Mohammad Dahlan, ¿el nuevo alcalde de la Franja de Gaza?

1
880
Foto Youtube

Khaled Abu Toameh

 

Mohammed Dahlan es un palestino con grandes ambiciones políticas. Concretamente, espera ser el sucesor de Mahmoud Abbás como presidente de la Autoridad Palestina (AP). Sabiendo esto, Abbás lo expulsó de la facción gobernante de Fatah en 2011. Desde entonces, Dahlan ha estado viviendo en los Emiratos Árabes Unidos.

Hamás, el movimiento islamista que ha controlado la Franja de Gaza durante la última década, solía considerar a Dahlan uno de sus enemigos más feroces.

Como comandante del notorio Servicio de Seguridad Preventiva (PSS) en la Franja de Gaza en la década de 1990, Dahlan fue personalmente responsable de la represión de la Autoridad Palestina contra Hamás. Siguiendo sus instrucciones, centenares de activistas de Hamás fueron sistemáticamente perseguidos y detenidos.

La enemistad era mutua; Dahlan también consideró a Hamás una amenaza importante para él y para el régimen de la AP en la Franja de Gaza.

El desprecio de Dahlan por Hamás no tenía límites. Por sus órdenes, el fundador y líder espiritual de Hamás, Ahmed Yassin, fue puesto bajo arresto domiciliario.

Otros dos altos funcionarios de Hamás, Mahmoud Zahar y Abdel Aziz Rantisi, fueron detenidos y torturados repetidamente por agentes de Dahlan. En un momento dado, Dahlan ordenó a sus interrogadores que afeitaran las barbas de los dos hombres como una forma de humillarlos.

Durante y después de su violenta conquista de la Franja de Gaza en 2007, Hamás se dirigió al PSS de Dahlan y leales. Algunos fueron asesinados o encarcelados, mientras que muchos otros fueron forzados a huir de la Franja de Gaza a Egipto y Cisjordania. Durante muchos años, Dahlan estaba en la cima de los fugitivos más buscados de Hamás.

Pero hoy en día, aún siendo enemigos, Dahlan y Hamás tienen un enemigo común: Mahmoud Abbás. Parecen unir fuerzas para pagarle por la humillación que han sufrido en sus manos.

Dahlan ha buscado venganza por la decisión de Abbás de expulsarlo de Fatah y procesarlo por cargos de asesinato y malversación de fondos. Dahlan nunca perdonará a Abbás por enviar a oficiales de seguridad a allanar su residencia en Ramallah y confiscar documentos y otros equipos. Ese día, Dahlan salió de Ramallah.

Dahlan encontró refugio en los Emiratos Árabes Unidos, un rico país del Golfo, cuyos gobernantes parecen muy contentos con él. Recibe millones de dólares de sus anfitriones del Golfo. Hasta hoy, Abbás considera a Dahlan, que fue una vez un socio íntimo, como su principal enemigo.

El exilio ha sido bueno para Dahlan. Gracias a los Emiratos Árabes Unidos y Egipto, Dahlan ha acumulado suficiente energía y dinero para convertirse en un actor  importante en la arena palestina.

En los últimos años, ha logrado construir bases de poder en Cisjordania y la Franja de Gaza, en gran medida con el dinero que ha estado proporcionando a sus leales y otros.

Más importante aún, Dahlan ha tenido éxito en la construcción de una relación personal con el presidente egipcio Abdel Fattah el-Sisi, que también parece bastante parcial con él. Si bien esta relación ha alienado a Abbás, Hamás lo ve como una oportunidad para librarse de su creciente aislamiento en la Franja de Gaza.

La situación de Hamás ha sido exacerbada por el continuo bloqueo egipcio en la Franja de Gaza, específicamente el cierre del paso fronterizo de Rafah y una serie de medidas punitivas adoptadas por Abbás en las últimas semanas.

Estas medidas, que Hamás califica de “declaración de guerra” en la Franja de Gaza, incluyen la negativa a pagar por la electricidad que Israel suministra a la Franja de Gaza, detener el envío de medicamentos desde Cisjordania, negarle permisos a los pacientes Abandonar la Franja de Gaza para recibir tratamiento médico y cortar los salarios a miles de funcionarios de la AP y de Hamás y ex prisioneros de seguridad (que habían cumplido tiempo en prisiones israelíes).

Dahlan está desesperado por regresar a la escena política palestina. Está harto del exilio, lejos de sus amigos en Cisjordania y la Franja de Gaza. También es consciente de que Abbás, de 82 años de edad, puede estar llegando a su fin, especialmente a la luz de los rumores sobre su precaria salud.

Dahlan también ve la desesperación de Hamás ahora que su principal patrón, Qatar, se enfrenta a la presión masiva de Arabia Saudita y otros países árabes para dejar de financiar el movimiento islamista y su grupo matriz, la Hermandad Musulmana.

Hamás quiere mantener el poder en la Franja de Gaza a cualquier costo, incluso si eso significa tragar la píldora venenosa de alinearse con alguien como Dahlan.

Hamás no tiene ninguna intención de cambiar su ideología ni participar en ningún proceso de paz con Israel. No reconocerá el derecho de Israel a existir ni abandonará la “lucha armada” para liberar a toda Palestina, “desde el Mar Mediterráneo hasta el Río Jordán”. El nombre del juego, por lo que Hamás se considera, es la supervivencia.

Hamás teme que el continuo bloqueo egipcio y las medidas draconianas de Abbás puedan socavar su gobierno sobre la Franja de Gaza.

Peor aún, Hamás teme que la presión y las sanciones puedan desencadenar una “intifada” palestina en la Franja de Gaza. Hamás sabe muy bien que la crisis eléctrica y la falta de medicina está destinada a explotar en su cara.

Sin embargo, Hamás cree que ahora ha encontrado una manera de salir de la crisis.

Irónicamente, el enemigo número uno de ayer, Dahlan, podría demostrar ser el salvador – el mismo Dahlan que encarceló y torturó y mató a muchos miembros y líderes de Hamás. El mismo Dahlan que, como comandante de seguridad en la Franja de Gaza, era responsable de la coordinación de seguridad con el “enemigo sionista”. Dahlan es uno de los principales subproductos y símbolos de los Acuerdos de Oslo, que Hamás sigue rechazando hasta el día de hoy.

El mes pasado, los líderes de Hamás viajaron a El Cairo para conversaciones con funcionarios de inteligencia egipcios y representantes de Dahlan, sobre maneras de poner fin a la “crisis humanitaria” en la Franja de Gaza. Fue la primera reunión de su tipo entre los hombres de Dahlan y los líderes de Hamás.

Mahmud Zahar, alto funcionario de Hamás, reveló que las dos partes llegaron a “entendimientos” sobre una serie de cuestiones, entre ellas la reapertura del cruce de Rafah entre Egipto y Gaza y permitir la entrada de medicamentos y combustible para las centrales eléctricas de la Franja de Gaza.

Hamás también llegó a un acuerdo con los egipcios para construir una zona de amortiguación de seguridad a lo largo de la frontera entre la Franja de Gaza y Egipto, para detener el contrabando de armas y la infiltración de terroristas. Esta semana, las excavadoras de Hamás ya se pusieron a las labores.

El inesperado acercamiento entre Dahlan y Hamás ya ha dado como resultado el regreso de algunos de los leales de Dahlan a la Franja de Gaza. Ahora, todo el mundo está esperando para ver si y cuando Dahlan mismo obtenga el permiso para volver a su casa en la Franja de Gaza.

 

Fuentes de la Franja de Gaza creen que la cuenta regresiva para el regreso de Dahlan ha comenzado. Las fuentes también creen que se le puede confiar el servicio como “primer ministro” de un nuevo gobierno, mientras que Hamás sigue a cargo de la seguridad general en la Franja de Gaza.

De hecho, Hamás ya tiene su propio “comité administrativo” que funciona como un gobierno.

El papel de Dahlan será ayudar a romper el bloqueo en la Franja de Gaza, atraer fondos árabes y occidentales y mejorar las condiciones de vida y la economía.

Dahlan, en suma, puede estar en camino de convertirse en alcalde de la Franja de Gaza.

Ya esta semana, hubo indicios de que Dahlan pudo haber logrado convencer a Hamás de que era el tan esperado salvador: los egipcios comenzaron a enviar camiones cargados de combustible a la Franja de Gaza para ayudar a resolver la crisis eléctrica. Además, las autoridades egipcias han manifestado su disposición a reabrir la terminal fronteriza de Rafah.

Los “entendimientos” alcanzados entre Dahlan y Hamás pueden ayudar a aliviar el sufrimiento de los palestinos en la Franja de Gaza y allanar el camino para mejorar la economía. Sin embargo, el mayor ganador será Hamás, que no está obligado a hacer concesiones significativas más que permitir que Dahlan y sus leales regresen a la Franja de Gaza.

Dahlan estará funcionando bajo la atenta mirada de Hamás, que seguirá siendo el verdadero gobernante de facto e incontestable de la Franja de Gaza. Hamás está dispuesto a permitir que Dahlan regrese a la escena política palestina, pero de modo limitado.

La presencia de Dahlan en la Franja de Gaza no disuadirá a Hamás de continuar con sus preparativos para otra guerra con Israel.

Hamás no va a dejar de excavar túneles a lo largo de la frontera con Israel por temor a Dahlan. Probablemente disfrutará de amplias facultades civiles, pero los asuntos de seguridad permanecerán en manos de Hamás y su ala militar, Ezaddin al-Qassam.

Dahlan se encontrará desempeñando el papel de recaudador de fondos para los palestinos en la Franja de Gaza, mientras que Hamás se esconderá tras sus formidables hombros políticos.

Esta nueva realidad podría comprar tranquilidad en el corto plazo. A largo plazo, sin embargo, es probable que Hamás surja como más fuerte y más preparado para la próxima guerra con Israel.

Para Dahlan y Hamás, es una fórmula ganadora. No es de extrañar, entonces, que Abbás y sus amigos en Cisjordania estén enojados y ansiosos.

La impía alianza entre Dahlan y Hamás, en su opinión, es nada menos que un intento de establecer un estado palestino separado en la Franja de Gaza.

 

Fuente: Gatestone Institute

 

1 Comentario

  1. Todos los conflictos y movimientos internos por parte de dirigentes palestinos,demustran que los unico que los une son sus deseseos de cocnretar ambiciones personales ,l propósito cierto de ver a israel como el enemigo a destruiry no como el vecinoc conaquien convivir.-

Dejar respuesta