Rashida Tlaib, la primera “palestina-norteamericana” en el Congreso

9
500
Rashida Tlaib Foto: Facebook

Rashida Tlaib es la primera estadounidense, de origen palestino, elegida como legisladora en la Cámara de Representantes de Estados Unidos, tras imponerse en el decimo tercer distrito de Michigan.

Tlaib nació en EE.UU., de padres palestinos. Aunque los medios la presentan como “palestino-norteamericana”. Se trata de la primera mujer musulmana en el Congreso junto con la somalí Ilhan Omar, de Minnesota.

“Lo primero que pienso cuando alguien dice usted va a ser la primera musulmana que celebra este momento”, manifestó a la cadena canal CBS. “Hemos cambiado el curso de la historia en un momento en el que pensamos que era imposible. Y eso es cuando ustedes creen en la posibilidad de alguien como yo”.

Los republicanos apuntan a Tlaib y a Omar como las pruebas irrefutables de que el Partido Demócrata ha abandonado su posición pro-israelí. Tlaib se opone a la solución de dos estados para la solución del conflicto israelí-palestino y rechaza la ayuda de EE.UU. a Israel.

“Absolutamente, si algo tiene que ver con la desigualdad y el no acceso de la gente a la justicia. Para mí, la ayuda de EE.UU. debería ser considerada. Voy a usar mi posición en el Congreso para que ningún país pueda obtener ayuda de EE.UU. cuando promueve esa clase de injusticia”, expresó al Canal 4 de Gran Bretaña.

En una entrevista ofrecida a la revista In These Times, Tlaib apoyó la libertad de expresión de los activistas del BDS, que promueven el Boicot, la Desinversión y Sanciones contra Israel.

También ha defendido a Rasmea Odeh, la terrorista jordana de origen palestino del Frente Popular de Liberación Palestino (FPLP) condenada por su papel en la colocación de una bomba en un supermercado en Jerusalén, en 1969, en el que fueron asesinados dos estudiantes israelíes de alrededor de veinte años y otras nueve personas resultaron heridas.

9 Comentarios

  1. Los musulmanes van ganando terreno. Se meten en la politica de los paises de Europa y ahora en EEUU. Y comienzan a influir en las decisiones de esos paises.
    Si Israel perdiera la ayuda de EEUU no podria sobrevivir por mucho tiempo. Esa es la verdad,aunque duela.

    • Rachida Tlaib se podrá oponer a lo que quiera , pero una sola golondrina no hace verano. No creo que tenga fuerza ni siquiera en el Partido Democrata para cambiar la politica de los Estados Unidos respecto a Israel.
      La verdad que me sorpende no haya dicho nada de la opresion continua que sufre la mujer en ciertas sociedades, ni de la persecucion de las minorías cristianas en algun que otro pais asiático, ni la inexistencia de libertades publicas ni derechos.

  2. Nosotros tenemos a la infame Haneen Zoabi, y secuaces varios, que desde la Kneset proclama de viva voz y sin tapujos su apoyo, y el de todos (casi todos) los árabes musulmanes israelies, a la destruccion del Estado Judío de Israel y a la matanza indiscriminada de Judios a manos de los musulmanes terroristas asesinos.

    Y …. como somos civilizados y vivimos en una democracia respetamos sus ideas y permitimos que los terroristas musulmanes asesinen a nuestros hijos, padres, abuelos y nietos en un baño de sangre en el que la Zoabi se revuelca contenta regalando caramelos !!!!!

    Se imaginan Uds. que en Irán, Turquía, Irak, Siria, Jordania, Malasia, Indonesia, Sud Africa, Rusia, China, Alemania, Francia, España, Inglaterra, Suecia, Bélgica, permitieran partidos políticos ultra sionistas y que tuvieran diputados dentro de sus gobiernos ?????

  3. Terrible!.Esto demuestra la verdad de Trump, y la desviaciòn al lìmite de lo increìble y del absurdo del partido demòcrata con Obama a la cabeza.Este fuè “el huevo de la serpiente”.Como puede se que admitan a estas seudoterroristas como sus delegadas en el congreso en Estados unidos?.Nefasto y peligoso desde todo punto de vista.

  4. El antisemitismo no es una esclusividad de los de la vereda de enfrente. También existe la variedad judía, sobre todo ésa que tuvo educación universitaria y que están completamente alienados de Eretz Israel, que después de unas generaciones en EEUU creen que agarraron a Di-os por las barbas (onguejapt Go-tt bai der bord), que ayudaron a un Obama a ganar la Casa Blanca y que ahora ayudan a cierta escoria antisemita árabe a meterse en la política norteamericana, pero que en el fondo son igualitos a los home-grown anti-Semites de izquierda que desgraciadamente hay en Israel. Es lo que nuestro Primer Ministro correctamente identificó como la pérdida de la identidad judía, que es lo peor que le puede pasar a una comunidad de la diáspora. Son incluso peores que traidores clásicos como Iosefus Flavius quien, a pesar de su traición, nos legó obras en defensa de nuestro honor, nuestra historia y nuestra identidad. Éstos de EEUU, en cambio, lo único que hacen es traicionar, despreciar y difamar a Israel para congraciarse con sus enemigos.

Dejar respuesta