Tres sefardíes son hoy españoles por trámite ordinario

16
2754
Sinagoga Santa María la Blanca Foto: Linaresjoa Wikimedia CC BY-SA 3.0

Un año después de la entrada en vigor de la ley que otorga a los descendientes de judíos expulsados de España hace cinco siglos la posibilidad de lograr la nacionalidad española, solo tres la han obtenido por trámite ordinario y 2.864 han iniciado el proceso, mientras que 4.522 la han logrado por real decreto.

Así se desprende de los datos facilitados por el Ministerio de Justicia español, responsable del portal electrónico al que los peticionarios deben dirigirse para iniciar la tramitación.

La legislación, aprobada en junio de 2015 por el Parlamento español, iba dirigida a descendientes de judíos expulsados de la Península que pudieran acreditar su origen y especial vinculación con España a través del conocimiento de la lengua y la cultura, aunque no tuvieran residencia legal en ese país.

Tras su entrada en vigor en octubre del año pasado se esperaba un aluvión de sefardíes en todo el mundo pidiendo la nacionalidad española como reparación a la expulsión.

Pero lo cierto es que, transcurridos doce meses, los exiguos datos ponen de manifiesto que el proceso se torna algo más complejo de lo que en un primer momento se esperaba y, pese al interés inicial, los solicitantes, de 60 países, no se acercan ni de lejos a los cientos de miles que vaticinaban diversos organismos.

Más efectivos han sido los dos reales decretos que completaron la ley y que facilitaron que este año 4.522 sefardíes se nacionalizaran españoles.

Se trata de expedientes iniciados con anterioridad a la aprobación de la ley de sefardíes que habían acreditado su condición de descendientes de los expulsados por el edicto de los Reyes Católicos de 1492 y que han sido considerados españoles por carta de naturaleza o por actas de notoriedad, como el rabino jefe sefardí de Jerusalén, Shlomo Amar.

Estas personas quedan amparadas por la nueva ley, que les permite mantener la doble nacionalidad.

El embajador de España en Israel, Fernando Carderera, explicó que su embajada en Tel Aviv ha tramitado unos 300 expedientes que han concluido en otros tantos pasaportes de nuevos españoles.

“Eran casos que estaban pendientes y se tomó la decisión de agruparlos en una especie de aprobación en bloque de todos los que reunían las características”, explica.

El diplomático considera que “la ley ha tenido buena acogida en Israel, donde se ha interpretado como un gesto de reconocimiento de toda la herencia judía en España”, pero al mismo tiempo “es compleja porque hay que hacer una serie de trámites ya que nos estamos remontando a hace 500 años”.

José Benarroch, presidente de la Unión Sefardí Mundial, que tramita solicitudes con el visto bueno del Ministerio de Justicia para expedir certificado de apellidos, cree que las autoridades españolas temían un “efecto tsunami” para hacer frente a una gran demanda de pasaportes por parte de sefardíes, pero que “los recelos no solo eran infundados sino que se produjo una reacción contraria”.

Y culpa en parte a requisitos como el examen de español, de Constitución y de cultura española que deben cumplimentar los solicitantes en el Instituto Cervantes, así como el viaje de un notario a Madrid tras la entrega previa del expediente vía digital, como frenos al entusiasmo por obtener un “reconocimiento” de España.

Su organización, con sede en Jerusalén, ha gestionado alrededor de 250 casos de los que han sido enviados a notario unos 50, que no fueron rechazados por Justicia, que tiene un año para decidir.

Para David Hatchwell, presidente de la Comunidad Judía de Madrid, la ley ha sido un éxito, “porque es un gesto de amistad hacia el pueblo judío que demuestra una voluntad y la manera de construir puentes de la España democrática con el mundo judío”.

Pero considera que “una serie de aspectos administrativos actúan como verdaderas trabas y harán que las cifras de obtención de la nacionalidad sean limitadas”.

Señala que “va en contra del espíritu de la ley” el que una persona de 80 años que habla judeo-español tenga que aprender castellano, o que los solicitantes deban desplazare a España cuando podrían usar los consulados y evitar costes.

De las solicitudes cursadas, Argentina encabeza el país de origen con 347 y le siguen Israel (270), Venezuela (268), Brasil (170) y Estados Unidos (166), y más bajo Turquía, considerada uno de los bastiones del legado sefardí con 95, o el Reino Unido con apenas 9 aspirantes.

Algunas estimaciones sostienen que entre un tercio y un quinto de los 13 millones de judíos del mundo descienden de la rama sefardí, si bien poder demostrarlo es un asunto más complejo. EFE

16 Comentarios

  1. lo que tenía que hacer España (soy español no judío al menos que yo sepa) es pedir perdón al pueblo judío por la expulsión de 1492 y apoyar a Israel como aliado en Oriente Medio.

    • Tú expulsaste a algún judío de España? O lo obligaste a convertirse al cristianismo? O conoces a alguien que haya hecho cualquiera de estas 2 cosas?

      Los únicos que tienen que pedir perdon son los que propiciaron la expulsión de los judíos de España, y todos ellos estan muertos y bien muertos.
      Tú no tienes derecho ni nadie a pedir perdón por crimenes de otros. No puedes tú pedir perdón en nombre de los reyes católicos ni de las cortes.Ni los judíos podemos perdonar un daño hecho a otros judíos. Primero tendrían que resucitar los judíos expulsados o asesinados por el clero y perdonar ellos mismos a sus verdugos. Los judíos hoy no tenemos derecho a perdonar crimenes y genocidios hechos a judíos que ya no están aquí.

      Lo de la nacionalidad es un gesto más que suficiente de muestra de buena voluntad, tanto que ni yo estoy de acuerdo en que se extienda la nacionalidad a gentes que no se identifican con España por mucha ascendencia sefaradí que tengan. Saludos.

      • podes explicarme por que hasta hoy la iglecia cotolica cristiana en espana y muchisimos espanoles nos siguen echando la culpa de la muerte de cristo y queriendonos hacer pagar culpas hasta hoy , cuando resuelvas esta pregunta podras hablar de culpas .

  2. Me alegro del logro de la nacionalidad. Pero yo soy española catalana y estoy huerfana de pais
    Ni manda nadie aparte del alcalde ni encuentro solidaridad por ser española catalana
    Por un futuro conjunto y mejor

  3. Ningún sefaradí taor necesita que lo vengan a dar el consuelo de una nacionalidad española. Los judíos no necesitamos esos menudos favores pues tenemos nuestro propio estado: Medinat Israel

    • @Dani Muy de acuerdo contigo. La nacionalidad española no nos la dan de “consuelo”, como pretenden algunos, muy ingenuamente y sin relevancia al caso.
      Si ofrecen renovar la oferta de la nacionalidad (como ya hicieron anteriormente en la historia) es sólo POR PURO INTERÉS PARA ESPAÑA.

      • Me explico: la política española con respecto a la nacionalidad no está motivada por amor o amistad hacia la nación judía, y menos aún por un eventual “arrepentimiento”, “compensación” o “consuelo” por la monstruosa hecatombe que nuestros ancestros han sufrido a manos de los españoles hace 500 años.
        Esta política está motivada por un CÁLCULO basado en sus sempiternos prejuicios antisemitas que, bien encauzados, beneficiarían a España. Esos prejuicios nos ven como ricos e influyentes mercaderes, innovadores en el comercio, la industria, la tecnología, y otros ámbitos, capaces de atraer inversiones extranjeras a España que engendrarían puestos de trabajo y pararían el desempleo y la huída de cerebros jóvenes de su anquilosada economía, sin olvidar que contribuirían también a aumentar el alcance de la influencia cultural, política, y estratégica de España en el mundo.
        No debemos inventarnos un sentimiento de “arrepentimientos”, “compensaciones” o “consuelos” por parte de las autoridades españolas porque es INEXISTENTE.
        España simplemente renovó POR INTERÉS, por cálculo de costos-beneficios, por “realpolitik”,
        lo que ya había hecho una vez en el siglo pasado.
        Eso es todo.

        • Muy difícilmente los cerebros españoles detras de la ley de nacionalidad a sefaradíes creyesen que “los judíos son ricos”, pues era muy sabido que el grueso de las solicitudes vendrían en su mayoría de latinoamericanos, turcos y algunos israelíes, que dicho sea de paso es mundialmente sabido que las diferencias económicas y sociales entre sefaradíes y ashkenazíes en Israel son abismales.

          Si que hay algún cálculo estrategico y este tiene más relación cpn millonarios contratos, puesto que el mismo año que España promulgó la ley como proyecto, ese mismo año España ganó en Israel una de las más grandes licitaciones del AVE en la historia. Esa construcción del metro de Tel-Aviv a Jerusalén le ha dado a España muchos beneficios económicos a su capital transnacional en un momento clave que ha dado respiro y ritmo a la economía industrial exterior. Ahora se supo de la ampliación del contrato en donde Israel pagará más con la extención del AVE de la línea de tren alta velocidad a otras ciudades israelíes.
          Nada reprochable, es un recurso político de lo mas común. Por cierto Israel también “compensa” y “conzuela” a los turcos por lo de la flotilla del Marmara solo para continuar sus negocios en Ankara y Estambul. Lo mismo hace con Egipto, Dubai, Arabia Saudí. Así que a no mezclar negocios geopolíticos con poesía y romance. No seais tan sentimentales.

          • @Paquito: Ma inián shmitá leHar Sinai? NO HAY COMPARACIÓN POSIBLE POR DONDE QUIERA QUE LO MIRES entre los pogromos, la inquisición del “santo” oficio, y las expulsiones que “galardonan” la historia de nuestro pueblo en Hispania en los siglos XIV y XV, con la fuerte agarrada que tuvo Tzahal con los turcos del “Mármara”, que fueron a joder a Israel porque no tenían otra cosa que hacer.

          • Graciela, más que comparar me refiero al hecho en que las altas autoridades de un país como España o Israel no toman este tipo de medidas en base a un aprovechamiento de tópico folclórico (Como ese que los judíos estamos forrados en pasta, o que somos agudos mercaderes o de ideas potenciales start up) ni menos de consuelo o compensatorias. Ningún español medianamente educado guarda algún sentimiento de culpa por las cruzadas, inquisición, conquista de América o expulsión mora-judía, en terminos pragmáticos es simple história sin espacio para expiaciones ni viejas deudas, sino que con medidas populistas que son paliativas y simple gesto que es parte de un sagrado protocolo y que a cambio de un bien material se busca conseguir un credito político que saque aplausos ante la chusma que somos nosotros. Ya sabes: “Rajoy hablas con Netanyahu, – te doy la licitación a tí y no a Francia ni Alemania pero necesito un gesto de tu parte, no se; nacionalidad para los sefaradíes; o becas universitarias de pre y post grado para israelíes; o una isla en Canarias para una base aerea militar…que me dices?”. O también: “Netanyahu hablas con Erdogan, – pues bien al grano, te compramos el gas israelí pero necesito unos gestos de tu parte; primero que pidas perdón públicamente por la matanza del Marmara y segundo, 1 millon de dolares por familia de cada muerto”.
            Geopolítica y pragmatismo del duro y sin reproche para ningún lado.

    • Dani: No es ningún consuelo, es solo respetar la legalidad de la ley española que se obtiene solo por sangre y nunca por derecho de tierra. Y lo mismo debería otorgarse a los descendientes de moros andaluces y ciertos magebríes. No es compensatorio sino es para dar legalidad a un derecho que estaba bloqueado.
      Por lo demas dado que la inmensa mayoría de los sefaradíes en el mundo no tienen un pelo español y no se identifican con España no necesitan ni deberían tramitar la nacionalidad. Es muy dificil (por no decir imposible) que alguien hoy demuestre 500 años despues del decreto de los Reyes Católicos ser descendiente de los judíos españoles del 1400-1500.

  4. Desconozco los motivos para dar la nacionalidad a sefardíes, más extraño si se esperaban cientos de miles de solicitudes, cuando el gobierno de derechas del Partido Popular no es muy dado a favorecer la inmigración. A principios del siglo pasado al militar y aristócrata golpista Primo de Rivera le dio por no ser negativo con los sefardíes, su hijo José Antonio fundó el partido nacionalsocialista español, la Falange, y fue juzgado y fusilado por la Segunda República al comienzo del golpe de estado fascista. José Antonio Primo de Rivera se convirtió en una especie de figura mística y los fascistas heredaron la decisión de no negatividad contra los sefardíes, eso unos cuantos o cuando Himmler no estaba de visita en España, el resto eran exactamente iguales a los nazis alemanes contra los judíos, incluidos sefardíes. En cualquier caso, tras la financiación del golpe por parte de banqueros judíos del norte de Africa, los fascistas no asesinaron a muchos judíos y tan sólo obligaron a las comunidades judías a donar una enorme suma de dinero para la División Azul que fue a Rusia junto a los nazis. A diferencia de los nazis alemanes, los fascistas españoles la tomaron con los masones y los quisieron exterminar, 3000 asesinados, 1500 sufrieron largas condenas y 1500 obligados al exilio, sus bienes y sedes confiscados que aun no les han devuelto y sus familiares discriminados durante la dictadura. Aparte, otros muchos republicanos fueron asesinados o encarcelados como masones sin serlo, entre ellos los judíos que fundaron sociedades en Barcelona, como los turcos de Agudad Ahim. La España fascista ya estrechó lazos con Israel en su lucha contra el comunismo y para ganarse el favor de EE.UU., y en democracia se mantiene esa colaboración de aliados militares. También habrá un intento de deshacer un error histórico aunque del siglo XV no se acuerda nadie y dudo que la mayoría de españoles sepan quienes fueron los Reyes Católicos, salvo los fascistas que los tienen como símbolos del pasado imperial español. Hoy día los judíos en España encontrarán hostilidad de la extrema izquierda, antisionista y pro-palestina, y sobre todo de activistas de ultraderecha y neonazis, estos pueden ser violentos aunque sean pocos, mientras que ninguna hostilidad de la mayoría de la derecha más demócrata y la izquierda socialistas, además masones y la Familia Real que de buen grado dan la bienvenida a los sefardíes nacionalizados. España es un país democrático, lleno de corruptos y estafadores, pero por lo demás actualmente no es de los peores para un judío, la portavoz del Partido Popular es judía, sin mucha experiencia pero que han dado el puesto para dar una imagen joven y abierta a la arcaica derecha, y son muchos los masones que comienzan a formar parte de partidos, sobre todo del PSOE, los que se les calificaba con el libelo de judíos dominando el mundo y destruyendo España.

Dejar respuesta