Los Juegos Macabeos con atletas judíos de todo el mundo arrancaron en Jerusalén

Con la ceremonia inaugural de los Juegos Macabeos o Macabía arrancó en Jerusalén la vigésima edición de esta competición en la que 10.000 atletas judíos de ochenta países se dan cita en el contexto del “50 aniversario de la reunificación” de la ciudad, que Israel celebra este año.

“Los Juegos han vuelto a su hogar natural”, apuntó el intendente de Jerusalén, Nir Barkat, que aprovechó para reivindicar que la urbe es “la capital reunificada de Israel” desde 1967.

El director general del Ministerio de Cultura y Deporte, Yossi Sharabi, indicó que han invertido un presupuesto “sin precedentes” para la infraestructura, contribuyendo al mismo tiempo a la ciudad de Jerusalén: “Nuestra eterna capital, y a sus residentes”.

Con respecto a la congregación de atletas judíos, Sharabi señaló la importancia que tienen estos juegos en “su contribución a la gran visión que hay detrás de la empresa sionista”.

La organización calcula que supondrá una inyección de ingresos de 350 millones de shekels (casi 88 millones de euros), que reportarán los 150 mil invitados que se reparten en más de 30 hoteles de la ciudad santa y otras localidades del país.

El presidente de los Macabeos, Amir Peled, aseguró que la competición es “el evento más emocionante del año” y combina los valores con los que él mismo se define: “Sionismo, judaísmo y hermandad que reúnen a la gente y al deporte”.

Todos los atletas participantes tienen eso en común, el judaísmo, como el nadador estadounidense Anthony Ervin, campeón olímpico en Sidney 2000 y en Río de Janeiro 2016, o el también nadador Fabien Gilot, francés y medalla de plata en las Olimpiadas del 2008, y oro en los de Londres 2012.

Esta edición acogerá 40 modalidades deportivas que se distribuyen en cuatro categorías: Juventud, Abierto, Experto, y Paralímpicos que se desarrollarán en más de 68 complejos deportivos en varias localidades, siendo el fútbol, con 1.401 atletas, seguido de la natación con 712, los mayoritarios.

Los juegos durarán dos semanas, y la ceremonia de clausura el 17 de julio promete ofrecer un espectáculo “lleno de ritmo y energía que estará en la memoria de los diez mil atletas por un largo tiempo”.

La Policía desplegó un dispositivo especial alrededor del estadio Teddy, donde tuvo lugar la inauguración, “para mantener la seguridad durante el evento”. EFE y Aurora