Los mejores atletas de la Macabiá

0
484
Lenny Krayzelburg

Tan entusiasmados como estamos de ver a estos ganadores competir este verano, es igualmente importante mirar hacia atrás a algunos de los atletas más talentosos y exitosos del pasado. La Macabiá es un evento único porque aunque es competitivo, ha demostrado ser mucho más que eso. Los atletas más exitosos finalizan la competencia hablando más sobre su experiencia personal y menos sobre el deporte en sí.

Mark Spitz enciende la antorcha en la Macabiá, 1985
Mark Spitz enciende la antorcha en la Macabiá, 1985

Marilyn Ramenofsky, la renombrada nadadora judeo-estadounidense, medallista olímpica y seguidora de la Macabiá, se unió por primera vez en 1961. Se sorprendió por la belleza del evento en sí, por estar rodeada de gente con la que tenía mucho en común, que vivieran al otro lado del mundo.
“Lo que más me gusta de los juegos de la Macabiá era ver y conocer a atletas judíos, gente judía de todo el mundo. Ver que no todos los judíos tenían cabello y ojos oscuros. Había rubios, gente de Australia, de todo el mundo. Eso era consolador y ciertamente diferente de los Juegos Olímpicos”. Era un reunirse de personas de diferentes países para un objetivo en común. – Marilyn Ramenofsky
Ramenofsky fue admitida en el Salón Internacional de la Fama de los Deportes Judíos en 1998. Ganó medallas tanto en los Juegos Olímpicos de Tokio como en la Macabiá. Ramenofsky reveló que cuando se trata de “la identidad cultural y emotiva, los juegos de la Macabiá están por encima de los Juegos Olímpicos”.
El nadador judío más conocido es Mark Spitz. De hecho, Spitz es referido a menudo como uno de los nadadores olímpicos más exitosos en la historia.
Antes que Michael Phelps ganara 8 medallas de oro en los Juegos Olímpicos en el 2008, Spitz fue un recordista mundial de la mayor cantidad de medallas de oro ganadas en un evento olímpico. Spitz ganó siete medallas de oro en los Juegos Olímpicos de 1972 en Munich y tiene más medallas que cualquier atleta judío en la historia de los Juegos Olímpicos.

Gush Bainstock con la antorcha en Canadá
Gush Bainstock con la antorcha en Canadá

Cuando Spitz tenía sólo 15 años compitió en los Juegos de la Macabiá y fue nombrado el atleta más destacado de ese año. Esto fue en 1965, cuando ganó un total de cuatro medallas de oro para el equipo de Macabi EE.UU.
Spitz volvió a los juegos de la Macabiá en 1969, después de los Juegos Olímpicos de México, y rompió su récord, ganando seis medallas de oro para Macabi EEUU.
Desde su retiro, Spitz ha vuelto a Israel para encender la antorcha de los Juegos Macabeos 1986 y entró como miembro de la delegación de Estados Unidos para la Macabiá  Nº 17 en 2005.
Mark Spitz es una leyenda y una inspiración para los judíos de todo el mundo. En 1999, ESPN clasificó a Spitz no.33 en el ránking de los 50 atletas más grandes de todos los tiempos de SportsCentury, siendo el único nadador atleta en figurar en esta lista.
Cada Macabiá desde la primera ha visto récords y nuevos talentos excepcionales. Cuanta más importancia adquirían los juegos, más gente quería participar. Los juegos cuentan con competición de clase mundial, atestiguando a los medallistas de oro olímpicos, a los futuros olímpicos y deportistas del Salón de la Fama en acción, incluyendo la medallista de oro olímpica de 2012 Aly Raisman. Raisman se convirtió en un icono estadounidense después de su éxito olímpico en Gimnasia.

Tal Brody
Tal Brody

Ella es ahora una de las atletas judías más conocidas y exitosas. Raisman incluso realizó su rutina de piso con la melodía de “Hava Nagila” en los Juegos Olímpicos de Londres 2012- ¡y ganó una medalla de oro por ello! En 2013, Raisman tuvo el honor de encender la llama de la antorcha Macabiá en la ceremonia de inauguración en Israel. A partir de ahí, ha ido a competir en el show televisivo estadounidense “Bailando con las estrellas” y también fue presentada en la portada de la edición de julio de la revista Sports Illustrated.
Otro notable atleta de la Macabiá que también compitió en los Juegos Olímpicos es el nadador estadounidense / ruso, Lenny Krayzelburg, que estará presente en la  Vigésima Macabiá también. Krayzelburg es conocido por tomar una decisión que a menudo se la compara con la admirable de Sandy Koufax por saltarse la Serie Mundial de 1965 porque cayó en Iom Kipur. Del mismo modo, Krayzelburg fue invitado a competir en el Campeonato Mundial de Natación en 2001, pero lo pasó por alto para poder concentrarse en un juego más querido para su corazón, la Macabiá 16. Estas elecciones demuestran la dedicación y cariño que estos atletas judíos tienen a su fe. Krayzelburg ganó cuatro medallas de oro olímpicas para los EEUU y fue instalado en el Salón de la Fama internacional de los deportes judíos.
No se puede hablar de dedicación sin mencionar a Tal Brody.
Brody fue elegido en el draft de la NBA 1965 por Baltimore Bullets y se dijo que era uno de los jugadores más prometedores de la temporada.
A Brody se le pidió que jugara en los Juegos de Macabiá de 1965, y sin dudarlo, pidió permiso especial al propietario de los Bullets, Abe Pollin, para ir a Israel y participar en los juegos, representando a los Estados Unidos.
Después de los juegos, en lugar de regresar a Estados Unidos y jugar en la NBA, Brody convirtió en su misión el quedarse y ayudar a Israel a “convertirse en una potencia internacional”. Brody quería hacer aliá, pero primero tenía que cumplir con su obligación militar.
Finalmente hizo aliá en 1970. Brody ha dicho que está “completamente en deuda” con la Macabiá porque lo trajo a Israel. Brody ha expresado muchas veces que si no fuera por los juegos habría perdido los momentos más “hermosos” de su vida.
“No era sólo poner un pie en el suelo de Israel, estaba viendo la posibilidad de asumir ese reto y sentirme parte de este país y de la religión, la cultura, la historia. Me sentí parte de todo eso” .
El deporte es una “lengua internacional”, una actividad reconocida que atrae a personas de todas las edades, géneros y orígenes. Es una manera brillante de enseñar a los jóvenes sobre la historia de Israel e inspirarlos a querer ser parte de organizaciones como la Macabiá.
El hecho de que estamos viendo más y más talento cada cuatro años es una muy buena señal.
Hay infinidad de atletas excepcionales que han competido en la Macabiá, y es seguro que veremos más en este verano de la Macabiá.
A partir de ahora, las calles de Israel se llenan de atletas y espectadores que están todos aquí por la misma razón. Miles de judíos de todo el mundo están bajo un mismo techo cantando el Hatikva en las ceremonias.
A lo largo de los años, los juegos de la Macabiá han visto competir a algunos atletas legendarios. Muchos atletas comenzaron en los juegos y se convirtieron en competidores de clase mundial. Estamos encantados de tener nuevas delegaciones que se unan a nosotros este verano, lo que significa aún más talento y más competencia.
La Macabiá realmente ha ayudado a alentar a los judíos en todo el mundo. Algunos de los atletas más talentosos apoyan y están involucrados en la Macabiá. Además, los juegos han ayudado a unir a personas de todo el globo.
80 países, 1 corazón.

Dejar respuesta