La protección a toda costa de Abbás complica a los europeos

1
1384

Shoshana Bryen

El nombramiento de Boris Johnson como ministro de Asuntos Exteriores de Gran Bretaña puso en marcha en su país de origen una tormenta de insultos y apretones de manos que se aproxima a la reacción demócrata a Donald Trump. Sin embargo, hay un incidente específico que el periódico Daily Mail califica como una “metida de pata” poco política que debe evaluarse con mayor atención – y desde un ángulo diferente:
En noviembre pasado, los funcionarios (palestinos) locales cancelaron una visita a la Autoridad Palestina por motivos de seguridad después de que el entonces intendente de Londres dijo ante una audiencia en Tel Aviv que un boicot comercial a los productos israelíes es algo “completamente alocado” y que cuenta con el apoyo de “académicos zurdos vestidos de camisas de corderoy y de dientes manchados por el cigarrillo en el Reino Unido”.
Los funcionarios palestinos le acusaron de adoptar una postura “mal informada y una falta de respeto” a favor de Israel y dijo que corría el riesgo enfrentar protestas si su visita se extendía a Cisjordania.

Los palestinos no están interesados en discutir sus demandas
Johnson tenía razón en cuanto a su argumentación: el movimiento Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) es en gran medida un fenómeno de los campus universitarios y tiene poco que ver con el comercio entre Israel y Reino Unido, que es sólido y sigue prosperando. Pero el incidente debe ser entendido como una ventana de comprensión de la estrategia palestina, y como tal no debe pasársela por alto.
El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbás no utilizó la oportunidad presentada por la visita del Sr. Johnson para ofrecer su punto de vista, para explicar por qué Johnson estaba equivocado, o para promover el comercio entre el Reino Unido y la Autoridad Palestina, o incluso argumentar a favor de BDS. El reflejo fue amenazar a un huésped europeo prominente con violencia. Seguramente habría entrado en erupción en la fecha prevista si Johnson hubiera continuado su visita. Los palestinos ya no están interesados en discutir sus intereses / demandas / deseos. Ellos han entrado en un período de ultimátum: un cien por ciento o nada; a mi manera o la violencia, incluso ante sus amigos.
Fue en la atmósfera de “ninguna crítica / no negociación” con la que Abbás fue a una reunión del Parlamento Europeo en Bruselas en junio, después de una reunión patrocinada por los franceses de “proceso de paz” que no incluía formalmente ni a los israelíes ni a los palestinos – un mecanismo de Abbás asumió que Francia podría dar lugar a sus demandas contra Israel. No lo hizo – Abbás se puso de mal humor durante la reunión del Parlamento Europeo que fue el preludio de la publicación del informe del Cuarteto para Oriente Medio sobre las perspectivas de paz entre israelíes y palestinos. Una vez más, Abbás esperaba oír únicamente una crítica contra Israel y no una crítica a su movimiento.
A continuación, el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz intentó organizar una reunión entre Abbás y el presidente israelí, Reuven Rivlin. Rivlin estuvo de acuerdo, pero Abbás se negó – y más tarde se reveló que Abbás incluso cambió de hotel cuando descubrió que él y Rivlin estaban compartiendo el mismo. Fue en Bruselas, donde Abbás afirmó que algunos rabinos israelíes estaban pidiendo a Israel que envenene el agua palestina – un eco de la reivindicación de Suha Arafat en 1999 de que los israelíes estaban envenenando el aire y el agua palestina. Abbás recibió una ovación de pie al final de su intervención; y Suha en su momento recibió un beso de la entonces primera dama Hillary Clinton.

El libelo antisemita de Abbás fue borrado del libro de actas
Bajo la presión de la gente que reconoció en esas declaraciones un clásico libelo antisemita de siglos de antigüedad, Abbás se retractó y admitió que su reclamación había sido falsa. Pero tal es el deseo de los parlamentarios europeos para protegerlo que su libelo de sangre fue borrado de todos los documentos oficiales. Lo cual hace que su decisión sea aún menos comprensible.
Después de muchas discusiones, el informe del Cuarteto para Oriente Próximo sobre el futuro de las negociaciones entre israelíes y palestinos y la “solución de dos estados”, fue lanzado el 1 de julio. Antes del lanzamiento, filtraciones a la prensa sugieren fuertemente que “El enfoque sobre Israel será su aspecto más polémico.” El periódico Haaretz citó a un alto funcionario del gobierno israelí, afirmando que “la cuestión principal es cuán duras van a ser las críticas de los asentamientos”. Llamándolo un “informe muy esperado,” dijo que exigiría que “Israel detenga la construcción de asentamientos, negando el desarrollo palestino y la designación de la tierra para el uso exclusivo de Israel que los palestinos buscan para un futuro estado.”
El Cuarteto dijo que las políticas de construcción israelíes plantean “preguntas legítimas sobre intenciones a largo plazo de Israel, que se ven agravadas por las declaraciones de algunos ministros israelíes de que nunca debería haber un estado palestino… Israel debe poner fin a la política de construcción de asentamientos y su expansión…”
Pero eso no fue suficiente para Abbás, porque incluso a los miembros del Cuarteto les resultó imposible hacer caso omiso de la “intifada de los cuchillos” de siete meses de duración y el recrudecimiento de la incitación por parte de la Autoridad Palestina que alienta y rinde homenaje a los asesinos de civiles israelíes. Tampoco los miembros del Cuarteto pueden ignorar la evidencia definitiva de que Hamás reconstruye la infraestructura de túneles en Gaza para atacar a Israel. En una sección relativamente suave, el Cuarteto criticó a los líderes palestinos por no condenar “de manera consistente y clara” los ataques terroristas y, por primera vez, dijo que la acumulación de armas y las actividades militares en Gaza debe detenerse.
Nabil Abu Rudainah, portavoz de Mahmoud Abbás, estaba furioso con la declaración del Cuarteto, y afirmó: “Cualquier informe que no incluya la retirada total de las fronteras de 1967, incluida Jerusalén ocupada, y no incluya un reconocimiento de la ilegalidad de los asentamientos no conducirá a la paz real y duradera y dará lugar a más tensión y más inestabilidad en la región”. En otras palabras, más violencia palestina e incitación a la violencia.
El ataque de resentimiento continuó cuando Abbás anunció que la AP boicoteará el Cuarteto – sus mejores amigos en Europa y Rusia y los EE.UU. – y tratará de bloquear el examen del informe de la ONU.
No pudiendo tolerar incluso una leve crítica, y no queriendo participar en una conversación seria incluso con interlocutores europeos, y mucho menos con Israel, Abbás podría finalmente haber hecho la causa palestina demasiado difícil para los europeos, llevar el círculo de nuevo hacia Boris Johnson. No sólo criticó al BDS (se dirigió contra los académicos británicos más que a los palestinos), sino que también afirmó: “no puedo pensar en nada más tonto” que a boicotear “un país que cuando todo está dicho y hecho es la única democracia en el región, el único lugar que tiene en mi opinión, una sociedad abierta y plural”. Si hubo una metida de pata, no fue la de Johnson.
* Senior Director del Jewish Policy Center ■

1 Comentario

  1. Claro,conciso y preciso, A la zurda radical antijudia que financia a Abbas, descrita correctamente por Johnson, le resulta cada vez mas difícil justificar su apoyo al terrorismo islámico asesino que representa Abbas y la AP. Su odio a los Judios, su ideología neo comunista y sus problemas de identidad y baja autoestima les permite seguir apoyando la corrupta AP y sus lideres que se enriquecen lucrando con la sangre de su pueblo. Abbas es incluso rechazado por serios intelectuales árabes musulmanes, que denuncian, abiertamente,con pruebas irrefutables y sin tapujos, su corrupta política.

Dejar respuesta