¿Qué está tramando al Sisi?

0
834
Abdel Fattah Al Sisi

Pablo Sklarevich
Los analistas se niegan a creer que el ministro de Exteriores egipcio, Sameh Shoukry, se haya tomado la molestia de venir a Jerusalén, para ver la final de la Eurocopa 2016 con el primer ministro, Biniamín Netanyahu.  A pesar de que se los ha visto disfrutando juntos del partido frente a la pantalla.
La última vez que un ministro de Exteriores egipcio visitó el país fue en 2007, hace nueve años, acompañado por su homólogo jordano, durante el gobierno del entonces primer ministro, Ehud Olmert.
Los suspicaces dicen que lo que los apretones de mano que aparecen en las fotografías de ocasión son solamente la punta del iceberg de la intensa cooperación militar y de inteligencia entre ambos países. Se basan en las propias declaraciones del subcomandante del Estado Mayor, Yair Golán.
Dicen que ambas naciones comparten la preocupación estratégica de estabilizar la frontera del Sinaí, donde activa una violenta rama del Estado Islámico.
No es de descartar que Egipto esté seguramente ansioso por la visita de Netanyahu a los líderes de cuatro países africanos que controlan las fuentes del río Nilo, sobre todo con los cambios climáticos en la región.
Las excelentes relaciones que Israel forjó con Rusia, los canales abiertos con Arabia Saudita, y la reconciliación con Turquía podrían haber desatado el efecto dominó que estimuló la reunión que Netanyahu mantuvo con siete líderes de países africanos.
Netanyahu busca un contrapeso a la obstinada Unión Europea y alejar lo más que pueda la Iniciativa Francesa.
El colapso de Siria, Irak, Yemen y Libia, el ascenso de Irán y el jihadismo acercan más a los egipcios y sauditas a Jerusalén.
Paradójicamente, Egipto es un actor en el que tanto la Autoridad Palestina como los israelíes confían. Si bien el Oriente Medio es ciertamente una caja de sorpresas; algunos observadores insisten que sólo los actores locales parecen ser de hecho los más capacitados para ofrecer una respuesta a los problemas propios de la región.




Dejar respuesta