Combatiente israelí de la Brigada de Nahal asesinado en el atentado, continúa la persecusión de los autores

4
2039
Sargento Ron Yitzhak Kokia z"l Foto: Portavoz del Ejército de Defensa de Israel vía Twitter

Un soldado israelí de 19 años fue asesinado a puñaladas cuando esperaba el autobús cerca del shopping de la ciudad sureña de Arad.

El soldado fue identificado como Ron Yitzhak Kokia, oriundo de Tel Aviv, y promovido post mortem al rango de sargento.

Kokia servía en la Brigada de Nahal, una unidad de infantería cuya sede está ubicada en las afueras de Arad, en el desierto de Judea. Su entierro tendrá lugar el 3 de diciembre a las 12:00 horas en el cementerio militar de Kiriat Shaul.

La policía expresó que se trató de un ataque terrorista.

El soldado intentó pedir ayuda tras haber sido fatalmente herido y colapsó encima de un vehículo que circulaba por el lugar.

“Estaba manejando cuando de repente un soldado corrió hacia mí, bloqueando mi automóvil en la rotonda”, relató el conductor, un judío ultraortodoxo del movimiento jasídico Gur. “No entendí que estaba pasando. Noté que empezó a vomitar. Estaba seguro de que estaba borracho. Me detuve y repentinamente vomitó sangre sobre mi automóvil. Me detuve y pedí ayuda”.

“Estaba consciente e intentó decir algo pero no pudo”, añadió el conductor. “Intentamos ayudarlo, cayó en el suelo. Llamamos al servicio de ambulancias Magen David Adom (Estrella de David Roja) y le puse una toalla”.

Los paramédicos que arribaron a la escena encontraron al soldado inconsciente y sin pulso. Tras fracasar en los intentos de resucitación, los paramédicos declararon su deceso.

La policía está buscando sospechosos en la zona. Estableció controles carreteros en la ruta 31 y a la entrada de la ciudad. Un helicóptero está colaborando en la búsqueda. Fuerzas del Servicio de Seguridad General (Shabak) y del Ejército de Defensa de Israel (Tzáhal) fueron desplegadas para ayudar a la policía en la búsqueda de los terroristas.

Asimismo, las fuerzas de seguridad están tratando de determinar si el arma del soldado fue robada.

Un testigo presencial relató: “Alguien se le apareció al soldado por detrás y lo apuñaló. Lo vi tirado (en el suelo). Mi amigo me llamó cuando sucedió, trató de detener el sangrado con una toalla”.

Según el intendente de Arad, Nissan Ben Hemo, “la hipótesis de trabajo es que se trató de un ataque terrorista; pero todavía no se ha determinado inequívocamente”.

4 Comentarios

Dejar respuesta