Netanyahu acepta la exigencia de Kagame: la deportación de los migrantes debe ser legal

1
811
Paul Kagame y Biniamín Netanyahu Foto: GPO Amos Ben Gershom vía Facebook

El presidente de Ruanda, Paul Kagame, le dijo al primer ministro, Biniamín Netanyahu, durante un encuentro en el Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, que su país aceptará solicitantes de asilo, que Israel está tratando de deportar, sólo si la movida se hace en consonancia con el derecho internacional, señala un reporte de la Oficina del Primer Ministro.

Netanyahu aceptó las expresiones de Kagame, y ambos mandatarios pasaron a discutir la ampliación de la cooperación bilateral, señala el comunicado de la Oficina.

Según el Ministerio del Interior, hay aproximadamente 38.000 inmigrantes ilegales y solicitantes de asilo africanos en Israel. Alrededor del 72 por ciento son eritreos y el 20 por ciento sudaneses. La gran mayoría llegó entre 2006 y 2012, cuando aún no estaba construida la valla fronteriza con Egipto. Muchos de ellos viven en el sur de Tel Aviv, y numerosos habitantes y activistas de la zona los culpan por el aumento de las tasas de crimen y presionan al Gobierno para que los deporten.

“Netanyahu acordó con el presidente Kagame, quien dejó en claro que solo aceptaría un proceso que cumpla plenamente con el derecho internacional”, reza el comunicado de la Oficina del Primer Ministro.

Recientemente, Ruanda negó que haya firmado un “acuerdo secreto” con Israel en virtud del cual el Estado judío podría expulsar por la fuerza a los solicitantes de asilo africanos a Kigali. El desmentido surgió tras una protesta de alrededor de dos mil africanos frente a la Embajada de Ruanda en Herzlía, al norte de Tel Aviv.

En un mensaje de Twitter, Kagame escribió que sus reuniones con Netanyahu y otros líderes fueron “muy productivas”, sin ofrecer más detalles.

En los últimos años, Netanyahu y Kagame han fortalecido las relaciones. Netanyahu ha sido el primer mandatario israelí en visitar Ruanda y a su vez ha recibido dos visitas de Kagame, en los últimos dos años.

Ambos mandatarios se reunieron de nuevo en Kenia durante la asunción del presidente Uhuru Kenyatta. Netanyahu anunció entonces que Israel comenzaría a deportar migrantes africanos a terceros países. Los reportes señalaron que aparentemente esos países serían Uganda y Ruanda.

La Kneset (Parlamento) aprobó una enmienda a la llamada “Ley de Infiltrado” que ordena el cierre del centro de detención Holot y las expulsiones de inmigrantes y solicitantes de asilo eritreos y sudaneses, a partir de marzo.

En noviembre pasado, la ministra de Exteriores de Ruanda, Louise Mushikiwabo, dijo que su país podría aceptar aproximadamente 10.000 solicitantes de asilo de Israel. Según los reportes que Israel pagará 5.000 dólares al gobierno de Ruanda por cada migrante deportado, más 3.500 dólares como “donación” directa al bolsillo de la persona que deporta.

1 Comentario

Dejar respuesta