Las cerezas de la Franja Yatir

0
276

Turismo Agrícola y bíblico para toda la familia

Chiquita Levov

Mayo ya está aquí y es la temporada de cerezas, que es muy corta y conviene aprovecharla visitando plantaciones y recolectando la fruta directamente del árbol. Esta es una gran oportunidad para viajar a la región de Yatir, rica en vistas espectaculares que miran al desierto de Judea y las montañas de Moab. Por su ubicación es una región única que conecta la montaña, el desierto y el Néguev y la conexión geográfica única proporciona a los viajeros un paisaje diverso, ya que está a una altitud de 900 m sobre el nivel del mar. En esta franja los plantadores están listos y esperando que los visitantes disfruten de la recolección y de varias actividades creativas.
Todo esto sucede en el Festival de las Cerezas, que se lleva a cabo en el Moshav Maon, cerca del bosque de Yatir, los viernes, 18 y 25 de mayo. Más datos www.goyatir.co.il.
Es un mini Festival en el que se puede coger las cerezas directamente de los árboles, lo cual es una experiencia agrícola única para toda la familia. En el Moshav Maon hay cerezas rojas y dulces. Las actividades ofrecidas son muy variadas: la preparación de mermelada, cocer el pan en una tablón, un taller para hacer colgantes con carozos y desafiantes aventuradas. Durante el festival, los visitantes disfrutaran en la gran zona forestal de artistas callejeros, payasos, espectáculo de teatro para niños y otras sorpresas. La entrada es de 35shékels por persona. El Bosque Yatir es un sitio que nos acerca a la agricultura bíblica.

Dalia y el pozo de agua en Har Sinai

El paisaje colmado de curvas de cimas suaves, formadas por roca tiza a unos 800 mts. sobre el nivel del mar, es una zona de transición entre la vegetación de la planicie “araba”, desértica y la foresta mediterránea. La abundante cantidad de agua de lluvias anual permite que este sea el bosque más grande de Israel, es mixto con árboles de todo tipo. Ideal para el cerezo, fruta que necesita una temporada de invierno largo y frío.
Otro sitio que se debe visitar es la ciudad bíblica “Susya Hakduma”, una de las ciudades hebreas antiguas más grande y aparentemente la única en el mundo que ha sido conservada entera. Sobre la misma nos cuentan que hace quizás unos 2000 años, en la ruta que seguían las caravanas se levantó una ciudad judía, rodeada de misterio y cuyo nombre no figura en las escrituras, a pesar de que contaba con una población de miles de habitantes, la mayoría prefería vivir en hogares de cavernas.
Construyeron una enorme sinagoga con altar de mármol y grandes mosaicos en el suelo. Los vestigios muy bien conservados demuestran que se trata de una ciudad meticulosamente planificada, con una zona residencial construida alrededor del área pública central, tres calles principales que llevaban desde el portón de entrada hacia la sinagoga y un complicado sistema de cisternas, baños y canales de desagüe, aprovechaban cada gota de agua. Se puede realizar paseos guiados descubriendo restos de edificios, baños rituales y cementerios, túneles de escape, adornos y símbolos judíos de piedra y mosaico, y la sinagoga magnífica. El recorrido abierto todo el año, excepto los sábados y días festivos judíos. Hay una exhibición audiovisual interesante en la cueva: “El secreto de Susya”. Más datos www.atarsusya.co.il
La granja “Har Sinai”, una granja orgánica lechera con un molino de harina orgánica casera, una cisterna, el bombeo del pozo, un rebaño de 170 y más. Aquí se puede preparar panes y salir a pastar el rebaño, como en la antigüedad. Dalia la dueña, se trasladó a este lugar con Yair su marido tras haber aprendido juntos los secretos de la vegetariana y la agricultura. El “Cafe Ronel” en Mitzpe Yair, donde su dueña Ronel ofrece un menú lácteo y kasher, con platos de sabores únicos, acompañado de mucho amor por la vida, le gente y la región. ■

Dejar respuesta