Trump firma un trámite contradictorio con el traslado de su embajada a Jerusalén

0
1260
Donald Trump y Mike Pence Foto: Casa Blanca vía Facebook

El presidente estadounidense, Donald Trump, firmó un documento que suspende durante seis meses más la obligación legal de trasladar a Jerusalén la embajada de Estados Unidos en Israel, a pesar de que su Gobierno inauguró el mes pasado una nueva sede diplomática en la Ciudad Santa.

La Casa Blanca confirmó que Trump suscribió ese trámite, que mantiene suspendida la aplicación de una ley de 1995 que ordenaba al Gobierno estadounidense trasladar de Tel Aviv a Jerusalén su embajada en Israel.

Esa aparente contradicción con su propia política responde a un requisito incluido en esa norma, que establece que si el presidente no ha cumplido con el traslado de la legación a Jerusalén, debe dar una explicación al Congreso cada seis meses si no quiere perder fondos para el mantenimiento de las embajadas en todo el mundo.

Aunque el Gobierno de Trump inauguró formalmente la legación diplomática el pasado 14 de mayo, el mandatario se vio obligado a cumplir con el trámite legal debido a que la residencia oficial del embajador estadounidense, David Friedman, sigue estando en Tel Aviv.

“La definición de ‘embajada estadounidense’ incluida en la Ley de la Embajada en Jerusalén incluye tanto las oficinas de la misión diplomática como la residencia del jefe de misión”, explicó una portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca.

En la orden que firmó, Trump empleó la misma justificación que habían citado sus tres predecesores para no trasladar la embajada a Jerusalén: La necesidad de “proteger los intereses de seguridad nacional de Estados Unidos”.

“El memorando del presidente reconoce que aún se necesita mantener suspendida la restricción de los fondos incluida bajo la ley hasta que se pueda resolver el tema de la residencia del jefe de misión”, apuntó la portavoz de la Casa Blanca.

Este trámite no implica que esté dando marcha atrás al traslado de la embajada, y de hecho, la Casa Blanca quiere “trabajar con el Congreso para eliminar la necesidad” de que el presidente firme más documentos de ese tipo, agregó la fuente.

La Casa Blanca ha reconocido que llevará años -quizá incluso una década- construir un nuevo edificio que permita trasladar a Jerusalén al personal diplomático que ahora trabaja en Tel Aviv, y que de momento son menos de diez los funcionarios desplazados a la Ciudad Santa. EFE

Dejar respuesta