Plan quinquenal para el desarrollo económico de la población árabe en Israel

2
1291
Baqa al-Gharbiyye es una ciudad predominantemente árabe en el distrito de Haifa

Meir Elran, Muhammed Abu Nasra, Eran Yashiv, Morsi Abu Moch

A casi dos años desde que el gobierno de Israel adoptase el plan quinquenal (2016-2020) para el desarrollo de la población árabe-israelí (según Resolución 922), con un presupuesto de aproximadamente 15 mil millones de shékels, se pueden presentar conclusiones provisionales con respecto a la implementación actual del plan.
En grandes rasgos, la implementación del plan, cubre quince campos de desarrollo y refleja la cooperación entre el gobierno y los líderes del sector árabe.
En 2016, el primer año del plan, el Ministerio de Finanzas transfirió más de tres mil millones de shékels a diferentes partes del programa. Para finales del 2017 se espera asignar otros dos mil millones de shékels, de acuerdo con las etapas propuestas para este plan.

Principales áreas de desarrollo
Fortalecimiento de las autoridades locales: Está claro para todos que lo más importante es la potenciación de las autoridades locales árabes. Por lo tanto fueron transferidos 900 millones de shékels en el 2016 y se transferirán 300 millones antes de finales del 2017, para mejorar las posibilidades de las localidades árabes, para que puedan adecuarse correctamente al programa.
En adición, dieciséis autoridades locales árabes fueron reconocidas como sobresalientes y subsecuentemente se les otorgaron 25 millones de shékels para acelerar el desarrollo de planificaciones y gestiones.
La mayoría de las autoridades locales ya han presentado sus planes de desarrollo al Ministerio del Interior, los que están bajo supervisión con la participación activa de la Autoridad de Desarrollo Económico y la División de Presupuestos del Ministerio de Finanzas. Sin embargo, hay quejas generales de la lentitud con que se aprueban los presupuestos y la limitada independencia operacional.
Vivienda: la mayor parte del presupuesto de 700 millones de shékels, está destinado a la planificación de la construcción privada, la construcción de instituciones públicas y el desarrollo de espacios públicos abiertos.
El Ministerio de Construcción y Vivienda elaboró un plan de trabajo quinquenal detallado, que ya está incorporado en los acuerdos con 13 autoridades locales y en contratos con otras 43 autoridades para inversiones en proyectos específicos.
Se espera que estas inversiones conduzcan a la comercialización de 4.000 nuevas unidades habitacionales en el 2017 y a la construcción de docenas de instituciones públicas nuevas en el 2018.
No obstante, los mayores reclamos del sector árabe se centralizan en que el sistema no está basado en la cultura árabe y no se toman en cuenta las percepciones sociales del sector.
Transporte y accesibilidad: Hay total consenso en que el transporte en las zonas de poblaciones árabes requieren una considerable mejora, principalmente para dar la posibilidad de empleo a aquellos que residen en zonas alejadas.
Durante los dos primeros años se invertirán en estos proyectos, aproximadamente mil millones de shékels, dentro de las propias ciudades árabes y entre estas áreas y las principales carreteras nacionales.
Empleo: El objetivo principal del programa es aumentar la integración de los ciudadanos árabes en los lugares de trabajo. Se han destinado asignaciones importantes para este fin, como la creación de 21 centros nuevos de orientación profesional, donde ya se ha capacitado a más de 10.000 personas, el 60% de las cuales son mujeres.
Con el fin de alentar el empleo femenino, un tema crítico para el desarrollo de la sociedad árabe, se habrán invertido 114 millones de shékels en 2016/17 en la construcción de nuevos centros de cuidado infantil. Nuevas zonas de empleo locales, subsidiar a los empleadores que contratan trabajadores árabes y también ayuda a las pequeñas y medianas empresas y apoyo a los exportadores árabes.
Educación: La inversión principal en educación se dirige a la construcción de escuelas, que se suma al presupuesto del plan quinquenal. La Res. 922 se enfoca principalmente en las áreas en las que existe una brecha significativa entre los logros de los alumnos judíos y los árabes y surge la necesidad de mejorar la calidad de la enseñanza en las escuelas árabes.
Refuerzo de la seguridad personal: Enfrentando el fenómeno de violencia en el sector árabe, el Ministerio de Seguridad Interna y la Policía de Israel elaboraron un nuevo plan para mejorar la seguridad personal en las ciudades y pueblos árabes, principalmente con mayor presencia policial.
Se han reclutado hasta el momento 100 policías musulmanes. Se asignaron a tal fin 200 millones de shékels durante los dos primeros años, con una autorización presupuestaria adicional para establecer diez estaciones de policía en las ciudades árabes.

Obstáculos y restricciones
A pesar del progreso significativo en la implementación del plan, quedó claro desde un comienzo que no sería posible crear una nueva realidad en el sector árabe de manera inmediata y únicamente con medidas económicas. De hecho, la implementación del plan ha encontrado una serie de impedimentos.
Conflictos en la burocracia gubernamental: La implementación del complejo plan requiere una cooperación flexible entre las diferentes agencias gubernamentales involucradas en los procesos de asignación de presupuesto y trabajo real en el campo.
El Comité Ministerial que fue diseñado para monitorear la implementación del plan aún no se ha reunido y no se ha designado un comité interministerial que debería acelerar los procesos. Se nominó un comité directivo interministerial para agilizar los procesos que se ha reunido cuatro veces. En general, el plan es dirigido con diligencia y éxito por la Autoridad de Desarrollo Económico del Sector Árabe en el Ministerio de Igualdad Social y la División de Presupuestos del Ministerio de Finanzas.
División en sub-sectores: Por razones políticas y de coalición, recientemente se han redactado varios programas paralelos para los beduinos del norte, los beduinos del sur y los drusos.
Algunos de estos son operados por ministerios gubernamentales y otros por mecanismos separados, lo que conduce no solo a complicaciones burocráticas innecesarias, sino también a malentendidos sobre los diferentes criterios y énfasis.
Obstáculos administrativos en las autoridades locales árabes: Las autoridades locales desempeñan un papel clave en el éxito del plan quinquenal. Sin embargo, existen grandes diferencias entre varias autoridades, la mayoría de las cuales han sufrido tradicionalmente de una cultura organizacional deficiente, intervenciones políticas y tribales, falta de personal profesional y una debilidad general cuando se trata de planificación y gestión, así como de falta de experiencia con proyectos a gran escala. Se nombrarán coordinadores para el desarrollo económico el próximo año. Aún así, la debilidad del gobierno local árabe retrasará todos los esfuerzos de desarrollo hasta que se aplique el tratamiento de raíz necesario.

Las conclusiones y las recomendaciones
La evidencia más concluyente de progreso en la implementación del plan quinquenal es el rotundo silencio en este tema tan importante entre los líderes políticos árabes. Este silencio aparentemente refleja el entendimiento de las partes, sobre los beneficios del programa y el avance que puede ingerir en el sector.
Dejando de lado los obstáculos, el programa parece estar avanzando en la dirección correcta, en parte gracias al apoyo y compromiso de todos los sectores. En el terreno hay un progreso notable en áreas esenciales, aunque es muy pronto para distinguir las tendencias reales del crecimiento económico, que es el objetivo principal del plan.
Para garantizar que este objetivo pueda llegar a buen término, para beneficio del sector árabe y del Estado de Israel, es importante confirmar en un futuro:
■ Una participación frecuente y minuciosa en el monitoreo del programa por parte de los ministros del gobierno, en aras de una acción integral para eliminar los obstáculos. Si tal esfuerzo político y la inversión de tales presupuestos significativos no pueden traer la transformación deseada, será imposible conferir responsabilidad a las autoridades locales árabes. Alternativamente, el éxito puede ser legítimamente compartido entre el gobierno y el liderazgo del sector árabe.
■ Fortaleciendo las habilidades del equipo de gobierno que es responsable de la implementación del programa. Esto incluye la coordinación de varios programas a largo plazo ejecutados para diferentes grupos en el sector árabe.
■ Un esfuerzo más amplio y más concentrado para reforzar a las autoridades locales árabes, que tienen dificultades para utilizar sus asignaciones presupuestarias al máximo. Esto también significa optimizar y expandir su personal profesional.
■ Debería haber una mayor exposición al programa y sus éxitos ante el público en general. Tanto la población árabe como la judía deben ser conscientes de la magnitud de la inversión y la visión que subyace.
■ Ahora es el momento de comenzar a planificar la Fase dos del plan quinquenal, basado en las lecciones ya aprendidas de la experiencia inicial de implementación.

Finalmente, debe entenderse que no se logrará el objetivo principal de integrar al árabe dentro del entretejido económico y social del país, si no se detiene la exclusión del público árabe. La asignación de presupuestos, no serán suficientes, a menos que vaya acompañado de un enfoque y una política gubernamental más inclusiva. ■

2 Comentarios

  1. Por lo poco que se puede comentar de este breve informe, se está poniendo un montón de dinero en manos árabes, con poco control de su uso que, en su mayor medida, queda destinado a ladrillos, cosa que implica solo mano de obra árabe. La población árabe ni se entera de dónde salen los fondos para estas construcciones y no siente ningún agradecimiento hacia el estado. Parece como si Israel hubiera empezado ayer nomás a tratar con este tema.

Dejar respuesta