Posguerra, una mirada diferente

0
301

Lehitraot germania (Bye bye Germany, Alemania 2017). Dirección: Sam Garbarski. Guión: Michel Bergmann, Sam Garbarski. Fotografía: Virginie Saint-Martin. Actores: Moritz Bleibtreu (David Bermann), Antje Traue (agente Sara Simon), Mark Ivanir (Holzmann), Tim Seyfy (Fajnbrot), Anatole Taubmann (Frankel), Hans Loew (Verstandig) y otros.
Ya con el rodar de los créditos aparece la inscripción: Esto es una historia verdadera y lo que no es tan cierto pese a todo concuerda. El guión en el cual éste colabora, está basado en dos novelas de Michel Bergmann. Estamos en el año 1946 en la zona de ocupación americana, en un campo de refugiados para sobrevivientes del Holocausto. El título original del film en alemán es: Érase una vez en Alemania. Esos campos de refugiados eran bastante numerosos en la época de posguerra y los refugiados tenían un sólo anhelo, emigrar a los Estados Unidos.
El protagonista del film es David Bermann, su familia ha sido exterminada en Auschwitz. Antes de la guerra poseía un negocio de gran calidad que se ocupaba de lencería blanca y ropas de cama y Bermann decide reemprender esa ocupación.
Los americanos que dominan la zona no están dispuestos a darle un permiso de trabajo, porque está teniendo lugar una investigación a su respecto sobre sospechas de colaboración con los nazis durante la guerra. Este problema lo soluciona con la ayuda de un zapatero de nombre Holzman que recibe el permiso en su lugar.
Además de él, Bermann enlista a una serie de hombres que serán socios, sobrevivientes de los campos de exterminio y les enseña cómo vender la mercadería especialmente a las dueñas de casas alemanas a las cuales obviamente no se les informa que los vendedores padecen de la pequeña pero no desdeñable falta de que son judíos.
Todos ellos necesitan el dinero para poder marcharse a Estados Unidos. Los vendedores guiados por Bermann, usan toda clase de trucos para poder deshacerse de la mercadería a precios exagerados. Es así que se presentan en el gremio ferroviario y lo ofrecen como una oferta en la que hubo compradores anteriores y se trata de una última oportunidad de adquirirlas a muy buen precio.
Paralelamente se describe la investigación de Bermann, la que está a cargo del asunto es la agente Simon, su familia había emigrado a América antes de la guerra salvándose del destino de los judíos alemanes y ahora ha vuelto como parte de las fuerzas de ocupación.
En esta parte de la película se introducen algunos flashbacks ilustrando el relato de Bermann de cómo ha logrado sobrevivir, gracias a su poder de contar chistes que le han caído en gracia al comandante alemán del campo de exterminio y hasta se permite un chiste a cuenta de los judíos del campo acerca de las razones por las que están en ese lugar, dando la respuesta de que porque es gratis (risas), apuntando hacia el afán judío por el dinero y tiene una idea de cómo caerle en gracia al Fûhrer, le enviará a Bermann a su lugar de residencia  para enseñarle un poco de humor. Por supuesto no se presentará como judío y para eso tiene que ser “desjudaizado”, una alusión al procedimiento de las fuerzas aliadas de “desnazificar” a los nazis para incluirlos en la administración del país devastado por la guerra. Toda la historia de Bermann se podría decir que concuerda con dicha inscripción del principio.
22cineComo dicho hay mucho humor negro, por ejemplo uno de los personajes es un perro de nombre Motek al cual le falta una pierna y es la mascota del grupo, es surrealista si de simbolismos se habla no podría haber uno más contundente. Bermann dice más de una vez que Hitler está muerto y nosotros estamos vivos. En cuanto a películas sobre el Holocausto, siempre hay problemas de cómo representarlo en un film, Spielberg lo hizo con Schindler y por supuesto a la manera de Hollywood. O se trataría de un individuo especial como “El pianista” de Polanski.
En el presente film son gente común y corriente, que están marcados por los traumas que vivieron, pesadillas, todo lo que intentan es seguir sobreviviendo, han vuelto a una realidad que se supone conocida después de salir del infierno, pero está realidad es completamente distinta, no es normal, es alienadora y querrán irse en cuanto puedan. Para librarse de la depresión y la tristeza está el humor, negro, pero es un humor judío tajante, habrá quien no lo entienda pero es humor judío para bien y para mal.
Un film modesto no exento de faltas que se permite mirar los eventos desde una distancia con lucidez y en cierta manera empatía por la vitalidad de esos sobrevivientes. Como dice Bermann, para sobrevivir hay que mentir y el juicio moral tiene que tomar en cuenta todos los aspectos. Bleibtreu, uno de los actores alemanes más renombrados hace un trabajo elegante. El resto del elenco es idóneo y meritorio.

Dejar respuesta