Netanyahu: la Cumbre de París es “un vestigio del pasado”

0
969
Brende y Netanyahu Foto: GPO Amos Ben Gershom

El primer  ministro, Biniamín Netanyahu, manifestó que la Cumbre de Paris es un “fraudulento” esfuerzo que tiene como objetivo dañar a Israel y sus esperanzas de alcanzar la paz. Netanyahu añadió que Jerusalén no se sentirá obligado por ninguna decisión que se tome allí.

“Es una conferencia amañada, manipulado por los palestinos con el auspicio de Francia para adoptar más posiciones anti-israelíes. Esto hace retroceder la paz”, subrayó. “No nos va a obligar”.

Durante un encuentro con el ministro de Exteriores noruego, Børge Brende, Netanyahu calificó la conferencia planeada para el 15 de enero como “un vestigio del pasado”.

“Es el último suspiro del pasado antes de que el futuro se establezca”, puntualizó.

Netanyahu calificó la cumbre como un esfuerzo que “dejará la paz sin esperanza” y la comparó con el reciente ataque terrorista islámico palestino en Jerusalén.

Brende le señaló a Netanyahu, que Noruega será uno de los setenta países que se estima que participarán en la conferencia de París.

“Así que vamos a estar allí, pero nos aseguraremos de que haya un resultado matizado”, puntualizó.

Israel rechaza la conferencia de París, argumentando que solamente puede alcanzarse un verdadero progreso mediante conversaciones bilaterales directas entre Jerusalén y Ramallah, tal como sucedió con los acuerdos de paz con Egipto y Jordania en las décadas pasadas.

Los palestinos prefieren en cambio prefieren internacionalizar el conflicto. Según algunos analistas, probablemente para evitar tener que aceptar compromisos dolorosos.

Netanyahu ha expresado recientemente su preocupación de que los resultados de la conferencia sean adoptados por el Consejo de Seguridad de la ONU. “Vamos a hacer todo lo posible… para que eso no ocurra porque hace retroceder la paz aún más lejos, y porque es injusto”, apuntó un funcionario de alto nivel a una delegación del Comité de Asuntos Públicos Estados Unidos-Israel (AIPAC).

Altos funcionarios de la Administración saliente de EE.UU. han prometieron vetar cualquier resolución en el Consejo de Seguridad que intente consagrar los parámetros de un acuerdo de paz entre Israel y los palestinos.

“El visión que he expresado consistentemente es que una resolución que esboce un estatuto definitivo, no sería apropiado”, aseveró el presidente estadounidense, Barack Obama, al Canal 2 de la televisión. “Porque la verdad es que esto no se resolverá a menos que el pueblo israelí y los palestinos quieran resolverlo”.

Dejar respuesta