Merkel condena los brotes xenófobos en Alemania: “No hay disculpa”

0
355
Angela Merkel Foto: FNDE Wikimedia CC BY-SA 4.0

La canciller alemana, Angela Merkel, condenó los brotes xenófobos de las últimas semanas en un debate parlamentario sobre los presupuestos de 2019 distorsionado por los incidentes de Chemnitz y Köthen (este de Alemania) y su instrumentalización por parte de una ultraderecha envalentonada, con la mirada puesta en las elecciones de dentro de un mes en Baviera.

Merkel tomó posición de forma nítida en este asunto en un día clave en el Bundestag (Cámara Baja), después de que la muerte de dos alemanes en las últimas tres semanas -por las que se ha detenido a cuatro solicitantes de asilo- desatase una oleada de protestas ultraderechistas, algunas de ellas violentas.

“No hay ninguna disculpa o justificación para el odio, el uso de la violencia, las consignas nazis, la hostilidad contra personas de aspecto diferente o que tienen un restaurante judío y los ataques a policías”, subrayó.

La canciller recordó que la Constitución alemana sanciona que “la dignidad humana es inviolable” y criticó cualquier tipo de discriminación: “judíos, musulmanes, cristianos y ateos forman todos parte por igual de la sociedad alemana”.

De forma paralela, la canciller aseguró “entender” y “compartir” la “indignación” de muchos tras la muerte de estas dos personas -un acuchillamiento y un ataque al corazón tras una pelea- y afirmó que estos “delitos graves” deben ser investigados y que sobre los culpables debe recaer “todo el peso de la ley”, tal y como la prevé el Estado de derecho.

Merkel enfatizó especialmente con quienes se sienten “indignados” al conocer que algunos de los sospechosos de estas dos muertes -un sirio, un iraquí y dos afganos- acumulaban ya varios delitos e incluso uno debía haber sido expulsado del país.

Los políticos, prosiguió la canciller, deben “tomarse en serio” las “preocupaciones” de los ciudadanos que se sienten “aturdidos” por lo sucedido. En el Gobierno alemán, agregó, son “conscientes” de sus “tareas”.

A este respecto, pidió que se preserven las reglas del Estado de derecho y no sean “sustituidas por emociones”.

El partido ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD), tercera fuerza en el Bundestag, ha tratado de capitalizar este malestar, sobre todo con la vista puesta en las elecciones de Baviera del 14 de octubre, y organizó una gran marcha en Chemnitz en la que se lanzaron proclamas como “extranjeros fuera” y “libre, social y nacional”.

Las encuestas pronostican que AfD quedará en tercera posición, por detrás de los conservadores bávaros y los verdes, y complicará la formación de Ejecutivo en un Land donde la Unión Socialcristiana (CSU), hermanada con la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel, ha gobernado casi ininterrumpidamente desde los 60 con mayoría absoluta.

La canciller también abordó en su discurso los “enormes retos” que tiene ante sí Alemania, de la integración de los inmigrantes a la digitalización de la economía, pasando por el refuerzo de Europa y las políticas de dependencia.

En el apartado de la inmigración avanzó, de un lado, la intención de su gobierno de proponer antes de final de año una ley que regule la entrada de personal cualificado extranjero y de otro, su apuesta por reforzar las fronteras exteriores de la UE.

“Para mí el reto (de la inmigración) es mucho más importante para la cohesión de la UE que el del euro” durante la crisis, indicó.

También consideró que Alemania y la UE se tienen que implicar en su entorno internacional, aunque sea por su propio interés a largo plazo, y que es “urgentemente necesario” apoyar el desarrollo de África, el continente “vecino”.

Con respecto a la UE, destacó la importancia de las próximas elecciones europeas -previstas para el próximo mayo- ante el auge de las fuerzas nacionalistas y euroescépticas; y recalcó que es en “interés” de Alemania lograr una “Europa fuerte”.

Merkel señaló que la mayor economía europea se encuentra en una buena situación al presentar los quintos presupuestos federales consecutivos sin déficit, al registrar en máximos de población empleada y crecer de forma ininterrumpida desde hace 13 trimestres.

No obstante, llamó la atención sobre la necesidad de invertir en infraestructuras -de autopistas a conexiones de internet- para mantener la competitividad. EFE

Dejar respuesta