Trump: Los palestinos deben ganarse la solución de dos Estados

2
1482

La visita del primer ministro Biniamín Netanyahu a los EE.UU.
Alan M. Dershowitz
La expresión del Presidente Trump cuando mencionó la posibilidad de una solución de un solo Estado fue una incógnita, el contexto era ambiguo y nadie supo con certeza qué mensaje tenía la intención de transmitir. Una posibilidad es que él decía a la dirección palestina que si quieren una solución de dos Estados, tienen que hacer algo para ganarlo. Tendrán que venir a la mesa de negociaciones con los israelíes y hacer todos los sacrificios que sean requeridos por ambos lados para que se logre una solución pacífica. Puesto de otra manera, los palestinos deberán ganarse el derecho a un Estado, no lo tienen por decantación, especialmente después que sus dirigentes perdieron tantas oportunidades de garantizarlo. El tema se inició en la década de 1936, cuando Gran Bretaña estableció la Comisión de Peel, que se encargaba de recomendar una solución al conflicto entre los árabes y los judíos durante el mandato británico de Palestina. Se recomendó una solución de dos Estados con un pequeño Estado judío al lado de un gran estado árabe. El liderazgo judío aceptó a regañadientes esta “astilla” de Estado; la dirección palestina rechazó el acuerdo, diciendo que ellos deseaban más que “no haya ningún estado judío” de lo que en realidad querían un Estado propio.

Donald Trump y Biniamín Netanyahu con sus respectivas esposas en la visita del Primer Ministro a EE.UU. Foto: Facebook
Donald Trump y Biniamín Netanyahu con sus respectivas esposas en la visita del Primer Ministro a EE.UU. Foto: Facebook

En 1947, las Naciones Unidas repartieron el Mandato en dos zonas: una para un Estado judío; la otra para un Estado árabe. Los judíos recibieron la condición de Estado en 1948; todos los países árabes vecinos unieron a la población árabe local y decidieron atacar al nuevo Estado de Israel, mataron al uno por ciento de sus ciudadanos, pero Israel sobrevivió.
En 1967, Egipto y Siria planearon atacar y destruir a Israel, pero el país se adelantó ganó una victoria decisiva, la captura de Cisjordania, la Franja de Gaza y el Sinaí. Israel ofreció devolverlas luego a cambio de paz, pero los árabes se reunieron con los líderes palestinos en Jartum (Khartoum, capital de Sudán) y emitieron sus tres infames “no”: no paz, no reconocimiento, no negociación.

Peel después de tomar testimonio árabe en la Comisión 1936. Foto: Wikipedia
Peel después de tomar testimonio árabe en la Comisión 1936. Foto: Wikipedia

En 2000-2001 y nuevamente en 2008, Israel hizo generosas ofertas de paz que habrían establecido un Estado palestino desmilitarizado, pero estas ofertas no fueron aceptadas. En los últimos años, el gobierno israelí actual ha ofrecido sentarse a negociar una solución de dos Estados, sin pre-conditions. La dirección palestina se negó a negociar.
El Presidente Trump puede decirles que si quieren un Estado tienen que presentarse en la mesa de negociación y negociar para ello. Nadie va a entregárselos en bandeja de plata, en la forma en que el ex primer ministro israelí, Ariel Sharón, entregó la Franja de Gaza en 2005, sólo para ver que se convirtió en una plataforma de lanzamiento de cohetes terroristas y túneles del terror. Israel debe obtener algo a cambio: la paz y un fin permanente al conflicto.

Isaac Rabin, Moshé Dayan y Uzi Narkiss. Foto: Wikipedia
Isaac Rabin, Moshé Dayan y Uzi Narkiss.
Foto: Wikipedia

La falta de voluntad de los líderes palestinos para sentarse a una mesa de negociación me recuerda a una broma judía acerca de “Sam, un hombre de 79 años de edad que rezaba todos los días para que Dios le permitiera ganar la lotería de Nueva York antes de cumplir los 80. En la víspera de su 80 cumpleaños, se dirigió a Dios diciendo “Todos estos años he rezado para que me concedieras este pedido y ¡no fuiste capaz de darme algo tan pequeño!, entonces Dios le respondió: “Sam tú tienes que ayudarme para poder ayudarte ¡Deberías haber comprado un billete de lotería alguna vez!”

“Para Israel no hay mejor amigo que EE.UU. y para EE.UU. no hay mejor amigo que Israel”. Foto: Facebook
“Para Israel no hay mejor amigo que EE.UU.
y para EE.UU. no hay mejor amigo que Israel”. Foto: Facebook

Los palestinos tampoco compraron alguna vez un “billete”. No han negociado de buena fe, no han aceptado ofertas generosas, no han hecho propuestas realistas para contrarrestar, no han ofrecido sacrificios para emparejar a los ofrecidos por los israelíes.

Ahora, el presidente Trump les dice que tienen que “comprar un billete”. Ellos no van a conseguir un Estado yendo a las Naciones Unidas, la Unión Europea o la corte penal internacional. No van a conseguir un Estado como resultado de los BDS u otros movimientos anti-Israel. Unicamente conseguirán un Estado si se sientan a negociar de buena fe con los israelíes.

El Movimiento Boicot, Desinversiones y Sanciones. Foto: Wikipedia
El Movimiento Boicot, Desinversiones y Sanciones. Foto: Wikipedia

La administración Obama aplicó presiones únicamente al lado israelí, no a los palestinos. Ha llegado el momento -de hecho, ya ha pasado demasiado- para que los Estados Unidos le digan a los palestinos en términos muy claros que deben negociar con Israel si quieren un Estado palestino y que deben estar de acuerdo con poner fin al conflicto, de forma permanente e inequívoca. De lo contrario, el status quo continuará, y habrá un solo Estado y ese Estado será Israel.

Los palestinos no van a ganar la lotería sin comprar un boleto.
Fuente: Instituto Gatestone

2 Comentarios

Dejar respuesta