Tercera Bienal de Jerusalén de Arte Judío Contemporáneo

0
806
Mirta Kupfeminc y su Torre de Babel

Chiquita Levov

En Jerusalén continúa presentándose hasta el 16.11 la Bienal de Jerusalén de Arte Judío Contemporáneo en su tercera edición, contando con la participación de cerca de 200 artistas profesionales de Israel y de todo el mundo que presentan sus interesantes obras en docenas de exposiciones e instalaciones ubicadas en ocho sedes alrededor de la ciudad.
Se nos informa que esta Bienal tiene como objetivo “explorar la intersección entre el arte contemporáneo y el mundo judío en su contenido”, tiene como título secundario que muestra el concepto geneal “Watershed” (cuenca hidrográfica).

El fundador Rami Ozer declaró “La Bienal de Jerusalén ofrece un escenario para artistas profesionales, desde seculares hasta ultra-ortodoxos, que se refieren a su pensamiento, espíritu, tradición o experiencia judía. Tras dos Bienales anteriores e invitaciones para exhibir arte judío contemporáneo en todo el mundo, esta vez se pondrá el foco en el concepto de la cuenca hidrográfica.”

Avner Sher y topografía en preparción

Como ya habíamos publicado entre los expositores, hallamos la obra de la artista multidisciplinaria argentina Mirta Kupferminc, de fama internacional que exhibe en el Museo de Prisioneros Subterráneos del Complejo Ruso, su obra. Mirta, que llegó acompañando la obra, nos dice que el título de su creación es “Tradutore-Tradittore”, (traductor traidor) porque cada traducción es como una traición y usa como inspiración la Torre de Babel, por la aparición de todos los idiomas, este es una gran torre hecha en caucho labrado a mano con un cuchillito, son planchas que luego se unen y se presenta en forma de red decorada con los caracteres de 70 idiomas diferentes.

Detalle de las letras de “Tradutore-Tradittore”

Declara que le llevó tres años calar y crear esta instalación y el número 70 proviene de los hijos de Sem, un hijo de Noé, donde cada una de sus hijos fue ancestro de una nación. En las paredes exhibe el relato bíblico de la Torre de Babel en 70 idiomas diferentes y el sonido que se escucha acompañando la instalación es la nave espacial en 1977 un saludo en órbita en 56 idiomas.

Un ejecutante de música electrónica compuso el sonido que en un momento se fusiona con murmullos y crea una confusión lo cual tiene que ver con todo el mensaje de la obra.

La Bienal también presenta en el Complejo Ruso, tres exposiciones provenientes de los Estados Unidos: “Flashpoints: A Collective Response” es una exposición que destaca el alma fracturada de Estados Unidos después de las elecciones presidencial. “Jerusalem Between Heaven and Earth”, aborda cuestiones relacionadas con Jerusalén y su topografía. “Jerusalem Artists in the New World”, exhibe tres artistas de Dallas Texas, que exploran el momento decisivo de la llegada del Judaísmo al Nuevo Mundo. También está la muestra en honor al centenario de la Declaración de Balfour entre la que se encuentra la obra de Ruth Eshel.

El agua y Avital Wexler

En el Edificio Bezeq se expone: “Gente en Movimiento” explora la experiencia de cambiar de un lugar a otro: “Dreamland Never Found”, en la que artistas que emigraron de niños, buscan recuerdos de infancia.
“Homelands” reflexiones de artistas sobre momentos decisivos.

Bárbara Hines y el arte judío americano

 

 

“Water, Heart Face” título que proviene del versículo de Proverbios “Como en agua se refleja el rostro, así refleja el corazón del hombre al hombre” Comisario: Avital Naor Wexler.

Netila: de OFer Grunwald

 

El Museo de la Torre de David presenta dos exposiciones: “Topografía Alternativa” que despertó curiosidad en todo el mundo, en la que el arquitecto israelí Avner Sher, explora la tensión entre la permanencia y lo efímero, algo inherente a la geografía espiritual y urbana de Jerusalén.

INstalación Mamzerim

 

Sher construyó una estructura temporal a gran escala en el balcón del Museo de la Torre de David, visible desde la ciudad. Comisaria: Smadar Shefi. The Space Within – Lili Almog transforma a las mujeres oscurecidas bajo sus vestidos negros. Comisaria Eilat Lieber y directora de este museo. ■

Dejar respuesta