Netanyahu elogia la decisión de Polonia de modificar la polémica Ley del Holocausto

1
560
Biniamín Netanyahu con los profesores Yosef Chahanover y Yaakov Nagel Foto: GPO Haim Zach vía Flickr

El primer ministro, Biniamín Netanyahu, mostró su satisfacción por que Polonia modificara la polémica Ley del Holocausto, aprobada a principios de año y que generó un choque diplomático entre ambos países.

“Siempre hemos estado de acuerdo en que el término ‘campos de concentración polacos’ es descaradamente erróneo y disminuye la responsabilidad de Alemania de establecer esos campos”, dijo Netanyahu.

La nueva versión, aprobada por el Parlamento polaco, elimina las penas de prisión previstas en la versión original, el punto más polémico y que desató las mayores críticas.

Polonia justificaba la primera versión de la norma por la tendencia de los medios extranjeros a referirse a Auschwitz y a otros campos de concentración nazis como “campos de concentración polacos”, al estar ubicados en el territorio polaco ocupado.

“Es obvio que el Holocausto fue un crimen sin precedentes cometido por la Alemania nazi contra la nación judía, incluidos todos los polacos de origen judío”, declaró Netanyahu.

Israel consideraba que la ley era un “desafío a la verdad histórica” y un intento de velar la complicidad, directa o indirecta, de sectores de la sociedad polaca en los crímenes contra los judíos.

Netanyahu destacó los vínculos con Polonia, basados en la confianza, y apeló a la “responsabilidad compartida para llevar a cabo una investigación libre, promover la comprensión y preservar el recuerdo de la historia del Holocausto”.

“Ambos gobiernos condenan con vehemencia todas las formas de antisemitismo y expresan su compromiso de oponerse a cualquiera de sus manifestaciones. Ambos gobiernos también expresan su rechazo al antipolonialismo y otros estereotipos nacionales negativos”, leyó como declaración conjunta de los dos países.

También el Museo del Holocausto, Yad Vashem, valoró la modificación de la ley como un “paso positivo en la dirección correcta”.

“Creemos que la forma correcta de combatir las tergiversaciones históricas es a través de reforzar las actividades de investigación, abiertas, libres y educativas”, indicó en un comunicado.

Reiteró su apoyo para “garantizar que los educadores y los investigadores no se vean impedidos de lidiar con la compleja verdad de las relaciones polaco-judías antes, durante y después del Holocausto”. EFE

1 Comentario

  1. Aunque eliminen la pena de cárcel, continuarán con multas o cualquier otro castigo, eso sin mencionar el ejército de polacos ultranacionalistas que van manipulando lo que no les interese, o están los que lanzaron una campaña de desprestigio y otros amenazaron de muerte al historiador Jan Grabowski por escribir un libro en el que investigó los numerosos colaboraciones con los nazis y crímenes de los polacos, estimando que los polacos fueron responsables de 200.000 judíos asesinados que intentaron esconderse en Polonia intentando evitar los campos de exterminio. Polacos católicos, principalmente provincianos y pueblerinos, junto con dirigentes políticos, sacerdotes y jerarcas de la Iglesia Católica Polaca, policías, etc. delataron y organizando cacerías, a cambio de una pequeña recompensa de las autoridades nazis alemanas o por quedarse con la ropa de sus víctimas judías, otros por violar o cuando a los judíos no les quedaba con qué pagar un escondite.

Dejar respuesta