Película mediocre sin mucho que ofrecer

0
703

Laila Kashuaj (Rough night, EE.UU, 2017). Dirección: Lucía Aniello. Guión: Lucía Aniello, Paul W. Downs. Fotografía: Sean Porter. Actores: Scarlett Johansson (Jess), Jillian Bell (Alice), Zoe Kravitz (Blair), Ilana Glazer (Frankie), Kate McKinnon (Kiwi/Pippa), Paul W. Downs (Peter) y otros
En 2006, cuatro amigas compartían el primer año de la universidad. Una década más tarde se reúnen cuando Jess está a punto de casarse con su novio Peter. Jess protagoniza un prólogo que muestra que no era tan seria anteriormente como se la ve en la actualidad, en una fiesta de la universidad con su compañera de dormitorio, Alice, en un torneo de jóvenes a ver quién ganaba el torneo de bebida de cerveza.
Ahora está haciendo carrera política y se postula para el cargo de senadora contra un rival que le lleva ventaja en los sondeos.
La vemos diez años más adelante en un fin de semana la despedida de soltera que le resulta difícil incluir en su atestado calendario. Pero Alice aún soltera insiste así que logra reunir el resto del cuarteto de amigas, Frankie y Blair. La primera es una activista política de izquierda y Blair una elegante neoyorquina recientemente separada de su marido y en medio de una batalla por la custodia de su hijo.
Se van a Miami para ese evento, con toda clase de alusiones sexuales, hay algo no confortable en la alegría forzada que se da porque así tiene que ser. Jess también invita a una amiga cercana de sus vacaciones en Australia, Pippa y la celosa Alice insiste en apodarla Kiwi. Mientras Bell y Glazer han hecho sus nombres de comediantes en extraños lugares, McKinnon es siempre la irresistible arrebatadora de la pantalla de todas ellas con su acento australiano y su audacia física. Las otras sólo pueden hacer lo que está en el texto.
La torpeza inicial entre las mujeres se disipa en una noche salvaje con cócteles y toques de cocaína. Y las cosas se ponen más raras en ese apartamento cuando se topan con vecinos de la puerta de al lado, un cameo para la ya veterana Demi Moore. El stripper contratado en una agencia se muere accidentalmente y de ahí en adelante los intentos de deshacerse de él u ocultar el cuerpo van de mal en peor. Es así que se llega a la ventilación de resentimientos del pasado en el salón del apartamento. Morir es fácil pero la comedia es difícil como reza el dicho popular. Una comedia en la cual alguien muere, específicamente un hombre que practica striptease y estamos hablando de esa fiesta que va saliendo bastante mal o de mal en peor si se quiere, pese a algunos destellos de brillantez y un gran elenco.
22cineEs una ópera prima de la cineasta que en su carrera anterior escribía y dirigía episodios de series de televisión. Pero aquí tiene dificultades en el tono y los cambios de humor obsceno, drama serio, bufonería y buen corazón. Se empieza jubilosamente y hay algunos momentos magníficos desparramados a todo lo largo. Pero esas escenas nunca van bien con los eventuales sucesos de vida o muerte. Cuando las cosas se ponen pesadas es difícil preocuparse si esos personajes sobrevivirán porque han sido tan levemente bosquejados. La ambición también es claramente tomada en cuenta, como dicho el elenco de peso. Es bastante raro ver a una realizadora de una comedia calificada prohibida para menores con dichos componentes femeninosn.
Se trata de una mezcla ecléctica de energía que traen estas mujeres a la pantalla, lamentablemente no siempre funciona bien el paso de una escena a la próxima. El guión de Aniello con Downs, su pareja romántica en la vida real que además tiene un papel secundario como novio de Jess, se siente como compuesto de fragmentos de otros filmes parecidos pese a como dicho, apuntar a una versión femenina de la específica comedia masculina. Se puede decir sin ambages que se han dilapidado talentos como los del elenco en una película mediocre que no tiene mucho para ofrecer a la larga.

Dejar respuesta