Lecciones del deterioro de la situación en 1967

11
1122
Itzjak Rabin, Moshe Dayan, Uzi Narkiss en la guerra de los seis días /Foto GPO

La prevención de la guerra a veces desata la guerra

Mayor general (res.) Gershon Hacohen

Para el ciudadano común, las guerras alteran la rutina de la vida por sorpresa, como los desastres naturales. Los israelíes experimentaron la Guerra de los Seis Días como una guerra sin opción.
En el cuadragésimo año después del conflicto, Yossi Sarid sostuvo que Levi Eshkol no había querido una guerra, y Nasser tampoco. A juicio de Sarid, la guerra podría haberse evitado, y fueron los generales de las Fuerzas de Defensa de Israel los que la impulsaron.
Nos centraremos aquí en dos períodos: el de la escalada, como los enfrentamientos fronterizos durante los tres años anteriores a la guerra, y el lapso de tiempo que concierne principalmente a Sarid, que comenzó cuando el ejército egipcio entró en el Sinaí el 15 de mayo de 1967, Día. A partir de ese momento, a pesar de las afirmaciones de Sarid, la caída en la guerra parece haber sido inevitable. Mucho se ha escrito sobre este tema.
En mi opinión, es más importante reconsiderar lo que ocurrió en el primer período, en los años previos a la guerra, lo que el Estado Mayor General ahora se refiere como “la campaña entre las guerras”. El objetivo de la campaña, según el documento sobre la estrategia de las FDI por el Jefe de Estado Mayor Gadi Eizenkot, debía debilitar los factores negativos, lograr la disuasión y aplazar la próxima guerra.
Así, en los tres años anteriores al estallido de la guerra, las FDI llevaron a cabo una triple campaña dirigida a los siguientes objetivos: frustrar el desvío de las fuentes del río Jordán; la aplicación de la soberanía en la zona desmilitarizada a lo largo de la frontera con Siria; y combatir el terror que se había intensificado con el establecimiento de Fatah. Bajo el liderazgo de Rabin, los generales del Estado Mayor trataron de aprovechar al máximo los enfrentamientos fronterizos, incluso con la esperanza de provocar un conflicto militar a gran escala con Siria. Ellos eran conscientes de la restricción política -el deseo de evitar un descenso a una guerra total en la que Siria y Egipto, que en 1966 habían firmado un pacto de defensa mutua, tomarían parte conjuntamente.
En marzo de 1967, al formular el plan plurianual de las FDI, la inteligencia militar (Aman) estimó que una guerra total era improbable por lo menos hasta 1970, mientras Egipto estuviera involucrado en los combates en Yemen. Al mismo tiempo, el departamento de investigación de la rama de inteligencia reconoció la posibilidad de un deterioro imprevisto. A la luz de esta evaluación, y con los enfrentamientos fronterizos tratados como la campaña entre las guerras, el tema era cómo guiar y limitar las operaciones de las FDI, especialmente en el norte, de una manera que evitase un deterioro.
El 7 de abril, los trabajos agrícolas en la zona desmilitarizada al este del mar de Galilea condujeron a un enfrentamiento fronterizo. Durante el incidente, los morteros aterrizaron en casas del Kibutz Tel Katzir. El primer ministro y ministro de Defensa Eshkol aprobó el envío de aviones de la fuerza aérea para silenciar las fuentes del fuego. Los aviones hicieron 171 incursiones para los propósitos de este ataque y patrulla, durante los cuales seis aviones MiGs sirios fueron derribados.
Este incidente marcó un punto de inflexión en el deterioro que impulsó a la Unión Soviética y a Egipto hacia la guerra. Así, a pesar de los logros tácticos, el 7 de abril constituyó un fracaso operacional en términos del objetivo de la campaña entre las guerras, que era aplazar la guerra.
La dinámica de la escalada a la Guerra de los Seis Días ofrece una lección crucial acerca de cómo una campaña limitada puede, contrario a las expectativas, girar a una situación fuera de control. Hace una semana, cuando el Jefe de Gabinete Eizenkot completó los primeros dos años de su mandato, los medios de comunicación hicieron una evaluación provisional. Todo el mundo elogió su actuación, mientras enfatizaba que todavía no había pasado la prueba más crítica – la prueba de la guerra – como si fuera un entrenador de fútbol cuyo equipo aún no ha sido probado en un partido importante.
Pero la sabiduría y la responsabilidad del jefe de Estado Mayor han sido probadas durante el tiempo entre las guerras. Ha logrado llevar a cabo una campaña sobria y juiciosa, clandestina en no pocos de sus aspectos, y manifestada en la medida apropiada. Para la persona al frente de los militares, una campaña de este tipo no requiere menos habilidad que una gran guerra. Cuando se maneja la campaña adecuadamente, hay esperanza de aplazar esa guerra hasta el punto de que sea innecesaria.

 

11 Comentarios

    • y a veces las guerras se hacen sabiendo que se van a perder….los japoneses atacaron pearl harbour en 1941 despues de que el estado mayor japones hiciera un ejercicio teorico del que resultaba que el japon iba a perder la guerra……y aun asi te tiraron al precipicio…..

      • porque despues de haber tomado toda una serie de decisiones equivocadas……ocupacion de manchuria,invasion de china,pacto con la alemania nazi,ocupacion de la indochina francesa….los americanos les impusieron un embargo petrolero y al japon solo le quedaba petroleo para diez meses…..

        • entonces al japon solo le quedaban dos salidas .1 ceder al ultimatum americano y retirarse de todas sus conquistas oh 2 atacar a los americanos,destruir en un ataque por sorpresa la flota americana del pacifico y apoderarse de todos los territorios del pacifico que pudieran…..

          • en particular de malasia por sus recursos de caucho y minerales y de las indias orientales holandesas por sus yacimientos de petroleo y al mismo tiempo ocupar un cinturon de islas en el pacifico para proteger al japon de un ataque americano……

          • pero en el mejor de los casos el almirante yamamoto jefe de la flota combinada japonesa estimo que los americanos gracias a su enorme potencial industrial estarian en condiciones de aplastar al japon…..os prometo 6 meses de victorias pero despues solo nos quedara morir con honor…..

          • y sin embargo fue el propio yamamoto a quien se ocurrio la idea y planifico el ataque contra pearl harbour que iba a provocar una guerra que arruinaria al japon,pero aun asi lo hizo por el como todos sus pares estaban convencidos que ceder al ultimatum americano equivalia a un deshonor nacional y a traicionar la memoria de todos japoneses muertos en las guerra de china.

          • un escritor nacionalista japones de la epoca escribio…..vamos a pagar por los errores de nuestros dirigentes pero ahora ya no podemos retroceder…. la vida a veces no nos deja opcion,si nuestro destino como nacion es morir debemos disponernos a aceptarlo.

          • este romanticismo suicida no es privativo de una cultura oriental……quienes en israel quieren anexar toda judea y samaria sin tener en cuenta las realidades demograficas,diplomaticas y estrategicas que esto comportaria tambien conducen al estado judio a un suicidio nacional.

          • y en el otro extremo los que practican una critica sistematica a israel y ven a los palestinos como unos inocentes corderitos son tan peligrosos como los primeros,hay que guardarse de unos y de otros.

  1. He visto y leído hasta la saciedad las guerras que Israel tuvo con sus vecinos los cuales cargados de odio y con las peores intenciones deseaban el aniquilamiento de Israel. Perdieron. Para mi entender digo y repito que Israel tenía que haber tomados los territorios que ganaron y haber hecho una buena limpieza y no haber dejado maleza, que posteriormente creció y creció lo que dio pie a que los topos hiciesen túneles y dañasen el campo. Deseo de todo corazón salud y suerte

Dejar respuesta