Löw: los cantos de los hinchas neonazis son una “vergüenza” para Alemania

3
1464
Joachim Löw Foto: Steindy Wikimedia CC BY-SA 3.0

El seleccionador alemán, Joachim Löw, expresó su indignación y rabia ante las provocaciones de un grupo de hinchas de su país en el partido contra la República Checa, que además de lanzar de objetos pirotécnicos profirieron cantos neonazis.

“Estoy lleno de rabia y muy indignado por lo ocurrido. Es una vergüenza para nuestro país que un grupo de supuestos aficionados utilicen el fútbol como pantalla para hacer una exhibición más que penosa”, apuntó Löw, en relación a lo ocurrido en Praga durante el partido de clasificación para el Mundial de Rusia 2018.

Tales hooligans “dañan la imagen” de Alemania, prosiguió el técnico en la comparecencia ante los medios de cara al partido que disputará mañana la selección campeona del mundo contra Noruega.

En términos parecidos se había expresado ya el vicepresidente de la Federación Alemana de Fútbol (DFB), Rainer Koch, quien condenó los provocaciones de los hinchas durante el partido del pasado viernes.

“La línea de la selección alemana, del seleccionador Joachim Löw, el manager Oliver Bierhoff y la DFB está clara: este tipo de comportamientos no se aprueban ni se toleran”, apuntó el Koch, respecto a los altercados registrados en ese encuentro, en que la selección alemana se impuso por 1-2.

Entre la tribuna de la afición alemana surgieron abucheos a los himnos, insultos a la DFB y a jugadores de ambas selecciones, además de no respetarse el minuto de silencio que se había pedido para dos funcionarios checos fallecidos.

Se prendieron asimismo objetos pirotécnicos y, según Koch, en algunos bares de Praga hubo también altercados y hasta amenazas con destrozar el local si se les trataba de impedir poner música “fascista”. EFE

3 Comentarios

  1. Una vez más queda claro que las campañas contra el racismo y contra la violencia en el fútbol de las corruptas federaciones de fútbol internacionales y europeas no han servido para nada, el fútbol está peor que nunca y el Mundial de Rusia, si las autoridades rusas no ponen de su parte en uno de los peores países también en cuanto a violencia ultra en el fútbol, va a ser una zona de guerra entre ultras de cada país como ya ocurrió en el pasado europeo de Francia. En España, el país líder mundial en audiencias, se pusieron a sacar leyes y a tapar la basura debajo de la alfombra, incluso los grupos nenonazis son considerados terroristas por una nueva ley, la policía debería tratar a los neonazis como terroristas, pero en la práctica ningún juez se atreve, ni la policía, a investigarlos y la ley no se aplica porque nadie demuestra que se conocen al menos dos neonazis. Según un periodistas infiltrado, Antonio Salas, estos violentos utilizan el fútbol para más altas aspiraciones políticas o de poder, con líderes totalmente idos con teorías nazis ocultistas, extraterrestres y ceremonias celtas con llamas y rubias cantantes. Hasta no hace mucho en los alrededores del Santiago Bernabéu del Real Madrid tienen un bar donde se reunen y era una zona neonazi antes de cada partido, aunque ahora han copiado el modelo BarÇa de poner las cosas difíciles a los violentos, a pesar de que tuvieron que aguantar amenazas hasta de moteros neonazis que poco después fueron detenidos por tráfico de drogas, de mujeres para la prostitución y servicios pagados de coacciones. De todas formas los ultra neonazis continúan acudiendo a los estadios españoles y por ejemplo los del Atlético de Madrid corean y cantan el asesinato de un aficionado vasco y volvieron a asesinar a un aficionado gallego durante una pelea. La mayoría de los equipos españoles tienen aficionados violentos ultraderechistas, los más conocidos los Ultrasur del Real Madrid, Frente Atlético del At. Madrid, los Yumis o algo así del Valencia, los del Betis, y en ciudades pequeñas y en otras categorías igual. De izquierda también hay, son los del Sevilla, Coruña o los separatistas vascos y navarros, con terreno vedado en partidos de la selección, por ejemplo durante la primera Eurocopa que ganó España en Alemania-Austria, a pesar de las medidas de prevención contra los violentos y sus símbolos, estaban en todos los partidos en un fondo con sus banderas y símbolos nazis, como la cruz celta que han pintado hace unos días en el cementerio de Madrid, puse una denuncia a la policía, creo que fue la austriaca, pero ni contestaron ni impidieron que continuasen hasta la final.

    • Perdón, la Eurocopa no fue en Alemania-Austria, fue en Austria-Suiza. También se me olvidaban entre los grupos ultras españoles más famosos las Brigadas Blanquiazules del Espanyol, el otro equipo de La Liga de Barcelona, los ultras de Espanyol y BarÇa son ultraderechistas o neonazis, unos son pro-españolistas y los otros separatistas, estos también parecen permitir otras ideologías de extrema izquierda siempre que sean separatistas o anti-españoles, en el pasado se llegaron a producir asesinatos entre los dos grupos ultras. En cuanto a los neonazis españoles en la Eurocopa 2008 de Austria-Suiza, que después de décadas de continuas decepciones, o echando la culpa a todo, se convirtió en el primer gran título que ganaba España si exceptuamos aquella Eurocopa en España donde sólo se tienen imágenes de los goles cuando la pelota era sacada por los jugadores de la red, una final nada menos que contra la URSS y con Franco en el palco del BarÇa. Un grupo de ultras se situaron en una esquina del fondo de aficionados español, con banderas españolas y regionales con los nombres de sus peñas ultras, y pusieron una larga bandera española donde dibujaron a mano una cruz celta de los nazis y la frase “No parar hasta conquistar”, frase que tiene poco de deportiva y sí mucho de lema violento, rememorando rancios pasados de España, sobre todo para ultraderechistas y neonazis españoles. Poco después, en el 2009, en un partido de la Copa de la UEFA de clubs entre el equipo austriaco Austria de Viena y el vasco Athletic de Bilbao, se produjeron uno de los incidentes ultras más graves en un país europeo de los supuestamente civilizados, con destrozos, la invasión del campo de los neonazis, suspensión del partido y negociaciones con diálogo amistoso entre la policía austriaca y los líderes neonazis para que el partido pudiera reanudarse. Aunque los vascos ganaban y tenían el pase casi asegurado para la vuelta, parece ser que junto a los austriacos había neonazis españoles y de otros países, estos otros estaban en Austria por un concierto neonazi y decidieron ir al partido para divertirse contra los separatistas o rojos vascos. Se podría decir que a partir de entonces dejó de parecer extraño ver incidentes parecidos en Europa.

  2. Perdón otra vez, la final de la Eurocopa 1964 fue en Madrid en el Santiago Bernabeu, el morbo de jugar contra la URSS o CCCP era mayor teniendo en cuenta que anteriormente el régimen se negó a jugar contra sus enemigos comunistas en un partido oficial en 1960. Como España estaba muy atrasada gobernada por los fascistas, el resumen del partido lo tuvieron que ver los españoles en los cines con el famoso noticiario del régimen NO-DO, y el gol de la victoria no lo grabaron y colaron otro de otro partido, no fue hasta que llegó la democracia que se pudo ver el gol real de un archivo de los rusos. Si el Mundial de Argentina en 1978 hubo compra del partido contra Perú, con Kissinger negociando para la dictadura fascista, en los 60’s los amaños tenían que ser una cosa corriente, y contra los rusos vete tu a saber lo que pasó. Antes, la selección española republicana bien pudo ganar el mundial de Italia 1934, pero en cuartos se enfrentó a la Italia fascista de Mussolini y el árbitro le hizo un destrozo.

Dejar respuesta