Los peregrinos utilizaban las piscinas del Templo hace 2000 años

0
2245
Foto ilustración

Ubicadas en la Ciudad Vieja de la ciudad de Jerusalén
Un nuevo estudio reveló que las múltiples piscinas del Templo de la Ciudad Vieja de Jerusalén fueron utilizadas por los peregrinos hace 2.000 años.
Hay una gran cantidad de piletas que se encuentran adyacentes a la estructura del templo, una enorme reserva de agua con más de 110 metros y un ancho de 34 mts., con una profundidad de más de 24 mts.
El Barrio Cristiano alberga un estanque oculto, conocido como piscina de Ezequías.
Jerusalén se familiariza con la Piscina del Sultán, convertida en un centro de espectáculos al aire libre. Además, hay dos piscinas en la zona de Iglesia de Santa Ana, otra piscina profunda conocida en el recorrido del túnel del Muro Occidental y por supuesto la conocida piscina de Siloé, expuesta en la parte inferior de la Ciudad de David. Estas son enormes instalaciones en las que se puede albergar a un elefante y que los investigadores ignoraron, manifestó el arqueólogo Dr. David Gurevich de la Universidad Hebrea, estudiando el segundo templo de Jerusalén. “Si bien algunos de los estanques fueron excavados los investigadores sugirieron los usos de las piscinas individuales, pero ignoraron el contexto general. No se cuestionaron en ningún momento ¿Qué están haciendo allí todas estas instalaciones? Resulta ser que en realidad no había ninguna otra ciudad en el Mediterráneo, que tuviera una cantidad de piscinas tan enormes”.
El Dr. Gurevich examinó el contexto más amplio de las piscinas en Jerusalén y dejó en claro que: “mientras que los habitantes de Jerusalén utilizaron los pozos privados en virtud de la disposición de las casas reinantes y acueductos, fue necesario encontrar otra solución para las masa de peregrinos que pasaban por el lugar.
Los visitantes utilizaron el agua para beber, cocinar y otras necesidades diarias. Dos piscinas también se utilizaron para purificarlos”.
El estudio comenzó en la Universidad de Haifa y la Universidad de Harvard y se espera que sea publicado en Europa.

Dejar respuesta