La policía allana a un periódico ultraortodoxo

3
1245
Foto: Wikipedia

Arrestó a 28 personas en un caso de extorsión

La policía arrestó a 28 personas de una secta ultraortodoxa de Jerusalén, sospechosa de extorsionar a las grandes compañías en publicidad en su periódico.
La policía dijo que los sospechosos amenazaban a ejecutivos de compañías privadas y estatales para que colocaran anuncios en Hapeles, un periódico ultra-ortodoxo asociado con el rabino Shmuel Auerbach.
La incursión en oficinas en Jerusalén y en la ciudad de Bnei Brak culminó una investigación encubierta de 18 meses, informó la policía.
Los leales de Auerbach calificaron el arresto como “una guerra mundial” contra la secta de Jerusalén. Un portavoz de la secta lo llamó “un intento dictatorial de silenciarnos, una reminiscencia de regímenes oscuros”.
Algunos de los sospechosos serán llevados ante el tribunal de Rishon Letzion para que se amplíe su detención.
La policía también allanó las casas de los ejecutivos del periódico, arrestando al redactor jefe Nati Grossman, a su adjunto Yishayahu Wein y al director general Shmulik Elyashiv.
La policía inició la investigación después de recibir docenas de quejas de ejecutivos de las principales empresas de Israel. Los sospechosos establecieron una línea telefónica especial a través de la cual discutieron qué compañías hostigar y hasta qué punto, dijo la policía.
Los empleados de Hapeles dijeron que entre los hombres arrestados se incluyen líderes de la lucha contra la conscripción de hombres ultraortodoxos en las Fuerzas de Defensa de Israel. También incluyeron a organizadores de recientes protestas tempestuosas como miembros del Comité para Salvar el Mundo de la Torá.
Como dijo el portavoz de la secta de Auerbach: “Las detenciones de editores de periódicos y escritores no son algo que pueda ser parte de la agenda pública. Esto no es una democracia, sino una dictadura tiránica. La policía de Israel y sus emisarios no se atreven a arrestar a otros editores de periódicos, por extremistas que sean”.
La policía acusó a los sospechosos de intentar “atacar los derechos de propiedad y privacidad a través del acoso y la intimidación”. ■

3 Comentarios

Dejar respuesta