Siria: los abusos sexuales por parte todos los contendientes son generalizados

2
1347
Barrio destruido en Raqqa Foto: Mahmoud Bali VOA Dominio Público

Todas las partes en conflicto en Siria han abusado sexualmente de mujeres, niñas, niños y hombres, vejaciones que equivalen a crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra, por lo que deberían ser juzgados por la Corte Penal Internacional (CPI), según Naciones Unidas.

La Comisión de la ONU que investiga las atrocidades cometidas en el conflicto sirio desde hace siete años presentó hoy en el Consejo de Derechos Humanos el informe “Perdí mi identidad: Violencia sexual y basada en el género en Siria”.

El documento deja claro que “la violencia sexual y basada en el género contra mujeres, niñas, hombres y niños ha sido un tema persistente desde que el conflicto comenzó en 2011”.

Además subraya que todos los implicados en la contienda han usado la violencia sexual como un arma para infundir “miedo, humillación, castigo o, en el caso de los grupos terroristas, para imponer su orden social”.

Si bien estos abusos han sido infligidos en todos los géneros, los miembros de la comisión dejan claro que las mujeres y las niñas han sido “afectadas de forma desproporcionada”.

El texto se basa en 454 entrevistas con sobrevivientes, familiares, testigos, personal médico y abogados, y “casi sin excepción” fueron realizadas personalmente “dada la naturaleza sensible del asunto tratado”.

La investigación concluye que las fuerzas gubernamentales y sus milicias afines perpetraron violencia sexual contra la población civil durante sus operativos, en los puestos de control y en los centros de detención en todo el país sin excepción y de una forma “generalizada y sistemática”.

Estas atrocidades pueden considerarse como crímenes contra la humanidad, y las llevadas a cabo después de febrero del 2012 -cuando se considera que comenzó el conflicto civil armado- se pueden calificar de crímenes de guerra, según la ONU.

Además, las violaciones y otros abusos sexuales representan también crímenes de tortura y de atentado al derecho a la vida y a los más altos estándares de salud física y mental, agrega.

“Si bien son considerablemente menos comunes que las violaciones perpetradas por las fuerzas gubernamentales, incidentes de violaciones de mujeres por miembros de los grupos armados fueron documentados entre finales de 2011 y 2016 en las provincias de Damasco y Alepo”, señala la investigación.

El informe se refiere también a las áreas controladas por el Organismo de Liberación del Levante (Hay’at Tahrir al-Sham) donde los milicianos impusieron severos códigos de vestimenta y a las mujeres se les denegó la libertad de movimiento sin la presencia de un hombre que las custodie.

Ello afectó física y mentalmente, de forma grave, a mujeres y niñas, especifica el documento, que denuncia que los asesinatos de minorías sexuales por parte de miembros del Organismo constituyen crímenes de guerra.

El texto prosigue denunciando que desde 2013 a 2016 el Estado Islámico (EI) ejecutó niños, mujeres y hombres acusados de adulterio, y asesinó a miembros de minorías sexuales, lo que constituyen crímenes de guerra.

Específicamente, la persecución de minorías sexuales también constituye un crimen contra la humanidad.

El informe también denuncia los latigazos especialmente a mujeres por no cumplir con el estricto código de vestimenta impuesto por los jihadistas, y resalta que el matrimonio forzado a niñas de hasta catorce años constituye un crimen contra la humanidad.

Dada la envergadura de los crímenes descritos, la Comisión recomienda al Consejo de Seguridad de la ONU que refiera “con urgencia el caso a la CPI. EFE

2 Comentarios

  1. ¿Y a Assad, Putin, por haber sido cómplices, los van a juzgar? A que no lo hacen y será todo una hipocrecía y pérdida de tiempo.

Dejar respuesta