Recorrido en conmemoración del “Kindertransport” en bicicleta

0
854
Foto Wikipedia

Próximamente, Paul Alexander de 81 años, comenzará un pedaleo de 600 millas (1,000 kilómetros) con su hijo de 34 años, su nieto de 15 años y otras 39 personas que rendirán homenaje al programa “Kindertransport” (transporte infantil) que lo salvó a él y a miles de niños judíos del régimen nazi, en un viaje de seis días.
El ex niño refugiado comenzará el domingo próximo a recorrer ese camino hacia la libertad, pero esta vez en bicicleta como parte de un paseo conmemorativo. Paul Alexander era un niño pequeño cuando su madre lo entregó a una enfermera voluntaria en un tren que partía de la Alemania nazi en 1939.
Comenzarán viajando de Friedrichstrasse en Berlín a Liverpool Street en Londres, a través de los Países Bajos y luego a bordo de un ferry nocturno a Harwich en Inglaterra.Algunos son descendientes de niños rescatados hace 80 años, mientras que otros viajan en bicicleta en memoria de aquellos que escaparon, en un recorrido de recaudación de fondos iniciado por World Jewish Relief, una organización de ayuda que surgió de la agencia que llevó a cabo el esfuerzo de rescate.
Después de los pogromos de la Noche de los Cristales Rotos (Kristallnacht) el 9 de noviembre de 1938, un grupo de líderes protestantes, judíos y cuáqueros apelaron al entonces primer ministro británico, Neville Chamberlain para permitir el ingreso de niños judíos no acompañados. Un esfuerzo de rescate se movilizó rápidamente y el primer Kindertransport llegó a Harwich el 2 de diciembre de 1938, llevando a 196 niños de un orfanato judío de Berlín que había sido incendiado por los nazis en la Kristallnacht.
Más de 18 meses, 10,000 niños huyendo de la persecución en Alemania, Austria, Polonia y lo que entonces era Checoslovaquia fueron puestos a salvo en Gran Bretaña.
Los niños más pequeños fueron colocados con familias, mientras que los mayores de 16 recibieron ayuda para obtener capacitación y empleo. El último transporte salió del puerto holandés de Ymuiden el 14 de mayo de 1940, un día antes de que los Países Bajos se rindieran a los nazis. Para muchos padres, dejar a sus hijos con extraños sin saber si volverían a verse no fue una decisión fácil. Pero la decisión fue tomada. ■

Dejar respuesta