Trump y la israelización de la política estadounidense

9
1631
Foto Avi Ohayon GPO

Alex Joffe

Ahora es común comparar a Donald Trump con Biniamín Netanyahu. Ambos son “nacionalistas” descarados (aunque de diferente tipo), ambos alborotan e intimidan a sus oponentes, y ambos comparten una perspectiva desalentadora sobre la situación global. Una mirada más cercana, por supuesto, revela que tienen muy poco en común, excepto tal vez por su interés compartido en vivir bien. Donde Trump es el descendiente de un imponente magnate inmobiliario de Nueva York, Netanyahu es el descendiente de un intelectual dedicado a la causa sionista. Trump nunca sirvió en el ejército y llegó a la política tarde; Netanyahu fue un soldado condecorado y está efectivamente involucrado en la política desde su nacimiento.

Estas comparaciones son interesantes, si se revelan. Pero un elemento crítico que Trump y Netanyahu comparten es que sus oponentes son débiles y dispersos. En cada país, una posición de fuerza proporciona un amplio margen para ejecutar las políticas, pero resulta en una política desigual. Las tentaciones autoritarias se ciernen mientras la política de oposición evita la cooperación en favor de la “resistencia” y el radicalismo.

El estado caótico de la política israelí, no sólo a la izquierda, sino a través del espectro político, es un precursor de lo que le espera a Estados Unidos.

Las debilidades de los partidos laboristas demócrata e israelí son en gran parte autoinfligidas. Trump y Netanyahu son producto del deterioro de la política en ambos países, no las causas. Nadie forzó a ninguna de las partes, a lo largo de las décadas, a moverse más y más a la izquierda o a representarse a sí misma arrogantemente como el único bastión de la moralidad, aun cuando cada uno llegó a representar alianzas perversas entre privilegiados y agravios a expensas de las clases media y baja.

Y nadie forzó a ninguno de los dos partidos a dirigir candidatos como Hillary Clinton, corruptos y frágiles, o como Itzjak Herzog, débiles y vacilantes. A su vez, los electores no tienen ninguna obligación de conformarse con tales candidatos.

Pero aquí también interviene el estilo político común de Trump y Netanyahu. Están intimidando y despreciando a sus críticos y rivales y son indulgentes con sus aliados; dependen de asociados personales sombríos; son adictos a los acuerdos tácticos y jugadas oportunistas de ajedrez, ambos están dispuestos y son capaces de sobrepasar a los expertos y a los medios de comunicación para hablar directamente a los votantes en términos contundentes y a menudo temerarios, usando una retórica que atrae a los pequeños fascistas en el alma de los electores.

Cada uno es acusado regularmente (y absurdamente) de ser “fascistas”; en el peor de los casos, son meramente populistas con floreos demagógicos ocasionales que proporcionan una cobertura útil para políticas que van, en su mayor parte, desde lo pragmático a lo tímido. Y cada uno tiene la capacidad de confundir cuando dejan de lado la fanfarronería y hablan en tonos medidos y reflexivos. Todo esto ha ayudado a mantener fracturada la oposición israelí, y puede hacerlo también en Estados Unidos.

En ambos países, los medios de comunicación se han segmentado en derecha e izquierda, este última cada vez más aguda cuanto más se trata del poder – somos testigos de la transformación del New York Times al estilo extremista de Haaretz. La imparcialidad en los medios de comunicación, y cada vez más en la política, se considera anticuada, sinónimo del abandono del deber ético o de complicidad criminal. De nuevo, ni Trump ni Netanyahu son fascistas, pero su etiquetado persistente como tal por sus oponentes erosiona el significado de la palabra. El que grita “lobo viene” reduce las defensas de la democracia. Así también se repiten machaconamente los gritos para “salvar la democracia” de los líderes democráticamente elegidos.

En resumen, la política de oposición en ambos países, en gran parte a través de sus propios dispositivos y con un empuje de los líderes elegidos, se convirtió en la defensa furiosa e inarticulada del status quo estatista. Privados de su poder, sienten que están honrando su deber, y continúan moviéndose firmemente a la izquierda. El Comité Nacional Demócrata ha elegido ahora como su jefe a Tom Pérez, ex funcionario del Departamento de Justicia y Secretario de Trabajo y un actor clave en la agenda de partición racial de Obama. Su vicejefe, Keith Ellison, es musulmán y socialista, una designación que promueve la política basada en las identidades étnicas y sociales del partido (el fenómeno de la “identity politics”).

En resumen, la política de oposición en ambos países, en gran parte a través de sus propios dispositivos y con un empuje de los líderes elegidos, se convirtió en la defensa furiosa e inarticulada del status quo estatista. Privados de su poder, sienten que están honrando su deber, y continúan moviéndose firmemente a la izquierda. El Comité Nacional Demócrata ha elegido ahora como su jefe a Tom Pérez, ex funcionario del Departamento de Justicia y Secretario de Trabajo y un actor clave en la agenda de partición racial de Obama. Su vicejefe, Keith Ellison, es musulmán y socialista, una designación que promueve la política basada en las identidades étnicas y sociales del partido (el fenómeno de la “identity politics”).

Ambos países también comparten una confianza erosionada en la autoridad civil y la elevación de los líderes militares a posiciones de responsabilidad política. El nombramiento de la administración Trump de tres distinguidos oficiales militares, James Mattis, John Kelly y H.R. McMaster, a altos cargos es a la vez tranquilizador y preocupante. Esto es una decidida mejora ante los nombramientos politizados de Obama, pero su presencia sugiere una escasez de confianza en el liderazgo civil.

Israel está obviamente muy por delante de los EE.UU. en este sentido, pero por desgracia, sus generales no han avanzado ni en el tono ni la sustancia de su política.

Hay, ciertamente, diferencias importantes. La política y los medios de comunicación israelíes tienen entrenamiento deportivo desde generaciones. La grandeza de Estados Unidos se construyó muy rápidamente, aunque está realmente retrocediendo a las normas viciosas de hace 100-200 años. Israel salió de una mentalidad socialista mientras que en Estados Unidos, el socialismo recupera su popularidad a finales del siglo XIX.

La creciente retórica de los líderes, la incoherencia y la ira de la oposición, y la elevación de los líderes militares a posiciones de autoridad civil son desarrollos poco saludables. Israel nos muestra hacia dónde va rápidamente Estados Unidos. Pero Israel finalmente se reúne en torno al imperativo de la supervivencia colectiva. No existe tal consenso en Estados Unidos sobre su rol y sus responsabilidades globales. Los problemas políticos de Estados Unidos son preocupaciones globales.

La respuesta a Trump y a Netanyahu en primera instancia es una mayor educación cívica y mejor que enfatice el derecho fundacional y la tradición. Sin ella, la política en ambos países empeorará. En los Estados Unidos, el renovado interés en enseñar la Constitución brilla por su ausencia. Una iniciativa análoga israelí que se base en la tradición judía es fácil de imaginar, pero difícil de poner en funcionamiento.

Segundo, a pesar de la censura y el ostracismo, las voces centristas en la política y en la sociedad en general deben hablar más fuerte que nunca, exigiendo prudencia, civilidad y compromiso, lo opuesto a la política ideológica exigida tanto por la izquierda como por la derecha. Irónicamente, debido a sus posiciones percibidas de fortaleza y de simultánea naturaleza reacia al riesgo, tanto Netanyahu como Trump podrían estar bien posicionados para contribuir a un realineamiento centrista, aunque sólo sea inadvertidamente. Otra cuestión es si sus bases políticas y su propia aversión al riesgo lo permitirían. Finalmente, se necesitan desesperadamente nuevas voces en la política.

Hasta que el compromiso cívico sea restablecido como responsabilidad social, la política estará dominada por lo mediocre, incompetente, radical y demagógico. Ni Israel ni Estados Unidos pueden permitirse esto por más tiempo.

 

Fuente: BESA Center

 

9 Comentarios

  1. Me parece un articulo sesgado muy subjetivo y que analiza la vida política de Trump como si el tuviera años gobernando. no comparto la opinión. Declara que Bibi y Trump son maniqueistas simplemente por ser de derecha…. y los Izquierdistas que?. Analice el desastre y el totalitarismo de los gobiernos Izquierdistas y socialistas del mundo en este momento y verá los adornos de los políticos Izquierdistas que los gobiernan. La principal virtud de ellos es el totalitarismo y un desprecio x la pluralidad y la democracia.

  2. un buen articulo y un analisis muy lucido…..creo que en israel yair lapid reprensenta una opcion de centro oh por lo menos un poco de aire fresco para renovar la vida politica israeli…..pero dudo que pueda tumbar a bibi en un futuro proximo…..quizas deberia convertirse primero en su socio……como ya lo fue en el pasado…..pero en igualdad de condiciones si se cumplen las previsiones electorales..

  3. Buena nota, buen analisis de cada uno de los lideres. Me resta decir que el poder, ese cosquilleo gratificante de placer para algunos humanos, corre el riesgo de convertir a sus portadores en demagogos, dictadores y autoritarios sin control, alejados de la democracia y que cuando se inicia ese camino, es mas que dificil la vuelta atras. La historia nos ha obsequiados muchos de ellos. Ojala que este no sea el caso.

    • la frase del final de mi comentario es de giulio andreotti un politico italiano que en 36 años de vida politica no estuvo jamas en la oposicion ocupando todos cargos habidos y por haber…..desde director de la marina mercante a primer ministro pasando por los ministerios de finanzas y asuntos exteriores……le preguntaron una vez……..el poder desgasta verdad don giulio …..

Dejar respuesta