La violencia palestina en el Líbano

0
482

Hassan Al Mustafa

El coronel Mounir al-Maqdah se sentó con algunos líderes de las facciones palestinas y hombres armados dentro de un antiguo edificio en el centro de Ain al-Hilweh, el mayor campo de refugiados palestino en Líbano, para aceptar mis condolencias por la muerte del líder palestino Yasser Arafat.
Esto fue en 2004 y fue mi primera reunión con Maqdah. Visité el campo de refugiados otra vez y lo reconocí, junto con otros comandantes de la facción. Cada vez que iba allí, dirigía a uno de sus hombres para que me acompañara en las callejuelas estrechas y peligrosas del campamento llenas de vendedores, niños y mujeres.
El lugar también está lleno de fugitivos buscados por el ejército o la inteligencia libanesa y que han encontrado un refugio seguro en el campamento.
El campo está situado en las afueras de la ciudad libanesa meridional de Saida. En los últimos años, a medida que las confrontaciones militares se intensificaban en Siria, Ain al-Hilweh se convirtió en una incubadora para combatientes.
Así, los jóvenes se unieron a grupos extremistas, particularmente el Frente al-Nusra e ISIS.
Los enfrentamientos a principios de este mes en el campo entre la fuerza de seguridad palestina y los grupos fundamentalistas encabezados por Bilal Badr fueron un resultado natural del caos y la miseria en el lugar.
La competencia entre Fatah y otras facciones como Hamás, el creciente sentimiento de marginación y el aumento de la retórica islámica extremista atrajo a los jóvenes, especialmente por los salarios mensuales con financiamiento externo que les ayudan a ayudar a sus familias.
El problema en Ain al-Hilweh es complicado pero es el mismo de siempre. Mientras las armas y el extremismo tengan la mayor influencia sobre las personas, surgirán y se expandirán grupos fundamentalistas.

Fuente: Al Riyadh.

Dejar respuesta