Tendencia al aislamiento de los líderes árabes en Israel

2
1251
Entierro de Shimon Peres- Foto Kobi Gideon GPO

Efraim Lavi, Meir Elran, Mohammed Abo Nasra, Doron Matza *

La decisión de los políticos de la Lista Conjunta (árabe) de no participar en el funeral estatal de Shimon Peres, noveno Presidente del Estado de Israel, el 30 de septiembre de 2016, provocó sorpresa y enojo entre la arena pública y política israelí. Desde el punto de vista del público judío, la decisión puso de manifiesto la limitada capacidad de Ayman Odeh, jefe de la Lista Conjunta, para llevar a cabo una política pragmática consistente y planteó preguntas sobre la dirección política del liderazgo árabe sobre el tema central de la integración árabe en el tejido social israelí.

El establecimiento de la Lista Conjunta antes de las elecciones de 2015 fue percibido por muchos como un paso significativo no sólo como una respuesta táctica al nuevo umbral electoral para las elecciones de la Knéset, sino también como una forma de reposicionar la política árabe local, haciendo hincapié en la estrategia de integración. Así, el proceso fue acompañado por un nuevo acercamiento que intentó avanzar el sector árabe de Israel adoptando un acercamiento social como motor principal del crecimiento. El discurso social propuesto por Odeh desde las elecciones se colocó en medio de dos enfoques más antiguos: el discurso nacional palestino, que fue reflejado tras de la publicación de los “Documentos Árabes de Visión Futura” de 2006-7, que desafió la percepción de Israel como un estado judío democrático; y el discurso religioso islámico dirigido por el Movimiento Islámico, que sufrió un duro golpe después de que la Facción del norte del país fuera proscrita, en el contexto de la escalada de incitación en el Monte del Templo que comenzó en el otoño de 2015.
Sin renunciar a los enfoques más antiguos, el principal discurso social de la Lista Conjunta estaba destinado a poner en marcha una agenda actualizada. Sin renunciar a la narrativa nacional, el propósito de la política actual era crear un denominador común para todos los componentes políticos rivales, desde Balad por un lado hasta Hadash por el otro. No menos significativo, el enfoque actualizado fue creado para crear una plataforma política acordada para promover el estatus y la condición de la minoría árabe a través del discurso y la acción conjunta de judíos y árabes, enfocándose en asuntos civiles, incluyendo el costo de vida, educación y empleo. Basándose en esta estrategia, Odeh expresó su disposición pragmática a una estrecha cooperación con el gobierno de Netanyahu para promover el plan quinquenal para el sector árabe (decisión gubernamental No. 922, 30 de diciembre de 2015).
Desde su formulación, la estrategia social ha sido desafiada repetidamente por las circunstancias políticas. La ola de terrorismo que comenzó en septiembre de 2015 llevó el discurso nacionalista extremo de nuevo a la arena política. Las líneas de culpa entre judíos y árabes en Israel sobre los asuntos palestinos volvieron a ocupar un lugar central, nutridas aún más por la turbulencia en el mundo árabe. El fortalecimiento del discurso nacional en Israel socavó la capacidad de Odeh para consolidar la estrategia social, que se basó en la esperanza de forjar conexiones con grupos significativos en la sociedad israelí. También puso de manifiesto la fragilidad de las líneas de costura política dentro de la Lista Conjunta, en el contexto de la participación de algunos -en su mayoría de Balad- en actividades extremistas con un claro carácter nacionalista, como la identificación pública con palestinos muertos durante ataques terroristas.
El ánimo del público judío, que incluye el lenguaje extremista y áspero, así como las acciones y declaraciones del gobierno israelí, han impactado negativamente en las posibilidades de éxito de la estrategia dirigida por Odeh. El gobierno adoptó una política dual hacia la minoría árabe, basada en dos patrones dialécticos ostensiblemente conflictivos: por un lado, un esfuerzo por integrar a la minoría árabe en la economía israelí, como parte de los esfuerzos para reducir la dependencia casi total de los sectores débiles – árabes y judíos ultraortodoxos – de las arcas públicas; y por otro lado, un esfuerzo por excluir a los árabes como grupo étnico del espacio político-cultural israelí, expresado en sucesivas declaraciones y pasos, como la prohibición de la Facción Norte del Movimiento Islámico.
En estas circunstancias, la decisión de la Lista Conjunta Árabe de no participar en los funerales del Presidente Peres puede verse como una especie de desafío, una acción refleja de la política del gobierno hacia los árabes en Israel. Como tal, esto lo atestigua la adopción del concepto de inclusión económica, junto con una tendencia a la autoexclusión política por parte de los propios árabes. En este contexto, están dispuestos a cooperar con el Gobierno en la ejecución de la mayor parte del programa quinquenal de ayuda económica a la población árabe y, al mismo tiempo, al demostrar una postura independiente, tratan de separarse de las cuestiones y símbolos considerados por la mayoría como el núcleo del consenso nacional, que es decididamente judío.
La decisión de los miembros de la Lista Conjunta de no asistir al funeral de Peres probablemente indique una nueva tendencia: respaldar la integración y la cooperación con el gobierno, al mismo tiempo que enfatizar un cierto grado de segregación y un enfoque interior exclusivo hacia la sociedad árabe. Este enfoque podría agudizar las barreras políticas y culturales con respecto a la mayoría judía, al tiempo que intenta dirigir la energía para enfrentar los graves males internos de la sociedad árabe. En sí mismo, tal enfoque contiene elementos potencialmente problemáticos y arriesgados de aislamiento.

 Distancia entre los políticos y el público árabes
Es demasiado pronto para determinar si el liderazgo árabe está decidido a adoptar esta nueva estrategia en su totalidad. Después del desafiante boicot del funeral, hubo un acalorado debate sobre el razonamiento político de esta decisión. La encuesta más reciente del Índice de Paz del Instituto de Democracia de Israel indica que más árabes piensan que boicotear el funeral era injustificado e imprudente que aquellos que piensan lo contrario. Según una encuesta realizada por Statnet, un instituto que estudia la sociedad árabe, la tasa de los que se oponen a la decisión fue muy alta (más del 80 por ciento), incluso entre los votantes de la Lista Conjunta. Estos hallazgos, así como los artículos publicados por los árabes en la prensa árabe y hebrea, indican claramente un desacuerdo agudo entre los ciudadanos árabes sobre el tema y aparentemente también exponen la existencia de una mayoría árabe que apoya la plena integración en la sociedad israelí y entiende el daño potencial de los boicots y las implicaciones negativas de la segregación.
Precisamente en este contexto, el gobierno haría bien en escuchar atentamente los otros matices de la sociedad árabe que todavía buscan preservar los puentes con la mayoría judía, y evitar pasos que excluyan -sin mencionar el boicot- el liderazgo árabe. Estas medidas son quizás coherentes con la política de marginación de los árabes dentro de la esfera política israelí, pero también es probable que a largo plazo demuestren tener consecuencias destructivas sobre la capacidad para llevar a cabo relaciones razonables entre la mayoría y la minoría. Por lo tanto, el gobierno no debe quedar presa de un discurso simplificado sobre las complejas relaciones entre la mayoría judía y la minoría árabe. En lugar de ello, debería continuar fomentando la integración social de la sociedad árabe, en cooperación con los elementos pragmáticos del liderazgo árabe que necesitan apoyo, a fin de servir a los amplios intereses compartidos de las poblaciones mayoritarias y minoritarias de Israel.

*Fuente : INSS

2 Comentarios

  1. EL AUTO AISLAMIENTO DE LA LISTA ARABE EQUIVALE A RENUNCIAR A EJERCER CUALQUIER INFLUENCIA EN LA CONDUCCION POLITICA DE ISRAEL TANTO A NIVEL A INTERNO COMO RESPECTO A LOS PALESTINOS DE LOS TERRITORIOS.

    • POR LO QUE RECOMIENDO AL CONSEJO DE ASENTAMIENTOS JUDIOS DE JUDEA Y SAMARIA QUE CONCEDAN ESTE AÑO EL PREMIO RAB KAHANE DE CIENCIAS POLITICAS A LOS 13 MKS DE LA LISTA ARABE,PORQUE SE LO HAN GANADO A PULSO.