Los que mandan: el largo brazo de Irán en la región

0
884
Guardia Revolucionaria Iran

General (retirado) Yaakov Amidror

Algunos incidentes aparentemente sin relación que tuvieron lugar a través del Medio Oriente parecen indicar que gran parte de los disturbios regionales tienen como fuente a Irán, que está respaldando a las fuerzas chiíes, desde Pakistán hasta Siria. Y eso es  improbable que cambie.

La semana pasada, ocurrieron algunos eventos supuestamente no relacionados entre sí; pero cuando se examinan con más cuidado sugieren que las tormentas que envuelven a Medio Oriente continuarán.

En un lado de la región, en el Líbano, el primer ministro, Saad Harir, renunció tras huir a Arabia Saudita. Se dice que lo hizo, en el último minuto, para evitar ser asesinado por Hezbollah como su padre, el ex primer ministro Rafik Hariri. Algunos acusaron a Arabia Saudita de presionarlo para que renunciara. Cualquiera que sea el motivo, su renuncia expuso una realidad que le resulta familiar a Israel pero que el mundo ignora: que Hebollah está a cargo en el Líbano.

En los papeles, Líbano es miembro de la ONU; pero desde casi todas las perspectivas prácticas no existe un “Estado libanés”. Es cierto que el Líbano tiene una constitución, que teóricamente gobierna al país; pero cuando se trata de asuntos importantes, no es la Administración o el Parlamento quien decide sino Hezbollah.

Hezbollah es la organización militar más poderosa en el Líbano, por lo que puede imponer su voluntad al resto de la población. No solo eso, también tiene una fuerte influencia en el ejército libanés, que supuestamente debería servir como contrapeso a Hezbollah. Pero la realidad libanesa es que no hay posibilidades de que los militares del Estado se enfrenten a la organización chií.

En el Golán sirio, se vivió un especie de drama cuando parecía que las fuerzas rebeldes amenazaban a la aldea drusa de Hader, que se ha mantenido leal al presidente sirio, Bashar Assad, y algunos de cuyos habitantes parecen haber cooperado con Hezbollah contra Israel, al norte de ese sector Los drusos del lado israelí de la valla fronteriza no podían permanecer callados y amenazaron con violar la frontera para ayudar a sus hermanos. Se escucharon también voces similares entre los drusos israelíes. El Ejército de Defensa de Israel (Tzáhal) llevó a cabo una intervención cautelosa que previno una masacre masiva; pero la cuestión no ha sido claramente resuelta. El incidente sirve como un recordatorio de que a pesar de los intentos de Rusia de alcanzar un alto el fuego en la guerra siria, y a pesar del hecho de que los rebeldes están perdiendo fuerza como resultado de los golpes de Assad junto con los rusos y los iraníes, las brasas todavía están encendidas. Los rebeldes no han terminado; aunque estratégicamente, su destino parece estar sellado.

Grandes esperanzas, grandes desafíos

Mientras tanto, se está librando una dura batalla a puertas cerradas en Arabia Saudita, adonde huyó Hariri. Algo de esto salió a la luz recientemente. Algunos creían que el cambio de guardia generacional en el palacio -desde los hijos del fundador de la dinastía a los nietos- no ocurriría pacíficamente. En este momento, aquella predicción parece convertirse en realidad. El arresto de miembros de alto rango de la familia real saudita es una ocurrencia inusual que apunta a disturbios internos. Los países dictatoriales han desarrollado recientemente un método para deshacerse de los opositores bajo el pretexto de combatir de corrupción, que es desenfrenada.

Independientemente de las luchas internas de poder, un misil fue disparado desde Yemen hacia Riad, la capital saudita. Ese incidente táctico apunta a un problema estratégico: Arabia Saudita ha fallado hasta ahora en su guerra contra los hutíes y sus aliados iraníes en Yemen. El fracaso en Yemen, justo al lado, tiene un efecto en la seguridad del reino; mientras que el fracaso en Siria, lejos de las fronteras de Arabia Saudita, es un recordatorio de la lucha a gran escala contra Irán, en la que Arabia Saudita tampoco está teniendo mucho éxito

Efectivos de Hezbollah

Arabia Saudita está en una encrucijada. La esperanza de un cambio positivo, dirigido por el príncipe heredero Mohammed bin Salman, es grandiosa. Pero, al mismo tiempo, los desafíos dentro y fuera de Arabia Saudita están creando a un montón de signos de interrogación sobre la capacidad del reino de seguir existiendo de la misma manera que lo ha hecho desde que fue fundado, es decir, como una alianza entre la familia saudita y la rama conservadora wahabí del Islam.

Más cerca de casa, en Gaza, la Jihad Islámica construyó su primer túnel de ataque en Israel, que Israel descubrió y explotó. La organización perdió a algunos de sus comandantes y amenazó con una respuesta, pero no se recibió ninguna en la primera semana después del incidente. El evento en sí y lo que siguió indica que el silencio en la Franja de Gaza no es el resultado de que las organizaciones terroristas que ya no quieren atacar a Israel. Siguen construyendo sus fuerzas y, cuando llegue la orden, los grupos ejecutarán los planes de atacar a Israel. Sin embargo, Gaza entiende muy bien que pagará un precio alto por cualquier choque con Israel. Este es el componente más vital de la disuasión israelí, sin ser desconsiderado con la presión de Egipto y el deseo de Hamas de implementar su acuerdo de reconciliación con la Autoridad Palestina.

¿Cambiarán las milicias el equilibrio de poder?

Los acontecimientos en Siria y Gaza llevan la marca del brazo largo de Irán, que, como la entidad que controla Hezbollah, está a cargo en el Líbano. Hariri huyó a Arabia Saudita debido a las acciones e intenciones de Irán. Irán ha traído milicias armadas de todo el mundo chií -muchos más que el número de suníes que se han unido el Estado Islámico- y Hariri aparentemente entiende que después de que Irán, con la ayuda de Rusia, logre establecerse en Siria, y hará lo mismo en el Líbano. Irán también estableció a la Jihad Islámica, aunque mantiene menos control sobre ese grupo que sobre Hezbollah, y la Jihad Islámica es la principal herramienta de Irán en Gaza.

El hecho de que hasta ahora, la Jihad Islámica no haya respondido al golpe masivo que Israel le propinó, muestra cuán fuerte es Hamas. Mucho más fuerte que los otros grupos de Gaza. Sin embargo, el túnel que se estaba cavando, y el hecho de que parte de él alcanza Israel, demuestran que la Jihad Islámica bajo Hamas ha adquirido capacidades que no tenía en el pasado. Es importante recordar que el hecho se ha producido después del éxito egipcio en forzar a la AP hacia adentro de Gaza como su “dueño” civil.

Todos estos incidentes traen a la superficie algunas verdades que influyen en los acontecimientos en el Oriente Medio. Puede que no quede claro cómo se verá la región dentro de unos años; pero podemos suponer que Irán continuará siendo un poder dinámico. Irán continuará construyendo su base de poder en Siria, y la respuesta de Israel dejará en claro qué estado alcanzará allí, y si continuará construyendo bases para sí mismo y para Hezbollah en Siria.

También está la cuestión del despliegue de miles de combatientes de las milicias, que se convirtieron en el elemento más importante en Siria, mientras más difícil era para el régimen y sus aliados aniquilar a las fuerzas de la oposición. No sería una sorpresa si un gran contingente de milicianos se trasladara al Líbano y cambiara el equilibrio de poder contra Israel, así como el poder proporcional del grupo chiita en el deshilachado tejido del Líbano.

Hay otra pregunta interesante: ¿logrará el príncipe heredero consolidar su estatus, deshacerse de los elementos que se oponen a que se lo corone rey y llevar a cabo a Arabia Saudita los cambios que anunció? Sus habilidades en las cuestiones internas afectarán su fortaleza en los asuntos exteriores. Los resultados de la batalla entre Arabia Saudita, que quiere conducir a los árabes sunitas, e Irán, que lidera a los chiíes de toda la región (y ahora está poniendo sus miras hacia el este, hacia Pakistán y Afganistán, donde fueron reclutadas algunas de las milicias), decidirá en gran medida el futuro de Oriente Medio.

Fuente: israelhayom.co.il

Dejar respuesta