Subir a la Torá en el lugar más emocionante para el pueblo judío

0
1327

Bar-Bat Mitzvá en el Kotel HaMaaraví
Más allá de todas las experiencias deportivas, los entrenamientos y las competencias que viven los participantes de la Macabiá, hay otras muchas vivencias y emociones en Israel especialmente para los muchos que  esta es su primera visita al país. Por eso es que se preparan distintos tipos de ceremonias, eventos culturales y paseos educativos ya que la mejor forma de conocer un lugar es paseándolo e investigándolo a través de los pies.  En la Macabiá se trabaja para producir distintas actividades que sean relevantes para cada una de las categorías con el objetivo de otorgar a los competidores una vivencia israelí inolvidable.
foto2Desde el histórico sitio Mesada junto a una acogedora visita al Mar Muerto y tours culturales y de comidas en la capital, paseos culinarios y compras en los mercados únicos de Tel Aviv hasta paseos siguiendo las distintas religiones que conviven en Haifa, se organizan no menos de 44 tours durante las dos semanas de la Macabiá: unos 10 paseos diarios se les ofrece a la categoría de adolescentes, unos 16 a los Masters y no menos de 19 paseos para el Open-Abierto.
Además hay ceremonias judías que atañen a todos los deportistas, sin diferencias de idioma, país u origen. La más destacada es la ceremonia de Bar-Bat Mitzvá que se lleva a cabo en el Muro de los Lamentos en Jerusalén con la cooperación de la fundación del Muro. El Muro Occidental tiene significados religiosos, nacionales e históricos muy particulares. Millones de turistas lo visitan y no sólo judíos. Un sinfín de personalidades lo han visitado como ser los presidentes de EEUU, Donald Trump, Barak Obama y Bill Clinton, celebridades como Madonna, Lady Gaga, Riana, etc.
Subir a la Torá en este emocionante lugar es algo inolvidable y esta vivencia la ofrece la Macabiá a todos los participantes en dos fechas: el 13 y el 17 de julio. Según el rabino Carlos Tapiero, este  es el evento más emocionante de todos. Muchas lágrimas caen durante las dos semanas y no pocas en esta ceremonia. Todas las edades valen.
Dice el  rabino Tapiero: ¨No es lo mismo ser Bar o Bat Mitzvá, eso depende de la edad, todo judío al llegar a los 13 años o judía a los 12 años, son Bar o Bat Mitzvá, pero festejarlo es totalmente distinto. En realidad invitamos a todos los participantes que por un motivo u otro no pudieron festejar en su momento, a hacerlo con nosotros en el Kotel, el lugar más sagrado para el pueblo judío y según Jazal, los antiguos sabios, sagrado para toda la humanidad.¨
Tapiero cuenta que este año una participante de 60 años festeja su Bat Mitzvá ya que hace 48 años atrás no pudo hacerlo. Las ceremonias masculinas son diferentes a las femeninas. Los barones llegan al Kotel, se encuentran con los guías de la fundación del Kotel que hacen de rabinos y suben  a la Torà según las normas religiosas de costumbre, se ponen los tefilìn, leen una parashá de la Torá y rezan rodeados de sus amigos y algunos junto a sus familiares. Las mujeres tienen su ceremonia en un salón nuevo construido en los canales del Kotel. Recorren  los famosos canales del Muro, llegan al enorme salón, allí reciben 2 candeleros de Shabat y los pintan.  Uno se lo quedan como recuerdo de la ceremonia y el otro lo ofrecen a una sobreviviente del Holocausto.
Todos los eventos especiales, los paseos educativos, las actividades culturales y por supuesto las competencias deportivas y los entrenamientos se combinan en una experiencia israelí única e inolvidable con la esperanza que esta vigésima Macabiá no sea la última para los participantes. Ojalá que esta no sea la última visita para  los visitantes y por el contrario, decidan alguna vez, construir un hogar judío en Israel.

Dejar respuesta