Las tasas de electricidad en Israel bajarán un 3% en enero

0
857
Foto Compañía Eléctrica de Israel - Wikipedia

La tasa de electricidad se reducirá un 3% en enero de 2018, según la nueva revisión de las tarifas. Los costos de electricidad por hogar caerán a 120 shékels anualmente.
La Autoridad de Servicios Públicos (Electricidad) promete que además de la reducción de precios, la estructura de tarifas revisada está diseñada para resolver problemas fundamentales en el sector de la electricidad, particularmente el descuido de las líneas eléctricas que pueden causar un gran número de apagones y evitar la desviación de las asignaciones presupuestarias de la estatal Corporación Eléctrica de Israel (CEI) destinadas actualizar y mantener sus líneas eléctricas a otros fines de menor importancia para el público, tales como las condiciones salariales para los empleados de la corporación.
Después de años de discusiones, la CEI publicó para una audiencia pública la base de la tarifa de electricidad pagada por los consumidores para los segmentos de la red eléctrica y la oferta. La revisión conducirá a una reducción del 15% a principios de 2018, con un descenso del 20% acumulado en 2020. Sin embargo, se espera que el efecto sobre los consumidores domésticos sea mucho más pequeño – 3%. La razón es que, en promedio, el nuevo tipo revisado representa sólo el 20% de la tarifa global de electricidad para el consumidor doméstico. Los costos de producción de electricidad representan el otro 80% de la factura de electricidad recibida por los consumidores domésticos.
En 1996, como paso preliminar hacia un cambio estructural en el sector eléctrico y la eliminación del monopolio de la CEI, se decidió dividir el sector eléctrico en segmentos, cada uno de los cuales tenía una tasa diferente. El segmento más grande es la producción de electricidad, seguido por el sistema de cables de alta tensión para la conducción de electricidad y el segmento de distribución (cables de media y baja tensión que llegan a los hogares).
Otro segmento es el suministro o la venta a los consumidores. La división en segmentos tuvo poco efecto práctico, siempre y cuando la CEI tuviera un control absoluto de todos los segmentos. Hoy en día, sin embargo, el 30% de la producción de electricidad está en manos privadas. Los productores privados no están obligados a vender electricidad directamente a los clientes. Algunos de ellos prefieren venderlo a la red, es decir, a la CEI, de modo que sólo el 15% del segmento de suministro eléctrico es de propiedad privada.
Por otro lado, los segmentos de distribución y conducción han permanecido bajo el control total de la CEI, y esta situación no cambia, incluso si se llevan a cabo los planes del gobierno para transferir toda la producción de electricidad en Israel a la propiedad privada.
La revisión de la tarifa básica (la conducción y la distribución) y el suministro de electricidad tienen varios años de retraso, y viene después de que la CEI se quejó frecuentemente de que estaba siendo obligada a operar de acuerdo a una tasa no revisada. El trabajo sobre la metodología de la nueva tasa fue liderado por la Autoridad de Servicios Públicos, la autoridad reguladora para el sector eléctrico, pero fue coordinado con la CEI.

Dejar respuesta