Spielberg desarrolla la historia con maestría

0
863

Haitón (The post, 2017). Dirección: Steven Spielberg. Guión: Liz Hannah, Josh Singer. El Washington Post, (al que el título alude), a principios de los años setenta, en el momento del acontecimiento de la historia, no era más que un diario local sin ninguna preponderancia en el ámbito nacional de los Estados Unidos. El film se ocupa más bien de un asunto anterior al famoso Watergate que fue el que llevó a la renuncia del presidente Nixon. Lo que hizo el diario fue publicar los documentos del Pentágono, el Ministerio de Defensa. Se empieza en 1966 con Daniel Ellsberg, un analista del gobierno en una misión en Vietnam.
El secretario de Defensa, McNamara cree que la guerra está progresando mal, pero los periodistas les dicen otra cosa. Estando desilusionado por lo que sabe de primera fuente, investiga estos documentos, que va compilando meticulosamente.
De ahí la historia aparece Katherine Graham, despertándose y entrando en una realidad inesperada.
Ella es la dueña del diario que ha le ha sido legada como herencia de su padre que ha apoderado la propiedad en manos del marido de Katherine y que luego de suicidarse éste, el diario ha pasado a las manos de su esposa que no tiene ninguna experiencia periodística y justamente está por salir a la bolsa vendiendo acciones respaldadas por los bancos.
El film ataca la historia desde dos puntos de vista que eventualmente han de converger en una escena llena de tensión con implicaciones futuras. Kay Graham es una mujer tímida e insegura y ha de optar por un curso conservativo para el diario, esperando recibir el dinero que le aportará la emisión de las acciones. Entretanto el editor Ben Bradlee al recibir el informe de Ellsberg toma nota de que ahí con esas cuatro mil páginas se expone el hecho de que todos los presidentes empezando por Eisenhower y terminando con Nixon han mentido al público americano a todo lo largo de sus mandatos.
Bradlee ve una oportunidad de revelar el encubrimiento de los hechos. Su acercamiento agresivo pone al diario en una posición delicada frente a la administración de Nixon, es la posibilidad de ser condenado a la cárcel tanto él como la propietaria, Graham. A todo esto resulta que el New York Times ha tenido acceso a los documentos pero se ha echado atrás debido a un fallo de un juez neoyorquino que prohíbe la publicación.
Graham, debe elegir si dejar que Bradlee siga con sus empeños o frenar la aventura como le aconsejan algunos de sus asistentes, además ha sido muy amiga de McNamara y en cierta manera acceder a la publicación podría verse como una traición a dicha amistad.
Por un lado están los conservadores, daño irreparable, no son enemigos del periodismo sino de la controversia, por el otro están los que abogan por la prensa libre y el derecho del público a saber, además no se trata de espionaje.
Spielberg maneja la historia con destreza habitual, recreando la manera de 1970, la sala de prensa, en posesión de un elenco idóneo con Meryl Streep y Tom Hanks a la cabeza logra un film interesante. ■

Dejar respuesta