Memorias del diplomático Isajar Ben-Yaacov

0
946

Una recompensa de por vida

El legendario diplomático israelí Isajar Ben-Yaacov (nacido en Hamburgo en 1922) escribió sus memorias, editadas por el grupo editorial Aurora. En ellas, se entremezclan genialmente su trama personal y familiar con los contextos históricos que le tocó vivir. Desde el ascenso del nazismo hasta la creación del Estado de Israel y más allá, los lectores pueden a lo largo de sus ágiles páginas apreciar los detalles que brinda el autor, que desempeñó cuarenta años en el servicio diplomático.
Imposible destacar en poco espacio tantos acontecimientos diplomáticos relevantes e interesantes, tales como el importante rol de los países latinoamericanos en la votación de las Naciones Unidas por la participación de Palestina, que dio origen al Estado de Israel, Ben-Yaacov nos relata todos los entretelones que tuvieron lugar y describe la personalidad de cada actor clave del suceso, en especial el brasileño Osvaldo Aranha (presidente de la II Asamblea General de las Naciones Unidas que votó por la Partición de Palestina), y el diplomático israelí de origen argentino Moshé Tov.
Más de cuatro décadas de experiencia diplomática están fielmente registradas y narradas de modo tan ágil que el lector puede recorrerlas y disfrutarlas como si fueran una película. El lector podrá apreciar los detalles descriptivos del quehacer cotidiano de muchos dirigentes de la talla de Moshé Dayan o el alcalde de Jerusalén Teddy Kollek, incluso en sus debilidades humanas, lo que hace terrenales a estas grandes figuras.
Ben-Yaacov prestó servicios diplomáticos en países africanos, donde Israel empezó una rica experiencia que lamentablemente fue frustrada por la presión árabe, y también en Austria, en el difícil período en el que estaba siendo canciller Bruno Kreisky, quien siendo judío fue muy antisionista y trató de usar su posición como judío y europeo para mediar entre Israel y los países árabes, cultivando amistad con Muammar Khadafi, Anwar Sadat y los palestinos.
El autor prestó servicio en numerosos países, entre los que se cuenta Alemania, Estados Unidos, Nigeria y Australia. Entre 1974 y 1979 fue asesor político especial del alcalde de Jerusalén Teddy Kollek. Tras jubilarse, no se detuvo y desempeñó como representante en Europa de la red de colegios ORT y de la Universidad Bar-Ilán. En 1992, la República Federal de Alemania le concede la Gran Orden del Mérito.
Su mensaje como balance de una vida diplomática es que Israel aún sigue como proyecto incompleto hasta que se logre la paz, recordándonos la profecía de los Salmos (85:11-12): “La misericordia y la verdad se encontraron; la justicia y la paz se besaron. La verdad brotará de la tierra: Y la justicia mirará desde los cielos”.
Reseñó: Jorge Iacobsohn

Para mayor información: [email protected]
http://www.clasico.aurora-israel.co.il/shopping.php

Dejar respuesta