Líderes católicos manifiestan que el proyecto de ley de tierras viola las promesas del Primer Ministro

0
830
El patriarca Teofilos III de Jerusalén, (centro)

Líderes de la iglesia ortodoxa y católica en Jerusalén, dicen que el proyecto de ley propuesto por la ministra de Justicia Ayelet Shaked, para nacionalizar la tierra, viola las promesas del primer ministro, Benjamín Netanyahu.

Shaked, había anunciado su intención de realizar el proyecto de ley propuesto por la diputada Rachel Azaria (Kulanu) en defensa de los residentes que viven en tierras en Jerusalén, propiedad de las Iglesias ortodoxa y católica, sub rendadas hace varias décadas del Fondo Nacional Judío (JNF) y aprobado por el Comité Legislativo Ministerial.

Las negociaciones entre los promotores que compraron las tierras de las iglesias y las partes que las arrendaron desde la década de los 50, llegaron a un punto muerto luego del último informe, los líderes de las iglesias enviaron una carta solicitando la intervención urgente del Primer Ministro para detener la medida, tras el llamamiento de los líderes de las iglesias, Netanyahu decidió posponer la votación del proyecto de ley durante dos semanas.

En su carta, los líderes de las iglesias mencionaron la promesa del Primer Ministro en junio de que pospondría cualquier discusión sobre el proyecto de ley de Azaria y cualquier legislación relacionada con la tierra de las iglesias hasta que el Ministro de Cooperación Regional, Tzachi Hanegbi, investigara el tema y recomendara soluciones justas y dignas.

Firmaron la carta: el patriarca apostólico armenio Nourhan Manougian, de la Iglesia Católica de Tierra Santa Vicario Rev. Dobromir Jasztal y el patriarca ortodoxo griego de Jerusalén, Teofilos III.

La carta también indica que las iglesias consideran que la medida de Shaked es una “cruda violación de la decisión del primer ministro que rompe las promesas hechas a los líderes de las iglesias por el ministro Hanegbi”.

Nayot Komemiyut Investments, que adquiriría las tierras de la Iglesia ortodoxa griega en los vecindarios de Nayot, Talbieh y Valley of the Cross, dijo en respuesta: “Independientemente de lo que anunció el Ministerio de Justicia, hasta ahora no se han celebrado negociaciones con nosotros. La reunión preliminar se llevó a cabo en el Ministerio de Justicia, en la que las partes acordaron que las negociaciones deberían continuar. Luego se nos pidió que enviáramos los documentos, y así lo hicimos. Lo siguiente que escuchamos fue este anuncio”. Las negociaciones no llegaron a un punto muerto, porque, en cualquier caso, el proyecto de ley propuesto es claramente poco convencional y viola los derechos de propiedad y contractuales básicos, no puede resistir una prueba legal.

Dejar respuesta