Ministra Gamliel dice que no debería haber partidos políticos religiosos en Israel

12
631
Gila Gamliel, Foto: Wikipedia Commons, CC BY-SA 3.0

La ministra Gila Gamliel, enfrentó a sus compañeros del Likud, exponiendo que no debería haber partidos políticos religiosos, opinión que va en contra de la mayoría de los miembros de la coalición.

En la actualidad hay tres partidos religiosos en la colación gobernante: Judaísmo de la Torá (Yahadut Hatorah Hameuḥedet) y Shas, partidos ultra ortodoxos y Hogar Judío (Habait Hayehudi), religioso sionista.

La ministra manifiesta que preferiría que no se mezcle a los partidos ultraortodoxos en el sistema política, “La política es una cuestión de compromiso y la religión es simplemente inquebrantable. Veo esta desintegración jugando su rol en muchos temas”, dijo Gila Gamliel a la Radio del Ejército.

Reflejando la coincidencia con este tema, la semana pasada, el ministro de Transporte Israel Katz (Likud) detuvo todos los trabajos a realizarse los días sábado en el puente peatonal en Tel Aviv, a raíz de las protestas de los miembros de la coalición ultra ortodoxa, contra la construcción en el día de descanso judío. Fue el último de una serie de controversias sobre asuntos religiosos que amenazó con derrocar al gobierno y convocar elecciones anticipadas.

Gamliel vinculó este tema con una visión mayor de la gestión del gobierno de Israel el sistema de coalición hace que el partido gobernante dependa de partidos más pequeños, siendo que esto hace complicado aplicar la propia política del partido.

Algunos ministros se expidieron en contra de las expresiones de la ministra Gamliel, por ejemplo, Nava Boker, que sin hacer demasiados comentarios, expuso que las palabras de Gamliel son incorrectas y que no reflejan la posición del Likud.

Gila Gamliel expresó que aspira a ser ministra de educación en el próximo gobierno, y que está trabajando duro para ser una de los mejores ministros del Likud.

Días atrás, el primer ministro Benjamín Netanyahu manifestó ante los miembros de su partido que su objetivo es ganar cuarenta escaños en la Knéset en las próximas elecciones nacionales. Aseguró que llegar a 5 escaños más de los actuales 30, definidos en la última encuesta, es razonable, pero lo ideal serían 40.

12 Comentarios

  1. Los comentarios de la ministra no están a tono con la democracia que vivimos en Israel, en las dictaduras se ve esa clase de pensamientos pasados a la acción talvez su intención al decirlo no era esa.

  2. No estoy en contra de la religión, considero que el judaísmo debe ser sostenido por todos los Judíos, recen o no, guarden el Shabat o no, por todos los sionistas dentro y fuera del Estado, sin distinciones, jaredim ortodoxos, ultra ortodoxos, masorties conservadores, reformistas, progresistas, caraitas, en fin, TODOS SIN EXCEPCIÓN !!!
    El Estado Judío de Israel asegura la libertad de culto, las tradiciones y la cultura PARA TODOS POR IGUAL !!!
    Cada individuo puede sostener su identidad religiosa con total y absoluta Libertad !!!
    Solo se les exige cumplir con sus obligaciones civiles y militares !!!!

  3. Aquellas personas, sin importar su religión que quieran dedicarse a la política pueden hacerlo en individual e independiente con TOTAL Y ABSOLUTA LIBERTAD !!!!
    Las agrupaciones, sociedades e instituciones religiosas deben coexistir en forma independiente pero separada del ente político del Estado Judío de Israel y no pueden ni deben coartar la libertad y el derecho individual y mucho menos el colectivo imponiendo su entelequia religiosa partidista.

  4. Se trata del juego en una democracia, si todos cumplen los mismos deberes pueden acceder a los mismos derechos, aunque los ultraortodoxos no siempre sean un dechado de demócratas, pero no se puede negar así tan fácil su derecho a votar a sus partidos y si estos partidos obtienen suficientes votos no se puede prohibir su acceso al parlamento. Una posible alternativa sería crear alguna ley que les dificulte obtener diputados, por ejemplo un sistema electoral con la Ley D’Hont, que se utiliza en algunos países democráticos como España, donde además de este muy peculiar sistema de recuento de votos los diputados se eligen por provincias, en España son 50-52, no cuentan tanto los votos totales en el conjunto del estado. Así, con este sistema, es muy complicado que un partido minoritario obtenga un diputado y ya no digamos que pueda tener algún peso político en el Parlamento, es en definitiva un sistema creado para que el estado español sea bipartidista como mucho. Lo que está ocurriendo ahora mismo en España sería una anomalía temporal, con 4 partidos igualados con posibilidades de gobernar, hasta el comunista Podemos cuando hasta hace pocos años los comunistas, reunidos en el partido Izquierda Unida, nunca contaban para nada. Antes, los comunistas eran un partido que conseguía muchos más votos en toda España que la proporción de diputados que al final conseguían. Por contra, los partidos nacionalistas, vascos y catalanes, conseguían bastantes diputados en el Parlamento del estado con muy pocos votos en proporción al total de España, de todas formas nunca obtenían muchos diputados al estar prisioneros en su pequeña región.

    En España se dice que se eligió este sistema electoral, aparentemente injusto, para facilitar la gobernabilidad, sobre todo era importante durante la Transición, el paso de la dictadura fascista a la democracia de 1978, cuando los fascistas atentaban y presionaban para que volviera a haber una dictadura, y fue así que el partido con el que se presentaron los antiguos fascistas que gobernaron durante 40 años de dictadura, Fuerza Nueva, a duras penas consiguió un diputado en las primeras elecciones y luego no volvió a conseguir nunca ninguno más. En España un partido con un determinado porcentaje de votos que no sean mayoría, alrededor de un 40% y eso contando sólo los votos emitidos ya que en España votar no es obligatorio, podía gobernar con una amplia mayoría absoluta sin depender de nadie, y se podría decir que también lo hacían sin dar cuentas a nadie y cambiando a todos los altos funcionarios hasta a los jueces como en una dictadura bananera. Pero otros problemas ocultos no faltan, la Ley D’Hont fomenta la España clientelar, corruptos reunidos a modo de mafias y que se asientan perennes en una región a base de intercambios de favores, el color de un partido se perpetúan por muchas provincias o zonas de España, impiden que existan otros nuevos partidos. También está el problema de los trepas, la política les da acceso a un dinero fácil sin trabajar, y eligen los partidos mayoritarios porque siempre ganan, para acceder al poder aun sin convicciones políticas o con el objetivo principal de enriquecerse a costa de robar dinero público, es lo mismo que se podría decir de los españoles de ideologías extremistas, fascistas y sectas ultracatólicas, sabiendo que con un partido propio no obtendrían ningún diputado se meten en los partidos mayoritarios donde siempre obtienen plaza de diputado, infestando a partidos con una imagen de democráticos de elementos que no lo son tanto.

  5. Israel debe cambiar el sistema actual por uno presidencial como el de EUA. No causa tantos problemas y seguiría siendo democrático.

  6. Es completamente ABSURDO E INCOHERENTE que quienes no reconocen el Estado de Israel ni a sus leyes, como los partidos ultraortodoxos, formen parte de la coalición de Gobierno y que, encima, se aprovechen para chantajear al Gobierno y, con él, a toda la población.
    Es obvio que una REFORMA URGENTE DEL SISTEMA ELECTORAL se impone.

    • Por muy complicado que sea gobernar, en Israel está el sistema electoral más justo de entre todos los conocidos, el único que cualquiera consideraría más próximo a una verdadera democracia, además parece ser uno de los estados con los poderes democráticos más separados. Aunque en Israel no tendría que ocurrir igual, un sistema electoral como el español no es precisamente un ejemplo a seguir.

      En España se permitió a la banda terrorista vasca ETA fuese apoyada por un partido político, aunque este partido no quiso ocupar los escaños que ganaba en el parlamento del estado, sí participaba en los gobiernos del País Vasco y de Navarra, las regiones que ellos creen forman parte de Euskal Herria, además de el País Vasco francés y en los Ayuntamientos de estas regiones, donde siempre conseguían un considerable porcentaje de votos. Durante un gobierno el Partido Popular se alió con la izquierda del PSOE para sacar leyes que impedían formar partidos que apoyasen el terrorismo, también prohibieron sus diarios, fueron leyes polémicas por coartar principios de libertad de pensamiento. Años antes, también fueron muy polémicas en su día las leyes que permitían a los políticos de izquierda prometer su cargo en lugar de jurar, jurar por el Dios Católico, o por ejemplo a la derecha y los fascistas les salía humo por las orejas cuando vieron a un civil que no había hecho la mili de Ministro de Defensa y pasando revista delante de los soldados, algo parecido ocurrió los primeros días de la primera mujer Ministra de Defensa, la recientemente fallecida Carmen Chacón, si bien a esta le cambió la voz cuando se hizo ministra, como más de macho cabrío.

      Por ejemplo en España es muy complicado que un militar critique o aporte algo al gobierno del país, si acaso el grupo de militares fascistas de siempre aparece de cuando en cuando para amenazar o presionar por lo de siempre que es el separatismo de Cataluña y País Vasco, aparte de que la mayoría de militares y policías estatales son de derechas o fascistas o el de cualquier otra ideología lo tiene crudo. Tampoco hay críticas internas en los partidos mayoritarios, el derechista Partido Popular es lo más parecido a un convento de clausura, sin ni una crítica interna ni autocrítica, ha sido hace unas semanas que por primera vez eligieron nuevo candidato por elecciones de sus militantes y no a dedo como siempre, el partido socialista PSOE es sólo un poco mejor, y hasta el comunista Podemos comenzó muy gallito permitiendo elecciones internas por internet, sin nisiquiera estar afiliado al partido, o asegurando que se elegirían candidatos locales por votos de los militantes locales, para después acabar eligiendolos por imposición del aparato central, a dedo como los demás partidos.

      También es tradición la corrupción y el clientelismo, dar contratos a las empresas de los amigos a cambio de dinero o de favores políticos, la ley que obliga a los gobernantes a presentar concursos públicos se las saltan cuando y como quieren, por ejemplo cuando se trata de algo urgente cambia la ley y ya pueden contratar a dedo, dan información privilegiada a las empresas amigas, o eligen con criterios caprichosos, o las empresas presentan proyectos con un presupuesto inicial muy bajo que luego se multiplica varias veces y nadie hace nada por impedirlo. Es posible que los amaños puedan hacerlos de común acuerdo entre distintos partidos, en colusión, hasta entre partidos políticos de ideologías opuestas, como un comunistas que ofreció un contrato público del Ayuntamiento a un familiar cercano en Almería, la ciudad más derechista de España, o en el caso del escándalo de corrupción del banco CajaMadrid o Bankia, se trataba de una caja de ahorros que se rige por unas reglas más sociales que un banco tradicional y estaba dirigido por un grupo de políticos de todas las ideologías, o en el Ayuntamiento de Coslada, una ciudad grande pegada a la capital Madrid, donde estuvo operando una mafia de la Policía Municipal dirigida por el máximo Jefe de la Policía, elegido y dependiente del Ayuntamiento, este grupo mafioso extorsionaba a los locales de ocio, donde además se pasaban cuando les apetecía beber gratis, drogarse con lo que habían robado a los narcotraficantes, o yendo de putas sin pagar, mafia policial que operó durante décadas, mientras hubo varios gobiernos de izquierda y derechas, ninguno sabía nada.

      En cuanto a los ultracatólicos españoles, los religiosos ya no participan en política en público, pero sectas como el Opus Dei permiten una categoría de adeptos laicos, les dicen que pueden ser santos también viviendo integrados en la sociedad, de paisano y hasta contrayendo matrimonio. Algunos de estos adeptos, sólo los que pertenecen a las élites económicas, son los que formaron gobiernos durante la dictadura fascista, se conocieron como los tecnócratas, sustituyendo al desastroso gobierno de los nacionalsocialistas falangistas. Esto ocurrió a partir del año 1953 cuando Franco se alió con Estados Unidos en contra del comunismo, por eso la dictadura de España retiró a los falangistas que espiaban y entrenaban a los árabes, también dejó de vender armas y aviones a los países árabes que combatieron al reciente estado de Israel. Ya en democracia, el Opus siguió formando parte de los gobiernos de la derecha, durante los años de gobierno de Aznar, entre otros, fueron de el Opus Ministros de Defensa y la Ministra de Exteriores cuando España entró en la Guerra de irak y formaba parte del Consejo de la ONU, también durante el atentado yihadista del 11-M del 2004 en Madrid, la Ministra de el Opus Ana Palacio presionó a otros países y a la ONU para que rápidamente condenase a los terroristas vascos de ETA, mientras el Ministro de Interior Angel Acebes, al parecer otro ultracatólico afín a la secta “Legionarios de Cristo” del sátrapa y pederasta Marcial Maciel, se empeñó en repetir que el atentado lo cometió ETA. Las encuestas daban como claro vencedor al Partido Popular, pero el error cambió el voto de algunos españoles. De todas formas la emisora de radio de la Iglesia Católica que dirigía el Opus Dei, la COPE, comenzó a difundir una conspiración judeo-masónica-atea-comunista detrás del atentado yihadista, y así pronto consiguieron volver al gobierno con Mariano Rajoy.

      Durante este último gobierno del Partido Popular, la policía semi-militar de la Guardia Civil la dirigió Fernández de Mesa, que formó parte de falangistas que atemorizaban sindicalistas y demócratas en Galicia durante los años setenta. Un fascista sin estudios conocidos, o los títulos salían de su impresora de inyección de tinta, que ahora es un directivo de la empresa española Red Eléctrica Española.

      Ahora mismo ha cambiado bastante el panorama político de España, hay 4 partidos con aspiraciones de gobernar, cuando hasta ahora los españoles practicaban el bipartidismo por el clientelismo o por el voto útil debido a la Ley D’Hont, con la cual un voto a un partido pequeño es seguro un voto perdido. El Opus Dei ya no dirige la emisora de radio COPE, su banco Banco Popular quebró y ha sido absorbido después de un pequeño escándalo tras una posible corrupción, y en el último gobierno del Partido Popular no se han visto tantos de el Opus Dei.

    • Que la halajá reconozca que en el Estado Judío de Israel hay dina demaljuta. Que deje de oprimir sistemáticamente a personas judías indefensas cometiendo privaciones sistemáticas de derechos humanos fundamentales. Que los Guedolei haDor shelit”a hagan su trabajo como corresponde y como es su obligación, y los problemas se solucionarán con más facilidad. Con ikov hadin et hahar sólo se destruye y no se construye…

      • Te faltó: que los políticos no roben, no sean corruptos, haya total igualdad para todos, etc, etc, etc.
        TU argume to es el de un joven que quiere llevarse el mundo por delante… Por favor coherencia! Siempre mirando la paja en el ojo ajeno… Vendo espejos, cuántos queres????

Dejar respuesta