Netanyahu interrogado nuevamente por la Policía de Israel en investigaciones de corrupción

8
695
Biniamín Netanyahu Foto: GPO Amos Ben Gershom

El primer ministro, Biniamín Netanyahu, es interrogado por la Policía por décimo segunda vez, en esta ocasión, sobre el llamado Caso 4000 o Bezeq, que analiza si el mandatario recibió una cobertura positiva del portal de noticias Walla a cambio de favores a su propietario.

Investigadores de Lahav 443 (la Unidad de Delincuencia Económica Nacional) llegaron a la residencia oficial del primer ministro, frente a la que algunos manifestantes reclamaban justicia y desplegaron un gran cartel con la cara del mandatario en el que se leía “ministro del crimen”.

Los reportes apuntan a que podría ser el último interrogatorio sobre este asunto antes de que la Policía presente sus hallazgos a la Fiscalía y se espera que los agentes pregunten a Netanyahu sobre el material que han ofrecido los testigos del estado Shlomo Filber y Nir Hefetz.

Hefetz dijo haber mediado entre Netanyahu y el magnate Shaul Elovitch, accionista mayoritario de la empresa de telecomunicaciones Bezeq y dueño de Walla, en un presunto intercambio de favores entre 2015 y 2017, cuando el mandatario ejercía de ministro de Comunicaciones, además de jefe del Gobierno.

Una fuente sin identificar próxima al caso reveló al canal de noticias Hadashot que la Policía tendría evidencias suficientes para acusar al primer ministro de soborno.

Tras el interrogatorio anterior, que tuvo lugar hace un mes y que durante casi cinco horas se centró también en el caso Bezeq, Netanyahu aseguró que su familia no recibió cobertura favorable, mientras que el accionista mayoritario de la empresa, Shaul Elovitch, afirmó lo contrario.

“¿Mi mujer tuvo una cobertura favorable? Si el 75 por ciento de los artículos son contra ella…”, observó el jefe de Gobierno a los agentes, según la filtración recogida por el diario Yediot Aharonot.

Netanyahu ha prestado declaración en varios casos de corrupción desde comienzos de 2017 y es considerado sospechoso de los delitos de fraude y abuso de confianza en el Caso 1000, que investiga la recepción de regalos de lujo a cambio de favores, y el 2000, que estudia un intento de pacto con un periódico para también recibir cobertura favorable.

El jefe de Gobierno ha negado reiteradamente todos los cargos, insiste en que “no habrá nada porque no hay nada” y atribuye las “falsas acusaciones” a una “campaña de persecución”. EFE y Aurora

8 Comentarios

  1. Después de varios años de “investigaciones” (persecución política) sin obtener ninguna prueba legal punible que pueda ser usado por estos
    comprometidos policías y fiscales que tratan de utilizar como pruebas las declaraciones que obtuvieron ilegalmente de falsos testigos amenazados, comprados, chantajeados y sobornados con el único y exclusivo propósito (no tienen ningún valor jurídico) de usadas, mediáticamente, en una infame campaña de desprestigio apoyada por los medios de comunicación afines comprometidos (y financiados) por la zurda radical internacional antijudia y antisionista con el apoyo de la zurda israelí.

  2. No se porque me recuerda lo que esta sucediendo hoy con Bibi, lo que con los funcionarios K del anterior gobierno en Argentina, Muchos presos y otros en vias de estarlo, se declaran “presos politicos” cuando simplemente han sido viles ladrones y corruptos.

  3. La policía, en vez de hacer interrogatorios de 8 horas que no llevan a nada, seguramente con lo moderna que es ya debe estar enterada que puede utilizar los servicios de un especialista universitario en medios de comunicacion para que con un simple analisis comparativo y objetivo de las emisiones TV y de los textos en la prensa escrita demuestre objetiva e irrefutablemente si hubo o no hubo “cobertura favorable”. Y que se publiquen los resultados, asi de paso nos enteramos todos de una vez por todas si hubo o no hubo “cobertura favorable”.

Dejar respuesta