Lo bueno, lo malo y lo lindo, todo pasa en Israel

2
1238

Mara Klarinsky
Lo lindo: “Noche de paz, noche de amor él es –moishe- y él es –goy-”: así cantan en un gracioso video que realizaron para celebrar las festividades de Navidad y de Jánuca el rabino Marcelo Polakoff y el Monseñor Pedro Torres, obispo auxiliar de Córdoba, Argentina,  integrantes del Comité Interreligioso por la Paz (Comipaz). La canción tipo villancico con ritmo de “sher” (tijera o música klezmer) busca unir a la gente y demostrar que “juntos se puede”. Se puede compartir la felicidad, la alegría y la tradición de cada uno sin subestimar o agredir al otro, con simpleza y buena predisposición.

Jánuca es la fiesta de las Luces y representa el milagro de la recuperación de la independencia judía a manos de los macabeos y la Navidad cristiana habla del milagro del nacimiento de Jesús. La celebración de Jánuca trae la luz con la “fiesta de las luminarias” y la luz de la estrella de Belén ilumina el lugar del nacimiento Jesús.
Las festividades simbolizan las enseñanzas de vida, los atributos históricos y la supervivencia de nuestra fe a través de las tradiciones. A todos nuestros lectores tanto de fe judía como cristiana, les deseamos muchas felicidades y que cada hogar reciba sus fiestas con amor y paz.
Un tiempo de claridad es lo que el mundo necesita por eso en este número de nuestra revista traemos a colación: lo bueno, lo malo y lo lindo que sucede en nuestro país y en los alrededores.
Lo bueno: El pueblo de Arrabá que tiene en su haber la mayor cantidad de médicos por habitante. La comunidad árabe del lugar está orgullosa del proceder de su gente y especialmente de su juventud, que dedica el tiempo a una misión tan ponderable.
Ingenieros sin Fronteras que llevan la luz a una aldea alejada de Tanzania, donde reina la inquietud y los problemas de salud debido a la falta de energía.
Un tema importante en el reino animal: el maltrato que muchos de ellos sufren a manos del hombre y cómo es posible con una startup israelí evitar el sufrimiento a millones de pollitos inofensivos que ningún mal le hicieron a la humanidad.
Lo malo: La crisis y la indignación de parte del pueblo alemán, por las violaciones que quedan impunes y son cometidas a manos de algunos inmigrantes sin escrúpulos, que dejan un tendal de sufrimiento y dolor a su paso.
La injusticia del mundo ante la crítica del muro que Israel levantó para protegerse de los ataques extranjeros, cuando Líbano lo hace dentro de sus fronteras y contra civiles palestinos acogidos en su tierra. La injusticia que viven éstos en los países árabes a quienes se les niegan los derechos básicos.
Lo lindo: La cultura, la música y el turismo en Israel. Por ejemplo, el festival Super Jazz que se llevó a cabo en Ashdod, con los mejores músicos de nuestro país y del exterior, la visita al valle del Jordán y del parque turístico Hamat Gader.

2 Comentarios

Dejar respuesta