La razón ética y la fuerza necesaria de Israel

0
565

José Ignacio Rodríguez
Las discusiones dialécticas siempre se basan en puntos de vista personales y opuestos, que no siempre tienen que ser acertados, correctos o incorrectos. Todos sabemos que Israel y su gobierno son una fuente interminable de discusiones a nivel personal, en los medios de comunicación y en las estancias internacionales. No hay foro de discusión en el cual Israel no esté presente y sea el centro de todas las miradas inquisitivas. En todos los casos y sea dónde sea Israel es prejuzgada y acusada de todos los males de la humanidad. Una tragedia que traerá sobre sus acusadores la misma destrucción que pretendieron infringir al enemigo sionista.
Israel tiene la ética y la moral más que suficiente, para contrarrestar las infundadas acusaciones a las que está sometida en todo momento y situación. La base filosófica y cultural de Israel está fundamentada en la Torá, le pese a quién le pese. El Cielo sentó las bases de toda la humanidad por medio de un pequeño pueblo, con grandes ideas, al cual le otorgó la responsabilidad de ser Luz de las Naciones. Una ética y una moral que ha formado, sostenido y dado visión de futuro a toda la raza humana. Israel es la bandera de la libertad ondeando en lo alto de un mundo, que necesita mirar por encima de su degradación, miseria y decadencia.
En momentos de grandes tragedias internacionales, de espantosas guerras y de violenta vileza inhumana, la Luz del Cielo resplandece en Israel, para reflejo de aquellos que creen en un mundo diferente. La oscuridad de este mundo ha llegado a su nivel más bajo y dramático. Todos saben que la oscuridad es la ausencia de luz, pero no solo de luminiscencia sino de luz ética y moral. Israel es un exportador natural de principios éticos y morales, que están en todos los estantes del corazón de la humanidad, aunque no se den cuenta. El mundo no se ha venido abajo, sino por la interacción de los Principios Éticos y Morales de la Torá.
La moralidad y la ética conllevan una base de autoridad y fuerza, para que se mantengan en una sociedad. No hay orden sin la fuerza moral de la autoridad. Israel es un país con ética, con moral y con la fuerza necesaria para defender sus Principios de Vida. Una nación con la capacidad moral de Israel tiene a la vez que gozar de una fuerza militar y civil, que la defienda de todos sus potenciales enemigos juntos. La última adquisición de Israel, los cazabombarderos invisibles F-35, garantizan la preeminencia militar en la convulsa zona de Oriente Medio.
La isla de libertad que Israel representa tiene que ser garantizada, con una estructura militar tecnológicamente superior a sus enemigos y de una protección civil preparada, para toda situación que se presente. Los enemigos de Israel deben de estar conscientes, por activa y por pasiva, de la superioridad, ética, moral y de fuerza que el Estado Judío ostenta. Las buenas palabras, por muy fuertes que sean, necesitan de la fuerza militar necesaria, para defenderlas y hacerlas prevalecer. No se trata de hacer poesía ética frente a los enemigos sino de exhibir la ética y la moral junto a la fuerza necesaria, con la seguridad de que será usada para defender la Nación de Israel y sus ciudadanos.
Los enemigos de Israel se creen fuertes basados en la superioridad numérica que representan. Un engaño, la superioridad numérica, que no les ha salvado de las continuas derrotas sufridas en sus traicioneros enfrentamientos mantenidos contra Israel. Los muros defensivos, vitales para la existencia de Israel, están sustentados por dos fuerzas insuperables e indestructibles. Una fuerza visible, a saber, las Fuerzas de Defensa de Israel y otra invisible que le viene directamente del Cielo. Israel, has sido creado para iluminar ¡No te escondas!

Dejar respuesta