Ramla “Ciudad Global”: Festival culinario, musical y turístico

0
602
Coro “Beit Ziona” de la comunidad Bukhara

El festival culinario y musical “Ramla Ciudad Global”  se llevará a cabo por segundo año y es una iniciativa del municipio que también lo produce, con el objetivo de dar a conocer al público los maravillosos rincones turísticos e históricos de esta ciudad, el atractivo mercado, que es el más auténtico de Israel, las facetas multiculturales de la ciudad, su colorido, y muchas atracciones que no se encuentran en ninguna otra parte del país.

El mercado

Pero también las maravillas culinarias que surgen del hecho de que entre los 80.000 habitantes de Ramla conviven 99 comunidades étnicas diferentes. El festival se lleva a cabo en varios centros culturales de la ciudad, grandes y pequeños que invitan a visitarlos con la familia y disfrutar de una variedad de eventos y actividades para todas las edades: niños, adolescentes, adultos y ancianos. La mayoría de las atracciones son gratuitas, Entre el 25 y el 27 de setiembre, de 11 a 23hs.

El Tesoro del Museo Municipal

El festival se abre en el “Ofer Park”, al pie de la Hermosa Torre Blanca (Migdal Halabán) con una presentación de Moshe Peretz. La segunda velada se presenta en este mismo escenario Yoram Gaon y Sarit Hadad. En otros escenarios se podrá escuchar a Rotem Cohen, La Taberna Griega con Trifonas y Shimon Parnás, espectáculos y actuaciones para niños con “Yuval Hamebulbal”, “Dod Haim”, Fiesta juvenil con  Laila Malkos.

La Piscina de los Arcos

También un exposición del patrimonio de las comunidades de Ramle. En el teatro se presentará la excelente obra musical “Solika” del Teatro Beer Sheva, una súper producción inspirada en la historia real de una joven judía de Tánger, dividida entre su amor y su fe. (la entrada solo 50 shekel) . Los niños podrán ver la obra “Mulan” del Teatro Orna Porat o festejar el “Beit Hashoevá” con una banda  jasídica.

La Torre Blanca

El festival culinario: Ramla es sin duda la capital de la comida callejera de Israel y de los auténticos restaurantes que ofrecen platos de diferentes cocinas como la cocina de Bujari, Etiopía, Marruecos, Irak y más. Platos como “fricasse”, “burekas turcas”, limonada fresca, platos indios, platos iraquíes, platos de la cocina árabe, malabi y más. Durante el festival, se ofrecerán docenas de platos de auténtica comida judía a precios simbólicos en una feria especial de alimentos en la Torre Blanca y los restaurantes de toda la ciudad ofrecerán platos especiales a precios muy accesibles.

Sitios Históricos
Esta ciudad cuyo slogan es “Cerca del Corazón” tiene un rico pasado historico, fue muy  importante en la epoca medieval y quedaron restos de sitios arqueológicos que resultan sorprendentes a los ojos del  turista curioso que busca novedades.  Fundada en el año 716 por los árabes y durante muchos siglos fue una estación en el camino que comunicaba a Egipto con Siria. Se puede aprovechar el festival para visitar las maravillosas atracciones turísticas, que están abiertas durante todo el año y convierten esta ciudad en una localidad especial. Se ofrecen visitas guiadas pagas (50 Y 30 NIS) que incluye la entrada.

Centro Comunitario Etiope

Algunas sugerencias: El Museo Municipal de Ramla, fundado en 2001 en la antigua municipalidad, construido en 1922 durante el mandato británico en Palestina, documenta y expone la historia de la ciudad a través de muestras y seis salas.

Comida de Uzbekistán

El tesoro de 376 monedas de oro de la dinastía Abás, forjadas en todo el mundo islámico, uno de los más importantes en su género. La torre blanca: un hermoso puesto de observación que no se sabe si era una torre o una fortaleza militar con rendijas, es el edificio más alto de Ramla y tiene 30 metros de altura. Fue establecido a principios del siglo XIV. Desde la azotea del edificio (111 escalones) se puede ver en un día claro la vista de toda la región de Dan.

“La Piscina de los Arcos”. formada por las reservas de agua subterránea, en los amplios sótanos de un edificio. Fue construida en el siglo VIII A.C. en la era otomana, para  recolectar el agua de la lluvia, estaba en  manos del Califa Haroun Al Rashid, el de los cuentos de las  Mil y un noches. Este lugar parece salido de esas historias. Los cristianos lo llamaron “La piscina de Santa Elena”, en memoria de la visita de la madre del emperador Constantino. Tiene particularidades arquitectónicas: los arcos y bóvedas que soportan el techo. Una superficie de 500 metros cuadrados y una altura de  de 9 metros, que ha sido restaurada y transformada en un atractivo sitio de navegación subterránea en botes y durante el verano se llevan a cabo encuentros musicales.

Dejar respuesta