Por primera vez: EEUU votó contra la retirada israelí del Golán

1
814
Frontera sirio-israelí en el Golán Foto: Portavoz militar

Estados Unidos votó por primera vez en contra de la resolución anual de la ONU que insta a Israel a retirarse de los Altos del Golán. La medida implica un cambio dramático de la política de Washington con respecto a la soberanía de la meseta.

La resolución fue aprobada por 151 votos contra dos (Israel y Estados Unidos) y catorce abstenciones. Se trata de una de las nueve  resoluciones aprobadas por el organismo internacional contra el Estado judío en un solo día.

El embajador de Israel en la ONU, Danny Dannon, agradeció a Estados Unidos por la movida y manifestó que “la ONU debería abocarse a la guerra civil en Siria y no a resoluciones inútiles que no afectarán la soberanía de Israel en los Altos del Golán”.

“Hoy lo dijimos con voz clara: ha llegado la hora de que el mundo reconozca que no vamos a retirarnos. Agradecemos a EE.UU. por mantenerse de pié junto a nosotros en esta votación”, apuntó Danon.

Por su parte, el embajador sirio prometió, durante el debate, que el régimen de Damasco recapturará el Golán ya sea mediante la paz o a través de la guerra.

La embajadora norteamericana saliente en la ONU, Nikki Haley, había adelantado poco antes que Estados Unidos cambiaría su voto anual de abstención por el “No” en la votación sobre “el Golán ocupado sirio”.

“Estados Unidos no continuará absteniéndose cuando la ONU participe en su inútil voto anual sobre los Altos del Golán. Si alguna vez esta resolución tuvo algún sentido, seguramente no es en estos momentos”, expresó Haley.

La resolución no vinculante que se votó en el Tercer Comité de la Asamblea General de la ONU, como todos los años, habla de la “ilegalidad de la decisión” tomada por Israel de “imponer sus leyes, jurisdicción y administración sobre el Golán sirio ocupado”, alegando que se trata de una medida ilegal bajo la ley internacional.

Israel conquistó los Altos del Golán durante la Guerra de los Seis Días, en 1967, y anexó el territorio a principios de la década de los ochenta. Sin embargo, la comunidad internacional y EE.UU (hasta antes de la votación) rechazaron reconocer la soberanía israelí y consideran oficialmente la zona como territorio sirio ocupado.

El año pasado la resolución fue rechazada únicamente por Israel y por Sudán del Sur, mientras que diecisiete países, entre ellos Estados Unidos, se abstuvieron.

Haley puso de relieve que la resolución “está claramente sesgada contra Israel. Además, las atrocidades que continúa cometiendo el régimen sirio demuestran su falta de aptitud para gobernar sobre nadie”.

“La destructiva influencia del régimen iraní en Siria representa una de las mayores amenazas a la seguridad internacional. El (grupo) Estados Islámico y otros grupos terroristas continúan en Siria y esta resolución no hace nada para acercar a las partes a un acuerdo de paz. Estados Unidos votará ‘No’”, enfatizó la embajadora.

Israel ha estado presionando recientemente a Washington para que reconozca la anexión, poniendo de relieve que la sangrienta guerra civil en Siria justifica los reclamos israelíes sobre la meseta.

Danon, celebró el anuncio norteamericano aseverando que “el cambio del patrón de voto de Estados Unidos es otro indicador de la fuerte cooperación entre ambos países”.

En septiembre pasado, el embajador de Estados Unidos en Jerusalén, David Friedman, expresó que espera que el territorio anexado permanezca “para siempre” bajo soberanía israelí.

“Honestamente no me puedo imaginar una situación en la que los Altos del Golán no sean parte de Israel para siempre”, dijo Friedman al diario Israel Hayom.

En 2016, el primer ministro, Benjamín Netanyahu, reivindicó la soberanía israelí sobre las Alturas del Golán e instó a todos los países del mundo a admitir que ese territorio “se quedará para siempre bajo soberanía israelí”.

La ONU aprobó ocho otras resoluciones que varían desde condenas a la construcción israelí en Jerusalén oriental y Cisjordania hasta las que renuevan el mandato de una comisión de la ONU para investigar “las prácticas israelíes que afectan los derechos humanos del pueblo palestino y otros árabes en los territorios ocupados”.

Las resoluciones fueron patrocinadas por países con dudosa reputación en materia de derechos humanos tales como Venezuela, Cuba, Arabia Saudita y Zimbabue.

La ONG “UN Watchdog” dijo que las críticas a Israel son “surrealistas”, especialmente un día después de que el grupo terrorista palestino Hamás lanzara 460 cohetes contra ciudades y comunidades del Estado judío.

1 Comentario

Dejar respuesta