Los precios de las viviendas han bajado

0
709

Una tendencia que podría afianzar un cambio
El ministro de Finanzas Moshé Kahlón ha apostado su carrera política en controlar el alza de los precios de las viviendas y la Oficina Central de Estadísticas le dio un impulso con noticias favorables de que los precios habían caído dos meses seguidos.
En febrero-marzo bajaron 0.5% respecto de enero-febrero, trayendo el descenso a 0.6% desde el comienzo del año. Eso podría no parecer mucho y la Oficina de Estadísticas advirtió que la última cifra podría ser revisada a medida que aumenten los datos sobre las ventas de viviendas. Sin embargo, en la última década de aumentos vertiginosos de precios sólo ha habido dos meses de declive consecutivos.
Ambos se dieron en circunstancias excepcionales. El primero fue a principios de 2011, cuando las protestas por la justicia social estaban estallando a través de Israel, poniendo un amortiguador en el mercado inmobiliario. El segundo fue en el verano de 2014, cuando el entonces ministro de Finanzas, Yair Lapid, estaba presionando por su abortado plan para eximir a muchas compras de vivienda del impuesto al valor agregado. Eso hizo que los compradores esperaran a que bajaran los precios.
La Oficina de Estadísticas advirtió, como siempre, no leer demasiado en cifras de uno o dos meses. En cualquier caso, la historia muestra que cuando los precios de la vivienda en Israel disminuyen, disminuyen moderadamente. El tipo de caída libre que muchos esperan es un escenario improbable. Los descensos que se han producido hasta ahora simplemente han reducido el ritmo de aumentos en el último año a 4,7%, pero los precios siguen subiendo.
La Oficina de Estadísticas informó que los precios promedio de las ventas de viviendas en el primer trimestre mostraron descensos en la mayoría de los segmentos en comparación con el mismo período de 2016. En todo el país, el precio promedio bajó 2,9% a 1.445.000 de shekels (400.000 dólares).
En Tel Aviv, el precio promedio global se mantuvo sin cambios en 2,77 millones de shekels, pero los precios de las unidades más pequeñas de 1,5 a 2 habitaciones registraron un aumento del 3% a 1,92 millones de shekels y los de 2,5 a 3 saltó un 8,6% a 2,48 millones. Fueron las propiedades más grandes las que registraron descensos, del 7% a un promedio de 3,25 millones para viviendas de 3,5 a 4 habitaciones y 3,87 millones para viviendas de 4,5 a 5 habitaciones.
En Jerusalén, los precios bajaron un promedio de 0,6% a 1,88 millones de shekels. Las unidades más pequeñas vieron los precios caer un 4% a 1,23 millones, mientras que las unidades de 2,5 a 3 habitaciones subieron un 0,5% a 1,57 millones. Las mayores propiedades de 3,5 a 4 habitaciones y de 4,5 a 5 habitaciones crecieron un 4,1% y un 6,2%, respectivamente.
Las casas de Haifa, por el contrario, se volvieron más caras, subiendo un promedio del 2,3%. Pero sólo las casas más grandes en realidad vieron un aumento, mientras que la mayoría de las categorías registraron descensos.
Los datos de precios vienen de la mano con otras cifras de la Oficina de Estadísticas que muestran una caída del 18% en las ventas de viviendas en el primer trimestre en comparación con el mismo período del año pasado. Más que eso, las cifras mostraron que los compradores de casas estaban evitando el centro del país y comprando casas de nueva construcción en las afueras del norte y del sur.
El centro es todavía con mucho el mercado más grande, pero está en declive. En Tel Aviv, las ventas cayeron 26% a 1.387 unidades en el año hasta marzo de 2017, mientras que en Jerusalén la caída fue un 32% más empinado a 1.378. Ramat Gan registró un descenso del 12% hasta 1.337. Rosh Haayin, que ha estado construyendo muy por encima de su espacio nuevos hogares, sufrió la mayor caída de todos – 36% a 1.088.
Pero las ventas de viviendas estaban en auge en la periferia: Kiriat Motzkin vio las ventas de viviendas saltar 4,5 veces a 1,038, mientras que en Naharia las ventas alcanzaron a 844 y en Netivot a 459.
Por lo menos parte de la disminución de las ventas en el centro del país se puede explicar debido a una disminución de la oferta de viviendas, ya que las viviendas han estado en declive también. Las ventas en las afueras probablemente están siendo estimuladas por el programa Mejir Lamishtakén de Kahlón, que vende casas con un descuento.
Un verdadero cambio en los precios todavía no es un hecho definitivo. Sin embargo, las condiciones para tal cambio se están dando, sin olvidar el hecho de que las tasas hipotecarias han estado aumentando desde la segunda mitad de 2015.

Dejar respuesta