Polonia cancela la visita de ministro israelí

6
945
Naftali Bennett Foto: Kneset

Polonia canceló la visita del ministro de Educación, Naftalí Bennet, luego que éste último anunciara que aprovecharía el viaje para decirles a los polacos la “verdad” sobre su complicidad en el Holocausto, indicó un portavoz del Gobierno de Varsovia.

“El Gobierno de Polonia canceló mi visita, porque mencioné los crímenes de su pueblo. Me siento honrado”, expresó Bennet, quien lidera el partido religioso nacional Habait Haiehudí. El ministro apuntó que al cancelar su visita el Ejecutivo de Varsovia ha elegido “evitar la verdad”.

“La sangre de los judíos polacos clama bajo la tierra y ninguna ley la silenciará”, afirmó Bennett.

Horas antes, la oficina de Bennett había anunciado que realizaría una visita oficial bajo el telón de fondo de las tensiones entre Jerusalén y Varsovia a raíz de un proyecto de ley que penaliza a todo aquel que culpe a la nación polaca por las atrocidades perpetradas durante el Holocausto.

Al publicitar su visita, la oficina de Bennett señalaba que el ministro estaba “decidido a decir explícitamente lo que la historia ya ha demostrado: la nación polaca tuvo un involucramiento probado en el asesinato de judíos durante el Holocausto”, expresó. Bennett iba a decirles: “He venido a decir la verdad donde ocurrió la verdad”.

“El mensaje es fuerte y claro: el pasado no puede reescribirse y el futuro lo escribiremos juntos”, añadió Bennett.

El ministro de Educación tenía programado reunirse con el vice primer ministro polaco, Jaroslaw Gowin, quien también se desempeña como ministro de Ciencia y Educación Superior. También se suponía que Bennett hablaría a estudiantes polacos y visitaría un monumento en memoria del levantamiento del Gueto de Varsovia.

Tras la cancelación de su viaje, Bennett expresó que “como ministro de Educación del Estado del pueblo judío me mantendré firme porque no puedo perdonar ni renunciar por honor a los asesinados”.

El incidente diplomático sucede mientras continúa el Gobierno polaco avanzando en el controvertido proyecto de ley a pesar de las objeciones de Israel y los grupos judíos, quienes  temen que la legislación podría obstaculizar la investigación del Holocausto y encubrir la complicidad directa o indirecta de sectores de la sociedad polaca en los crímenes contra los judíos.

El primer ministro, Beniamín Netanyahu, denunció el proyecto de ley como una “distorsión de la verdad, reescritura de la historia y negación del Holocausto”.

La embajadora israelí en Varsovia, Anna Azari, expresó que espera que el presidente polaco, Andrzej Duda, no la firme, para evitar que entre en vigor.

La norma, que pena con hasta tres años de cárcel el uso de la expresión “campos de concentración polacos”, busca, según el gobierno formado por el partido nacionalista y conservador Ley y Justicia, defender la “verdad histórica” y señalar que los polacos fueron víctimas del Holocausto, y no responsables del mismo.

6 Comentarios

  1. Frente a esta bofetada diplomática y al venenoso negacionismo polaco del Holocausto, lo único que nos queda es declarar ‘persona non grata’ al embajador polaco en Israel. Que se lleve sus bártulos y que se vaya. En Israel no necesitamos viles negacionistas antisemitas polacos que escupen sobre la sangre derramada de nuestras inocentes víctimas.

  2. Yo entiendo que a los polacos les moleste que les recuerden que hayan tenido alguna participación en la solución final que pergeniaron los nazis pero de ahí a penalizar con cárcel a quien diga algo que los ofenda hay un abismo.

Dejar respuesta