Un camino romano de 2.000 años fue encontrado cerca de Bet Shemesh

0
1117
Foto Autoridad de Antiguedades

Un amplio e impresionante camino de 2.000 años de antigüedad que data del período romano, en un extraordinario estado de conservación, fue encontrado en excavaciones arqueológicas de la Autoridad de Antigüedades de Israel cerca de la autopista 375.

La excavación se llevó a cabo antes de establecer un oleoducto a Jerusalén, a iniciativa de la corporación agua de “Mei Shemesh” de la ciudad de Beit Shemesh. Los estudiantes de “Ulpanat Amit Noga” en Ramat Bet Shemesh se ofrecieron para participar en la excavación.
Según Irina Zilberbod, directora de la excavación en nombre de la Autoridad de Antigüedades de Israel, “el camino que descubrimos, que hace 2.000 años pasaba por una ruta similar a la carretera 375 de hoy, tenía hasta 6 metros de ancho, continuaba a una distancia de aproximadamente 1,5 kilómetros, y aparentemente estaba destinado a vincular el asentamiento romano que existía en las cercanías de Beit Natif con la carretera principal conocida como la “Carretera del Emperador”.

Ese camino era de hecho una arteria principal que conectaba los grandes asentamientos de Eleutherópolis (Bet Guvrin) y Jerusalén. Se cree que la construcción del Camino del Emperador tuvo lugar en el momento de la visita del emperador Adriano al país, alrededor del año 130 EC, o poco después, durante la supresión de la revuelta de Bar Kojba en 132-135 dC. La presencia de un hito (una piedra marcando distancias) con el nombre del emperador Adriano que fue descubierto tiempo atrás cerca de la carretera refuerza esta hipótesis”.

Foto Autoridad de Antiguedades
Foto Autoridad de Antiguedades

Se descubrieron monedas entre las piedras del pavimento: una moneda del año 2 de la Gran Revuelta (67 EC), una moneda del período omeya, una moneda del prefecto de Judea, Poncio Pilato, que data de 29 EC y una moneda de Agripa I desde el año 41 EC que fue acuñada en Jerusalén.
Hasta hace 2.000 años la mayoría de los caminos del país eran senderos improvisados. Sin embargo, durante el período romano, como resultado de campañas militares y otras, la red vial nacional e internacional comenzó a desarrollarse de una manera sin precedentes. El gobierno romano era muy consciente de la importancia de los caminos para el correcto funcionamiento del imperio. Desde las carreteras principales, como el “Camino del Emperador”, había rutas secundarias que conducían a los asentamientos donde se cultivaban todos los productos agrícolas. El grano, el aceite y el vino, que constituían la principal base alimentaria de la época, eran transportados a lo largo de las rutas secundarias desde los pueblos circundantes y luego por las carreteras principales hasta los grandes mercados de Israel e incluso en el extranjero.

Dejar respuesta