La historia, entre el pasado y el futuro

0
679
Foto: Ilustración Wikipedia

Los cambios tecnológicos cambian la narrativa

Isaac Lupa

La mayoría de los pueblos y países del mundo se levantaron alrededor de conservar o idealizar un pasado, con el cual construyeron el futuro.

El Prof. Eyal Naveh, maestro de historia de la Universidad de Tel Aviv, que además investiga los cambios en la educación en el kibutz, dio una conferencia en la Universidad de Tel Aviv, con el tema de la construcción e idealización de un pasado. La conferencia tenía el motivo de dar a conocer su último libro publicado con el título de “El pasado en la tormenta”.

Comienza la conferencia con la siguiente pregunta: “¿Cómo será la gente en el futuro?”. Ya que, en el futuro lejano, se va a conocer con cierta exactitud la vida del pasado, porque en la actualidad se dejan constancias de cómo es la vida, a diferencia del presente que en muchos casos los historiadores para conocer el pasado se basan en estudios, ya que no se conoce con exactitud la vida de ese pasado, no saben cómo influyó en los tiempos modernos.

En la historia nos encontramos con diferentes disciplinas para interpretar el pasado, ya que los mismos sucesos aparecen diferentes en la época que sucedieron que después que pasó mucho tiempo la interpretación de los hechos se observa y define según la época en la cual se estudia.

Aclara el profesor Naveh, que el trabajo de un historiador, es el que tiene que ver los hechos desde dentro y desde fuera, ver la época que se estudia es verla a través de los ojos del pasado y con los ojos del tiempo moderno.

Se deduce de lo anterior que cada época de la historia tiene su narrativa, pero esa narrativa no siempre es la misma.

Veamos a continuación varias narrativas que mencionó el Prof. Naveh, para aclarar lo expuesto anteriormente. Una narrativa conocida por muchos, me refiero a la historia del movimiento sionista: en pocas palabras, relata la vida y la actuación en el siglo XIX de un grupo de judíos idealistas que vivían la mayoría en Rusia y Polonia, que desde un principio propusieron el restablecimiento de un patria segura para el pueblo judío en lo que en el pasado fue la tierra del pueblo de Israel,  el pasado de ese grupo es común, pero él considera que con el tiempo se fue desbaratando el ideal de ese grupo, ya que considera que en la actualidad el sionismo no es lo mismo que fue cuando se estableció, ni en las primeras décadas.

Sobre lo anterior se dice que hay investigadores que sacan la siguiente deducción: “puede llegar el momento que en los próximos 100 años no se recuerde nuestro pasado de 3000 años”.

Para reforzar su punto sobre la narrativa, el Prof. Naveh nos presenta ejemplos de diferentes pueblos del mundo.

El pueblo francés vive su presente con una narrativa de un pasado glorioso, y a base de esa narrativa trata de construir un futuro no menos prestigioso.

El pueblo italiano, en tiempos de Mussolini, el duce buscaba compararse y crear un imperio como lo era en tiempos del Emperador Augusto.

Grecia nace en el recuerdo de pasados gloriosos, del olimpo y sus dioses.

Para pueblos que nacieron actualmente, si no tienen un pasado siempre habrá líderes que construyan historias fantásticas, y esas serán su narrativa.

Pero no nos olvidemos que el pueblo judío tiene otra narrativa diferente que esta presente para muchos grupos religiosos, dentro y fuera del movimiento sionista, “esperan la llegada del mesías”.

El pueblo judío tiene otras narrativas que son gloriosas, como lo son las historias de los reyes David y Salomón. Cuando los israelitas atraviesan el mar rojo.

Estas narrativas también son usadas por el movimiento sionista, creando un relato moderno, es decir una narrativa moderna.

“El regreso del exilio se convierte en una renovación del judío de la diáspora” lo cual podemos encontrar en la expresión sionista del “derecho histórico de este pedazo de tierra para la creación de un estado”.

A la llegada de los emigrantes de Polonia y Rusia y al encontrarse con los problemas, se crea el movimiento de defensa que es el Palmaj, que con el tiempo se convierte en una narrativa gloriosa.

Hemos visto varias narrativas del pueblo judío, naturalmente que no son todas, se pueden mencionar más, existe solo una narrativa que es común y en la cual todos los medios están de acuerdo, me refiero a la narrativa de la Shoá.

En los 70 años del estado de Israel, las narrativas han cambiado, depende qué partido esta en el gobierno, ya que en los primeros años que había gobiernos socialistas las narrativas eran muy diferentes que las narrativas que se han hecho en los últimos años con ministros de educación de la derecha. ■

Dejar respuesta