La traición de EEUU al Kurdistán es una señal de advertencia para Israel

0
683
Foto Soldados Peshmerga en Kirkuk -Wikipedia

Teniente Coronel (res.) Dr. Mordechai Kedar

El pueblo kurdo tiene un derecho inalienable a la autodeterminación nacional, al igual que cualquier otra nación. Los kurdos, que suman unos 30 millones de personas, son el grupo nacional más grande del mundo que no tiene un estado propio. La comunidad internacional está obligada a velar por que se haga justicia histórica al apoyar su sueño de ser una nación libre en su propia tierra.

En septiembre se realizó un referéndum entre los kurdos iraquíes sobre si debían o no declarar la independencia, en el contexto de las amenazas de Turquía, Irán, el gobierno iraquí e incluso Bashar Assad. Junto a esas voces se encontraban otros estados, incluidos EEUU y Europa, que advirtieron a los kurdos, especialmente al jefe de la región kurda Masoud Barzani, que no intentaran una declaración unilateral de independencia. Los países vecinos temían un efecto de bola de nieve en sus propias minorías, especialmente sus residentes kurdos. Los estados más distantes temían otra guerra en regiones ricas en petróleo como el norte de Irak que podría conducir a un conflicto mucho más amplio.

El referéndum mostró que una gran mayoría, más del 90% de los votantes, apoyó la independencia. Esto dio lugar a que Barzani adquiriera una influencia poderosa sobre el gobierno iraquí, el cual naturalmente se puso nervioso por los resultados e hizo todo lo posible para convencerlo de no declarar la independencia.

Los dos temas principales en el diálogo entre Barzani y el régimen iraquí son:

  1. el delineamiento de las fronteras de la región kurda y la determinación de si los campos petrolíferos y la ciudad cercana de Kirkuk están dentro de esas fronteras; y
  2. respondiendo a la pregunta de qué le sucede al petróleo que fluye bajo tierra en la región kurda. ¿Las ganancias son iraquíes o pertenecen a los kurdos?

Barzani no es, sin embargo, el único actor kurdo en el escenario. Jalal Talabani, su rival, no apoyó el impulso de la independencia kurda y opinó que los kurdos deben permanecer dentro del marco nacional de la soberanía iraquí. El fue una vez presidente iraquí (principalmente un cargo ceremonial) de 2005 a 2014, y murió en Alemania el 3 de octubre de 2017. Un pragmático, Talabani basó su opinión en la comprensión realista de que una declaración de independencia tendría un efecto gravemente negativo en los kurdos, porque los estados vecinos harían todo lo posible para asegurar su fracaso. No rechazarían la idea de matar de hambre a los kurdos poniendo a su región en estado de sitio.

Las diferencias entre Barzani y Talabani no son nada nuevo. Las dos familias han estado en desacuerdo por décadas, y en la segunda mitad del siglo XX hubo batallas reales entre las dos involucrando armas y resultando en muertos y heridos. El régimen iraquí lo sabía y se aprovechó de ello poniendo a un bando en contra del otro. El faccionalismo de los kurdos les impidió tomar una postura unida, y los estados vecinos (Turquía, Irán y Siria) pudieron usar este faccionalismo para sus propios fines.

La disputa condujo a estos hechos sobre el terreno: el ejército iraquí, apoyado por las milicias chiítas, se movió hacia Kirkuk, y la fuerza de combate kurda Peshmerga dejó la ciudad sin luchar. En dos días, los iraquíes tomaron la ciudad y su campo petrolífero adyacente sin recurrir a la violencia, neutralizando una parte importante de la influencia que Barzani esperaba ejercer durante las negociaciones con el gobierno iraquí.

Los Pershmega no están unidos, lo que refleja la disputa interna en curso entre los kurdos. Algunos siguen las órdenes de Barzani, mientras que otros actúan bajo la influencia continua de Talabani. Las fuerzas que custodiaban Kirkuk estaban bajo el dominio de Talabani y abandonaron la lucha contra el ejército iraquí, para consternación de Barzani. La lucha interna entre los kurdos los aleja de su sueño de independencia y continuará haciéndolo mientras no puedan ponerse de acuerdo sobre sus parámetros.

La tragedia que ha afectado a los kurdos es aún mayor porque sus combatientes, parte de la coalición liderada por los EE UU, fueron la fuerza más importante que combatió contra el ISIS. Recibieron armas, fondos y capacitación de sus socios de la coalición, y derramaron su sangre en la lucha mano a mano contra el ISIS. Cientos de combatientes Peshmerga murieron y resultaron heridos en la larga y agotadora batalla para liberar a Mosul de los jihadistas de ISIS.

Los kurdos esperaban que el mundo, encabezado por Estados Unidos, los respaldara una vez que ISIS fuera derrotado, recordando su gran contribución a esa derrota y apoyando su demanda de independencia. Esas esperanzas se desvanecieron rápidamente. La postura oficial estadounidense resultó ser: “No tenemos intención de interferir en los asuntos internos iraquíes”, es decir, Washington no apoyará la demanda kurda de independencia dirigida por Barzani, a pesar del referéndum y los derechos históricos del pueblo kurdo. Aquellos kurdos que anhelaban la independencia se sienten traicionados por la nación con la que, para quien, y en cuyo nombre libraron una prolongada y sangrienta lucha con ISIS en la que se sacrificaron víctimas kurdas.

Es posible que la postura estadounidense se base en el enfoque de Talabani, que no vio ninguna necesidad, ciertamente no inmediata, de declarar la independencia y preferir que los kurdos se integren al estado iraquí para siempre. Naturalmente, la lealtad de Talabani al régimen iraquí se explica por rumores de sobornos, empleos y otros favores que supuestamente él y sus hombres recibieron de Irak e Irán.

Por otro lado, hay rumores de que Barzani recibió sus propios favores de parte de los saudíes, que están interesados ​​en evitar un eje chiita liderado por Irán.

Las fuentes de noticias de Medio Oriente están llenas de estas historias difíciles de probar. (Cualquiera que crea que Donald Trump inventó el concepto de “noticias falsas” no está familiarizado con los medios y el discurso político de Medio Oriente).

Durante los últimos años, y particularmente desde el acuerdo nuclear de Irán en julio de 2015, ha habido una tibieza perceptible de las relaciones entre Israel y las naciones árabes que se sienten amenazadas por Teherán.

Entre ellos se incluyen Arabia Saudita, Emiratos, Kuwait, Egipto y Jordania. Como resultado, hay expertos israelíes, oficiales del ejército y políticos que ven la situación regional actual como una oportunidad de oro. Creen que Israel debe aprovechar el momento aceptando las propuestas de paz árabes, estableciendo un estado palestino y emprendiendo una nueva era de cooperación con el “eje sunita moderado” para llevar la paz y la seguridad a Israel y a toda la región. ¿Por qué? Porque todos estos estados temen a Irán tanto como a Israel, si no más.

Pero supongamos que la amenaza iraní desaparece porque Israel lanza un ataque exitoso contra las instalaciones nucleares de Teherán. Como resultado, estalla la guerra entre Israel e Irán (incluido Hezbollah), Israel sacrifica a cientos de soldados y civiles, y el problema iraní deja de existir. ¿Los mundos árabe y occidental estarán agradecidos con Israel y actuarán para proteger sus intereses?

La respuesta es simple: mira a los kurdos. Lo que les pasó a ellos le sucederá a Israel. Los kurdos lucharon contra ISIS, sacrificaron a sus soldados y personas, y fueron arrojados a los lobos una vez que habían sobrevivido a su utilidad. Eso es exactamente lo que sucederá con Israel una vez que salve a los estados árabes de la amenaza iraní. ¿Y por qué no? Los intereses inmediatos de cada estado, no los derechos morales de los kurdos y los israelíes, son los que hacen girar al mundo.

Israel puede ser el favorito del “eje sunita moderado”, mientras haya una amenaza iraní. Una vez que esta se haya ido, la posible fractura de Irán en componentes étnicos (en la línea de la antigua URSS, Yugoslavia y Checoslovaquia) evitará la necesidad de buenas relaciones con Israel. Por esta razón, Israel haría bien en no renunciar a la tierra por un pedazo de papel con la palabra “paz” estampada en él. Ese papel puede volar fácilmente en el viento del desierto mientras las palabras se desvanecen en el ardiente sol del Medio Oriente.

Hay dos confirmaciones irrefutables de este fenómeno. El primero es la paz de Israel con Egipto. Esa paz fue el resultado de la necesidad de Anwar Sadat de asistencia económica de Occidente, que insistió en que la paz con Israel precede a la concesión de ayuda para garantizar que el dinero no se desperdicie en las guerras.

Ese tratado de paz no se mantuvo en el camino de Hosni Mubarak cuando permitió que Hamás y sus seguidores contrabandeen armas desde el Sinaí a Gaza.

A Mubarak le interesaba provocar una guerra entre Israel y Hamás, porque permitía a Israel realizar el trabajo sucio de Egipto con la rama palestina de la Hermandad Musulmana (Hamás). Tan pronto como el Sinaí se convirtió en un refugio del yihadismo y comenzó a luchar contra Egipto, el tráfico de armas del Sinaí a Gaza cesó abruptamente. En resumen, la paz entre Israel y Egipto existe siempre que satisfaga los intereses egipcios.

La segunda confirmación es la paz con Jordania, que fue el producto del interés compartido de Itzjak Rabin y del Rey Hussein por evitar que se estableciera un estado palestino. Este interés común suscitó una amplia cooperación entre los dos países. Sin embargo, el hijo de Hussein, Abdullah II, cambió las políticas de su padre y es un firme defensor de la idea de un estado palestino en Cisjordania con su capital en Jerusalén Este. Actúa contra Israel en todos los foros internacionales, como si fuera uno de sus mayores enemigos. Él se refiere al tratado de paz como un acuerdo para evitar la guerra y nada más, mientras goza de los beneficios económicos que conlleva.

La conclusión clara de las situaciones kurda, egipcia y jordana es que Israel no debe poner en peligro su existencia, seguridad e intereses al colocarlos en compañías de seguros árabes en bancarrota. Israel debe fortalecer su posición en la Tierra de Israel y crear “emiratos” de gobierno local para las poderosas familias árabes de Cisjordania al tiempo que debe reducir el control israelí de las áreas rurales. Ningún tratado de paz puede darle a Israel una póliza de seguro duradera. Mientras antes Israel y el mundo internalicen esta verdad, mejor.

Fuente: BESA Center

 

Dejar respuesta