Ortodoncia quirúrgica sin una sola incisión

0
1851
Assaf Zinger. Cortesía

Los investigadores israelíes combinan nanotecnología y una enzima biológica para crear una lámina enzimática que podría reemplazar a los escalpelos quirúrgicos. En los Estados Unidos, aproximadamente 5 millones de personas se someten a tratamiento de ortodoncia cada año.

Para acelerar el tratamiento, que generalmente dura unos dos años, muchos se someten a una cirugía invasiva en la que se cortan las fibras de colágeno que conectan el diente con el tejido óseo subyacente. La tecnología desarrollada por Assaf Zinger, del Instituto de Tecnología Technion-Israel en Haifa suaviza las fibras de colágeno a través de la liberación selectiva de colagenasa, una enzima que rompe específicamente el colágeno. La colagenasa se empaqueta en liposomas, o nano vesículas, usando técnicas desarrolladas en el Laboratorio de Administración de Medicamentos Dirigidos y Medicina Personalizada del Prof. Avi Schroeder del Technion.

Después de colocarse en el sitio quirúrgico, se aplica una pomada de calcio para activar la colagenasa. La enzima comienza a filtrarse gradualmente desde el liposoma y ablanda las fibras de colágeno. Se realizó una serie de pruebas para determinar la concentración de colagenasa óptima para el procedimiento y para acelerar la reparación tisular a partir de entonces.

En un ensayo preclínico, los investigadores compararon la eficacia del sistema de liberación controlada, en combinación con aparatos de ortodoncia, con la del tratamiento de ortodoncia estándar y concluyeron que el sistema reduce el tiempo requerido para enderezar los dientes y mejorar el resultado terapéutico.

Esto se traduciría en un tratamiento de ortodoncia que dura varios meses, en lugar de los dos años habituales. Aunque se probó en aplicaciones orales, teóricamente la nueva tecnología se puede utilizar en una variedad de procedimientos quirúrgicos y es potencialmente revolucionaria. La investigación fue financiada por subvenciones del Consejo Europeo y la Unión Europea, la Fundación Alemán-Israelí de Investigación Científica y Desarrollo, varias fundaciones israelíes y Becas Alon y Taub. Fuente: Israel21c

Dejar respuesta