porque quería”. Al mismo tiempo le escribió un mensaje de despedida a su padre a través de Facebook.

En otro mensaje, Kurd les pidió a su madre y a su tía que lo perdonen por los ataques, “y me sepulten en el cementerio de los mártires cerca de mi hermano Ramzi”.

Dejar respuesta